TERCER ENCUENTRO DEL SEMINARIO "HISTORIA DE EMPRESAS"

Preparar al sucesor, el principal desafío de las compañías familiares

El desafío es crear un equilibrio entre el corazón y la gestión profesional. También se discutió sobre cómo lograr reputación y los secretos de los rankings corporativos

"Empecé a trabajar con mi abuelo porque me coimeó, porque me pagó unos pesos más de lo que me pagaban en el mercado", dijo Mariano Rodriguez Giesso al relatar sus comienzos en la empresa de indumentaria que lleva su apellido. La revelación despertó risas entre los asistentes al tercer encuentro "Historia de Empresas y sus marcas", organizado por El Cronista y Apertura en La Rural.


Pero las exposiciones dejaron a la vista que en las empresas familiares los lazos de sangre no siempre facilitan el trabajo. "Tarde 10 años en sacar un mostrador de una tienda. Yo quería, mi abuelo no", ejemplificó Giesso, que hace 16 años que maneja solo la compañía y que por ahora prefiere que sus hijos hagan su experiencia alejados de la impronta familiar.

 


María Inés Barbero, directora del Centro de Estudios de Historia y Desarrollo de Empresas de San Andrés, señaló que "la profesionalización dentro de la familia o la incorporación de profesionales que establezcan los roles con claridad es clave". Guillermo DAndrea, del IAE, sostuvo a su turno que "los familiares les dan corazón a las compañías".

 


El panel de los CEOs arrancó con Javier Goñi, de Alpargatas, quien destacó que las empresas no solo persiguen fines económicos, sino que también "influyen en las personas y construyen historia". "Los padres de mi asistente, que está pronta a jubilarse, se conocieron en Alpargatas, firma a la que ella entró a los 16 años. Son empresas con un paternalismo muy fuerte". También admitió que las denominadas generaciones Y o Z "no sienten la necesidad de pertenecer".


"Cuando los más antiguos se quejan de que vas muy rápido y los más nuevos de que vas muy lento estas encontrando el equilibrio", bromeó Goñi.


Marcelo Padovani, de Frávega, planteó que "en una empresa familiar administras para arriba y para abajo. Administras dueños y subordinados. El sí y no es sí y no. Es más simple que en una compañía multinacional dónde el sí y no suele ser ni".


Gerardo Fraire es encargado de las relaciones públicas de Tarjeta Naranja, firma no es familiar pero tiene la particularidad de tratar a cada cliente que ingresa como si lo fuera. Esto incluye caramelos en mesa de entrada, abrazos al llegar al mostrador y festejos de cumpleaños al cliente, entre otros recursos. "Lo nuestro pasa por nuestra forma de ser.

Entregamos 40 millones de caramelos al año. Con los comercios y proveedores hacemos lo mismo. Calidad con calidez. Eso se tienen que sostener esto sucede desde hace mas de 40 años", graficó.

 


Lucas Méndez Trongé explicó la evolución de la citrícola San Miguel, que pasó de ser una empresa forjada por inmigrantes a ser una de las mayores productoras del país.
Más tarde, las consultoras de PR Laura Muchnik, de Muchnik.co; Alicia Von der Wettern, de Personally y Verónica Cheja, de Urban analizaron las forma de construir reputación a través del tiempo. Cecilia Mosto, de CIO; María Laura Calí, de SEL y Gustavo Koniszczer, de Future Brand, expusieron sobre los secretos de los rankings.

 

/p>

Noticias del día