Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los dueños de Tía Maruca se quedan con una planta de la multinacional Pepsico

La empresa argentina se comprometió a mantener a sus 400 empleados y seguir fabricando las marcas de la propietaria de Pepsi, Gatorade, Quacker, Toddy y Lays

Los dueños de Tía Maruca se quedan con una planta de la multinacional Pepsico

Arrancó su negocio en Ramos Mejía a fines de los ‘90, fue golpeada por la crisis de 2001 y tuvo que empezar casi de nuevo en 2004. Pero ahora, la empresa de galletitas Tía Maruca se prepara para darle pelea a los grandes jugadores líderes del sector, como la alianza de Arcor con Danone y la estadounidense Mondelez. A pesar de la caída del consumo, el año pasado Tía Maruca logró crecer un 32% en volumen y facturó $ 400 millones, lo que le permitió alcanzan una participación del 4% en el negocio de galletitas. Con este impulso, ayer anunció que se quedó con la planta de la multinacional Pepsico en San Juan, donde se elaboran, entre otros productos, las galletitas Quacker y las rellenas Toddy.

Aunque no dio a conocer el monto de la operación, Alejandro Ripani, fundador de Tía Maruca, habló de un "acuerdo amigable", por el cual se comprometió a dar continuidad a la planta y a sus 400 empleados y a seguir produciendo marcas para Pepsico durante los próximos tres años. Así, la multinacional no se va del negocio de las galletitas, pero tercerizará una parte de su fabricación.

"Pepsico tuvo ofertas pero para el desguace porque en esa planta hay mucho capital, con equipos ingleses de primer nivel. Pero la idea de ellos era mantener la continuidad tanto para los empleados como para los productos que ellos desarrollan", explicó Ripani.

Esta emblemática planta, ubicada en Albardón, a 12 kilómetros de la ciudad de San Juan, perteneció a la ex Sasetru, la principal productora de alimentos en el país en los ‘60, y estuvo más de 20 años cerrada hasta que en 2004 fue reflotada por Carlos Preiti, ex dueño de Fargo, que creó la empresa Dilexis. Pepsico la adquirió en 2011 y desde entonces producía allí sus marcas y las que le compró a Dilexis, las dulces Dale y las crackers Argentitas y Pindy. La planta tiene una capacidad instalada capaz de abastecer al 10% del mercado local de galletitas, que abarca unas 400.000 toneladas anuales y unos 12 kilos per capita. Es el consumo más alto a nivel mundial.

Con esta adquisición, Tía Maruca triplicará su cantidad de empleados ya que pasará de 200 a 600, y planea duplicar su facturación y llegar a los $ 800 millones a fines de 2017. Sus proyectos de expansión también incluyen una inversión en una línea de producción de origen italiano para la fabricación de madalenas y budines y exportar un 10% de su venta a los Estados Unidos, Chile, Uruguay, Paraguay y Bolivia. La empresa tiene fábricas propias en Jáuregui y Chascomús.

"En publicidad prácticamente no invertimos. Para competir nuestra ventaja es que somos flexibles a la hora de leer el mercado. Pero ahora, con la adquisición, tenemos que comenzar a jugar las reglas que juegan los grandes", señaló Ripani.

El éxito de Tía Maruca como marca estuvo basado en su llegada a los kioscos con atractivos exhibidores para sus productos, de estilo casero. Casi el 70% de sus ventas hoy se concentran en ese canal. Uno de sus productos estrellas, que ayudaron a su consolidación, fueron las "fajitas" que, según recuerda Ripani, surgieron en plena crisis de 2001 y su materia prima se pagaba con los bonos cordobeses CeCaCor. La empresa también fue muy afectada en 2008 con la crisis del campo, que complicó su distribución en el interior, donde eran muy fuertes en ventas. Esto los obligó, por ejemplo, a devolver a Eduardo Eurnekian una planta que le habían comprado en Chascomús, ya que no podían afrontar sus costos.

Toda una rareza en el sector, Tía Maruca cuenta con locales propios en 16 ciudades del interior del país donde comercializan sus productos.