Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El Gobierno impone límites al avance de Monsanto en el comercio local de semillas

El Ministerio de Agroindustria será el que apruebe sistemas de análisis y muestreo en el comercio de granos como el método de fiscalización que usa la multinacional

El sector debía pagar regalías por el uso de tecnología ‘Intacta en soja’

El sector debía pagar regalías por el uso de tecnología ‘Intacta en soja’

El Ministerio de Agroindustria determinó que todos los sistemas de control que se utilicen en el mercado de granos deberán contar con la autorización previa del organismo que conduce Ricardo Buryaile. Esto significa un duro golpe para Monsanto, ya que los procedimientos de fiscalización de semillas para el cobro de regalías que venía impulsando la multinacional carecen así de validez.

La decisión aparece reflejada en la Resolución 140 que sería publicada en los próximos días en el Boletín Oficial y que desestima todo mecanismo y procedimiento no contemplado en el marco legal vigente que atente contra las operaciones comerciales del sector agropecuario, tanto sea en el mercado interno como en la apertura y consolidación de mercados externos.

Según la agencia Télam, la disposición sostendría que "todo sistema, procedimiento o método de control, muestreo y análisis que se utilice en el comercio de granos para pesar, medir, mejorar, conservar y analizar los mismos, deberá contar para su implementación, con la previo autorización del Ministerio". Y advertiría que los sistemas que se apliquen incumpliendo lo establecido "serán considerados inválidos".

De esta forma, Agroindustria desestima el sistema de fiscalización que venía impulsando Monsanto desde hace dos años junto un sector de la industria semillera para que los productores paguen un porcentaje por la propiedad intelectual de los granos al momento de su comercialización. Es decir, se pretendía imponer un sistema de cobro de una regalía por el uso de tecnología denominada ‘Intacta en soja’ y resistente a insectos.

A través de este sistema, los productores debían firmar una cláusula en los contratos de granos con Monsanto aceptando la realización de un test sobre su soja a fin de determinar si posee dicha tecnología. Si el productor la usaba y no abonaba, en el puerto la multinacional aplicaba un descuento directo sobre el grano.

Esta iniciativa de la compañía norteamericana logró el rechazo de la Federación Agraria y Confederaciones Rurales, entre otras entidades del agro. Y la medida adoptada por Agroindustria fue analizada como positiva en el sector, en donde también se asegura que es un "traspié" para el sistema Bolsatech, que opera en el ámbito de la Bolsa de Cereales y que es visto como una alternativa al método de Monsanto que busca, a través de una adhesión voluntaria por parte del productor, que el cobro no sea compulsivo.

Al respecto, desde CRA se mostraron conformes con la decisión. "Esperamos que sea el comienzo de una normalización del comercio de granos y el puntapié inicial para un proceso de orden y transparencia en el mercado de semillas que posibilite la incorporación de nuevas tecnologías, su debido pago, la inversión y el empleo", agregaron sus voceros.

En tanto, desde la FAA señalaron que la resolución "pone freno a las pretensiones de Monsanto de imponer -mediante artilugios extorsivos y engañosos- un sistema ilegal de fiscalización para la detección de soja Intacta y posterior cobro de una retención privada por parte de la empresa".

Además señalaron que la decisión oficial "deberá ser tenida en cuenta por la Secretaría de Comercio y la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, donde hemos aportado nuevas y abundantes pruebas a la presentación que hiciéramos en 2014 contra Monsanto‘.

También en la Sociedad Rural Argentina (SRA) sostuvieron que la medida evita la distorsión en el comercio de granos, "Le pone freno a los distintos intentos arbitrarios que pretendían distorsionar usos y costumbres en el comercio de granos. Y deja en claro que cualquier sistema que afecte el normal procedimiento de este comercio debe tener previa autorización del ministerio".

Desde Monsanto emitieron un escueto comunicado en el cual sostienen estar "a la espera de la publicación oficial para confirmar los alcances" de la resolución. "Desde Monsanto llevamos adelante nuestro negocio en forma íntegra, transparente y respetuosa de las leyes. El reconocimiento y respeto de los derechos de propiedad intelectual es clave para mantener el ciclo de la innovación agrícola en toda la industria, atraer la inversión necesaria y el apoyo a la introducción continua de nuevas tecnologías como las sojas Intacta RR2 PRO".