Laboratorios

Cuánto cuestan los medicamentos y quién realmente los paga, en un sistema de salud en terapia intensiva

El aumento en el precio de los medicamentos se da en un mercado farmacéutico que en la Argentina factura u$s 11.000 millones al año. Hay cerca de 300 laboratorios que los fabrican y los venden con diferentes valores, descuentos y coberturas.

El aumento en el precio de los medicamentos y los servicios de salud están siendo observados muy de cerca por el Gobierno. Se trata de uno de los rubros más sensibles y con mayor peso en el presupuesto familiar, pero a la vez uno de los más regulados y hoy con acuerdos de precios y autorizaciones de subas que las empresas farmacéuticas y prepagas se deben ajustar a cumplir, en medio de presiones inflacionarias y cambiarias que los afectan.

El mercado farmacéutico en la Argentina factura u$s 11.000 millones al año. Está compuesto por cerca de 300 laboratorios (60% nacionales) y 300 droguerías, 14.000 farmacias (1500 de cadenas) y casi 180.000 médicos. Se trata de una de las pocas industrias que crecieron durante la pandemia, mientras el consumo general se derrumbaba.

Una vacuna argentina llega a Indonesia para frenar un brote que afecta a todo el país

Un mega laboratorio 'femenino' se instaló en el país: invierte u$s 10 millones

En la última revisión de la Secretaría de Comercio, se identificaron aumentos de precios de medicamentos por encima de la inflación y del compromiso que las cámaras que reúnen a los principales laboratorios del país se comprometieron a cumplir. 

Mientras se está llevando adelante una nueva discusión sobre precios en ese mercado en crecimiento con el objetivo de disminuir los gastos de las familias, la pregunta que sobrevuela en el sector es ‘quién realmente paga esos medicamentos, a cuánto y por qué'.

Quién paga el aumento de los medicamentos

Una respuesta surgió del mapa del sistema de salud argentino, con todos sus actores intervinientes, que se trazó durante un encuentro en Mendoza organizado por la Cámara Argentina de Especialidades Medicinales (Caeme), que reúne a los laboratorios multinacionales. Referentes de todo el sector aportaron datos que muestran que el país cuenta con un sistema de salud debilitado, desfinanciado y lo que en términos médicos es ‘pronóstico reservado'.

Aun cuando el sistema argentino se destaca en la región por acceso y cobertura, ya que diferentes prestadores cubren al 100% de la población -con grandes diferencias, por supuesto-, las críticas llegan por los recortes en los presupuestos, las trabas a la innovación y la ineficiencia de algunas políticas públicas que no terminan de resolver los problemas más urgentes y que terminan afectando el desarrollo, solo mirando los precios de lista de los remedios que según la industria no son los que pagan los pacientes.

En la Argentina, el 72% de las personas están cubiertas por Obras Sociales nacionales (36,1%, incluye monotributistas y servicio doméstico), Obras Sociales provinciales (16%), Pami (11,5%), otras Obras sociales y Mutuales (4,8%) y Prepagas (3,7%); mientras el 28% es atendido por el sector público.

El gasto en medicamentos de la población se reparte claramente en los canales de venta. Entre el 10 y el 20% del gasto total en medicamentos se cursa en las farmacias minoristas en remedios de venta libre y cuidado personal como los analgésicos, jarabes para tos y catarro, antiácidos y dermatología, pagados mayoritariamente por el bolsillo; según explicó Rodrigo Bérgamo, Associete Sales Director de IQVIA. 

En esas mismas farmacias, entre el 50% y 65% del gasto total se destina a medicamentos recetados, como los cardiovascular, para diabetes, salud sexual y reproductiva, y antibióticos.

Aumento en prepagas: de cuánto es y cómo quedan los precios de los principales planes

Adiós a la venta libre: ahora los antibióticos solo se pueden comprar con receta archivada

Los medicamentos específicos que son principalmente financiado por pagadores (públicos o privados) se llevan entre 30 y 40% del total del gasto en medicinas, que no son vendidos por las farmacias minoristas sino que llegan desde el canal institucional, aun cuando el local a la calle al que vayan los pacientes funcione como punto de entrega. Son los recetados para oncología, antibióticos hospitalarios, inmunología y las vacunas, entre otros.

De todos esos medicamentos, solo los productos de venta libre no reciben cobertura por parte del Sistema de Salud (incluso algunos como los de programas específicos como el plan materno infantil, tienen descuentos). Es decir, son los que deben pagarse al 100% de su costo en las farmacias.

El casi 90% restante tienen descuentos o cobertura total. Entre 40 y 50% de descuento tienen los regulares, dependiendo del prestador, y 70% u 80% los de enfermedades crónicas

Las obras sociales y prepagas reembolsan el 100% de las terapias de alto costo incluidas en el PMO

Las obras sociales y prepagas reembolsan el 100% de las terapias de alto costo incluidas en el PMO, el resto se estudian caso por caso. Lo mismo los cubre Pami y los programas nacionales, mientras que el acceso a los tratamientos más innovadores y costosos es restringido todavía para todo el sistema de salud.

Así, y según aseguran desde los laboratorios, el precio ‘teórico' o ‘de lista' prácticamente no se paga (dos tercios de la población están cubiertos) y por lo tanto no debería tomarse como referencia para análisis de precios. 

La explicación llega luego de que la Unión Argentina de Salud, que agrupa a empresas de medicina prepaga, difundió un informe de la consultora PxQ que indicó que casi el 60% de los remedios más usados tuvieron subas por encima del IPC medido por el Indec. A la vez, las diferencias de precios entre una marca y un genérico (técnicamente medicamentos similares) llega al 200%.

Desde la industria, explican que los medicamentos llegan al público tras convenios y bonificaciones que reducen incluso antes, el valor que se paga.

Previo a los descuentos antes mencionados, los laboratorios hacen sus propios descuentos comerciales de cerca de 7% con droguerías, que a su vez descuentan cerca de un 16% a las farmacias y éstas, un 25% al público; según resumió Bérgamo de IQVIA. El margen real mayorista es, según esos datos, de poco más de 6% mientras que el minorista es de alrededor de 17%.

La mayor carga está puesta en los sectores que no tienen cobertura y cuyo acceso a la salud en el sistema público es deficitario.

Rubén Torres, presidente de la Federación Latinoamericana de Hospitales y de Ipegsa (Instituto de Política Económica y Gestión de Salud), aseguró que hoy todas las medidas oficiales no están dirigidas a los más vulnerables, como suele escucharse. 

Dijo que si bien "En la última década el derecho a la salud ha sido profundizado con un conjunto de leyes específicas que protegen grupos particularmente vulnerables, regulan prácticas saludables para su pleno acceso y sancionan prácticas lesivas para la salud y la dignidad de las personas", muchas no se cumplen.

El PMO (Programa Médico Obligatorio) se incrementó un 1817%, pero solo las Prepagas y las obras sociales nacionales están obligadas a cumplirlo

Para Torres -un médico sanitarista con amplia trayectoria en la salud pública, que ocupó una silla clave del sector entre 2002 y 2006 como Superintendente de Servicios de Salud, del Ministerio de Salud y Ambiente de la Nación- "extender la cobertura de servicios de mediana o baja prioridad antes de alcanzar cobertura universal para los servicios de alta prioridad, es equivocado".

Este especialista contó que se votaron más de 70 leyes que incorporan nuevas coberturas por diversas dolencias o tratamientos, sin que ninguna de ella fijara la procedencia de los fondos para su financiamiento. "El PMO (Programa Médico Obligatorio) se incrementó un 1817%, pero solo las Prepagas y las obras sociales nacionales están obligadas a cumplirlo. Para esos prestadores además, el aumento de los costos en la última década superó en más de 70 puntos porcentuales a la inflación", mostró con estadísticas oficiales.

La consecuencia de esa ineficiencia es que grandes prepagas y clínicas que brindan su propia cobertura particular como el Hospital Italiano, hayan tenido este año balances en rojo.

Análisis clínico como fuente de divisas

La directora médica de Caeme, Susana Baldini, sumó un punto relevante en el aporte que los laboratorios tienen al país. Al igual que la venta de medicamentos, la investigación clínica también se encuentra en un camino de crecimiento en la Argentina

Según los últimos datos disponibles sobre investigación y desarrollo oficiales, la inversión en ensayos clínicos aumentó 62% y llegó a casi $ 19.300. El monto es tan relevante que representa casi 36% del total invertido en I+D del sector privado, ganando incluso terreno ya que su peso aumentó 3,8 puntos en ese monto global.

Baldini, explicó la importancia del sector y de la investigación en la coyuntura argentina, donde la necesidad de dólares es central. Según la médica, al tratarse de una exportación de servicios es un gran generador de divisas ya que más del 90% del monto para llevar a cabo la inversión proviene de las casas matrices de los laboratorios internacionales. "Diez veces más que en otros sectores donde la inversión extranjera solo representa 8,2%", señaló.

Tags relacionados

Las más leídas de Negocios

Las más leídas de Apertura

Destacadas de hoy

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.