Historia urbana

El misterio del chalet de la 9 de Julio: 40 años en desuso y sus dueños se niegan a venderlo

Está en lo alto de un edificio de nueve pisos y su construcción fue muy anterior al Obelisco. De más de 200 metros cuadrados, sus dueños no quieren venderla, ni alquilarla. Tampoco permiten que ingrese nadie. Patrimonio histórico, su valor es incalculable. Quién la hizo y por qué

En la vorágine diaria, muchas cosas pasan por alto. Este chalet de estilo marplatense se le escapa a la vista a más de un porteño. En pleno Microcentro, a metros de la 9 de Julio, en la punta de un edificio típico de la zona, se encuentra esta casa de dos plantas de principios de 1900. Llegó antes que el Obelisco y, hoy, tiene una de las vistas más privilegiadas del monumento icónico de la Ciudad. Pero, ¿qué esconde el chalet que hace años está en desuso y pocos logran entrar a visitarlo?

Según cuenta la historia, un español que había llegado con la ola inmigratoria a la Argentina mandó a construir esta casa para poder descansar. 

"Es curioso, pero el mito dice que Rafael Díaz, dueño de una mueblería muy importante, vivía en Banfield y tenía muchas horas de viaje en tren, por lo que se construyó el chalet en la terraza de su local de nueve pisos poder almorzar y dormir la siesta", cuenta Héctor Sarlinga, arquitecto, profesor de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y socio fundador de Daheda Construcciones.

Muebles Díaz fue uno de los más importantes y exclusivos de la Ciudad. Su tienda tenía nueve pisos y vendía todo tipo de mobiliario a las clases más acomodadas porteñas. 

El ocaso del Kavanagh: rebajan 57% su piso más caro, que está a la venta hace 14 años

"En la cima del edificio en Sarmiento 1113, que hoy es de uso de oficinas, se construyó en 1927 este chalet. Es curioso: si bien lo quería solo para descansar, tiene el ancho del edificio y dos plantas, algo más de 200 metros cuadrados", agrega Sarlinga.

Para los amantes de la arquitectura, es la figurita difícil. No se puede visitar y pocos han tenido acceso a su interior. Desde su terraza, se puede ver todo el Microcentro y hay una postal inigualable del Obelisco.

El obelisco, recién inaugurado; de fondo, el Chalet Díaz

"La casa llegó una década antes que el Obelisco. De hecho, en el momento en que se construyó, la  9 de Julio todavía no se había ensanchado. Cuando se hace esta modificación, el chalet toma importancia: es como que sobresale y comienza a tener una vista privilegiada", dice Sarlinga, apasionado por la Ciudad de Buenos Aires.

Desde las alturas de su casa de descanso, el español pudo ver como se erigía en 1936 el Obelisco, a apenas 100 metros de su negocio y, un año más tarde, también fue testigo de la inauguración del primer tramo de la avenida 9 de Julio.

Fue, quizás, uno de los impulsores de la publicidad en altura. Aprovechando su chalet, y la notoriedad que éste adquirió con el paso de los años, colocó un cartel publicitario de "Mueblería Díaz" que se inmortalizó en decenas de fotografías de la época.

Y, siempre pensando en su negocio, Díaz compró una antena de radio y, a través de la frecuencia 630 del dial, lanzó LOK Radio Muebles Díaz. Emitía desde el chalet en altura promociones del negocio y pasaba música.

En 2014, el inmueble fue declarado patrimonio cultural de la Ciudad de Buenos Aires, por lo que no puede ser modificado sin previa intervención de la Secretaría de Cultura. "En la Argentina, no estamos acostumbrados a cuidar nuestro patrimonio. De hecho, cuándo se construyó la 9 de Julio, se demolieron miles de casas antiguas. Pero, por suerte, eso está cambiando", dice Sarlinga.

Boom de Petit hoteles a la venta y 70% más baratos que pre-pandemia

Su valor económico es incalculable. "Tiene un valor histórico. Es difícil ponderarlo, es tan anecdótico que eso le da un plus. Es un valor que no es posible de dimensionar. Va por encima de los metros", asegura el especialista.

Por la fecha en que fue construido, los especialistas aseguran que cuenta con detalles de categoría y de estilo. "Sus tejas son francesas, no hay dudas que cuenta con mármoles y escaleras de madera torneada, típico para las casas de la época", agrega.

El chalet visto desde abajo. Así luce hoy el edificio de Sarmiento 1113

El fin

Entre los años '40 y '50, Mueblería Díaz llega a lo más alto de su historia. Pero 20 años más tarde su fundador se enfermó y, tras permanecer varios años en silla de ruedas, murió en 1968. En los años '70, los herederos alquilaron los pisos de lo que había sido la mueblería a empresas para que instalen allí sus oficinas.

El Chalet funcionó como un estudio fotográfico, con una vista privilegiada y, en los años '80, hasta sirvió de comedor de las oficinas.

Hoy, 40 años después, está en desuso. Sus propietarios, los nietos y bisnietos de Rafael Díaz, no están dispuestos a venderlo; tampoco, a alquilarlo, ni permiten que nadie ajeno a la familia ingrese a su interior. 

"Hace mucho tiempo que está desocupado. Han ofrecido muchísima plata para comprarlo. Pero la familia no quiere deshacerse del chalet", cuentan en la inmobiliaria Toribio Achaval.

Tags relacionados

Comentarios

  • CJ

    Christian Jarosch

    24/08/21

    Sr. Diego Sethson, pertenezco a la generación que pudimos admirar a Señores como Dn Rafael Díaz. Mucho le rogaría comparta con nosotros su historia. Mi padre me mostraba la casa, y me contaba "las historias" que se fabricaban sobre la misma, y me advertía "no creas nada de eso. Veria con mucho agrado que publicara su verdad y no tan sólo aqui, sino en Instagram . No permitamos que la historia que sabemos, sea tergiversada por "la verdad" de los que por ignorancia o maldad la modifican. Soy de origen austríaco... y cuando yo muera van a morir muchos capítulos de una historia que no figura en los libros... Gracias desde ya.

    0
    0
    Responder
  • SW

    Sebastián West

    24/08/21

    En una semana o en un mes a lo sumo te lo expropian los K, como no lo vieron antes!

    4
    3
    Responder
  • GGT

    guillermo gonzalez taboada

    23/08/21

    A fines de los 80? alquilé el llamado ?chalecito de Muebles Díaz? para instalar allí nuestra agencia de publicidad, Gonzalez Taboada, Guevara WP. La vieja mueblería aún sobrevivía en la planta baja de ese edificio de diez pisos en el que también funcionaba parte de la editorial Perfil. Según el relato de uno de sus sucesores, Díaz decidió levantar el chalet en la terraza cuando vió la repercusión que alcanzó el Palacio Barolo de la Avenida de Mayo, cuya cúpula había sido coronada con un faro. A mediados de aquellos años 20, Díaz era un creativo entre los comerciantes notorios de Buenos Aires. En la planta baja de su ?chalet en las nubes? -que se inauguró antes que el Obelisco- exhibía muebles ingleses y en el ático instaló una radio de alcance barrial que bautizó OK Díaz y transmitía solo música de jazz, una de sus pasiones. Cuenta la leyenda que al caer la tarde, el chalecito albergaba otras pasiones de Díaz . Lo cierto, si me remito a nuestra experiencia, es que el lugar estaba cargado de muy buena energía y nos fue muy bien alli, nos divertimos, ganamos cantidad de premios y nos consolidamos como una agencia distinta, mucho antes de mudarnos a la calle Arroyo. No descarto que en varios aspectos, el espiritu de Diaz nos haya acompañado durante todo ese tiempo.

    18
    1
    Responder
    • MC

      maria caravaca

      23/08/21

      Preciosa historia real yfantastica.Brindo por la magia de la creacion el ezfuerzo y la generosidad humanas y por el espiritu del Sr Diaz .? ?

      2
      0
      Responder
  • GY

    GAL Ya

    22/08/21

    Este es un pasquín de cuarta. Vengo de leer la nota sobre el polo gastronómico y usaron una imagen de otro negocio
    No chequean nada !

    2
    4
    Responder
  • SD

    Sergio Darío

    22/08/21

    Sr. Diego Setthson, es un gusto saludarlo. Pero tengo malas noticias: "esto se llama Argentina" - Le sugiero con absoluta humildad y buena intención que haga su descargo por aquí. Y si la empresa tiene una imagen pasible de ser dañada, sería bueno poder defenderla por aquí. En este territorio, no hay estado, ni justicia y ya quedan pocas imágenes que defender. Lo saludo muy cordialmente y espero que pueda honrar a su bisabuelo, tal como Ud. desea.

    7
    1
    Responder