Real Estate

El cisne negro de los alquileres en countries de zona sur: inseguridad, incendios y apagones

Con precios en dólares, las casas en barrios privados fueron la opción de muchos para las vacaciones.Los incendios en la Canning y Ezeiza, los cortes de luz y hechos delictivos como el del barrio San Eliseo, de San Vicente, hacen que ya se rescindan o renegocien algunos contratos

Disfrutar el verano en la tranquilidad y, sobre todo, la comodidad de un barrio cerrado. Fue la intención de todos quienes invirtieron importantes sumas en dólares para alquilar una casa en un country. Pero no todos tuvieron esas vacaciones ideales. Varios de quienes optaron por barrios cerrados de la zona sur del conurbano encontraron un cisne negro que ya forzó renegociaciones e, incluso, rescisiones contractuales. Por un lado, la alta ola de calor, que provocó incendios en la zona de Canning, con fuegos que llegaron a afectar inmuebles, y cortes del suministro eléctrico, que, como consecuencia, también afectaron a otros servicios claves, como el agua. Por otro, la inseguridad, que en estas horas recobró notoriedad con el cruento robo a la familia de un empresario en un barrio cerrado de San Vicente.

"El corredor Canning-San Vicente-Cañuelas se vio afectado por el fuego que estuvo cerca del Parque Industrial de Ezeiza. En Canning, las llamas arrasaron con los árboles y los pastizales, y el fuego llegó hasta el barrio Campo Azul. Se detuvo en las dos primeras casas, en donde, por suerte, no vivía nadie", cuenta Damián Garbarini, CEO de DG Negocios Inmobiliarios.

A la temperatura extrema, se sumaron cuatro días de mucho temor entre los vecinos, que colaboraron con las dotaciones de bomberos para combatir los incendios.

"En el barrio El Rocío, el fuego también llegó a la puerta del country. Los vecinos ayudaron a apagar el incendio con el agua de las piletas", cuenta el broker, que vive hace más de 20 años en la zona.

A este inesperado hecho, se sumó el corte del suministro eléctrico y la falta de agua en muchos de los barrios. "No se debió a los incendios. El fuego no quemó cables de electricidad. Es algo que, lamentablemente, pasa en la zona cuando la temperatura sube", gráfica Garbarini.

Según Gonzalo Irujo, broker de Irujo Bienes Raíces, la falta de agua se debió a la sequía, que generó que las "napas tengan escasa agua por la falta de lluvias", destaca.

Los alquileres y los incendios

La zona, en donde hay gran cantidad de quintas y barrios cerrados, se vio fuertemente afectada por los incendios. "No creo que esto repercuta en el mercado inmobiliario porque es la primera vez que pasó. Pero, indudablemente, quien alquiló por primera vez no volverá a hacerlo", observa Irujo.

Según este broker, que trabaja en la zona, "los inquilinos entendieron la situación y fueron flexibles" con los reclamos hacia los propietarios. Así todo, en el sector, se reconoce que muchos contratos de alquileres temporarios se rescindieron y otros decidieron adelantar el retiro de su estadía.

"Cada negociación fue particular entre inquilino y propietario. Hubo buena voluntad de ambas partes. Pero, inevitablemente, afectó al mercado locativo temporal", reconoce Irujo.

"Si alquilas una casa y pasa esto, inevitablemente, te asustás. Fueron cuatro días muy intensos. La situación generó mucho temor. Es lógico que este mercado se vea afectado", concluye, por su parte, Garbarini.

Cuánto cuesta alquilar una casa en Canning

Las opciones de casas en barrios cerrados y quintas fueron muy buscadas por quienes querían estar conectados con espacios verdes, amenities como piletas y parrillas y a pocos kilómetros de la Capital Federal.

Ezeiza, Canning y San Vicente son una opción accesible y más económica que el Corredor Norte.

Por ejemplo, una quinta en Ezeiza de más de 5500 metros cuadrados (m2) tiene un valor de publicación por mes de u$s 2000, muy debajo de la media de zona norte, donde los precios cuestan, por lo menos, el doble.

En Canning, los precios en los barrios cerrados, por la seguridad, tienen un valor más elevado. Por ejemplo, en Malibú, en el kilómetro 11 de la Ruta 58, una casa con pileta de cinco dormitorios y seis baños tiene un valor promedio de u$s 4500.

El barrio San Eliseo, donde hubo un episodio de inseguridad en la madrugada del miércoles

Sin embargo, a la ola de calor, se sumó la de inseguridad. En la madrugada del miércoles, una familia sufrió la entradera de cinco hombres armados y encapuchados en una casa del barrio privado San Eliseo, de San Vicente. Sorprendieron a la familia de Maximiliano Ferrari, dueño y CEO del Instituto Gastronómico Internacional (IGI), red educativa con presencia en siete países y más de 140 institutos. Los golpearon y torturaron a su mujer: le arrancaron seis uñas de las manos mientras les exigían el dinero.

Tags relacionados

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.