Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Condenan a 19 años de cárcel a uno de los más poderosos empresarios de Brasil

La sentencia es por sobornos y lavado de dinero en el marco del escándalo brasileño ‘Petrolao’. Señalan a la empresa dentro de un ‘cártel’ que acordaba contratos irregulares

Marcelo Odebrecht al ser detenido de forma preventiva el año pasado

Marcelo Odebrecht al ser detenido de forma preventiva el año pasado

Marcelo Odebrecht, ex presidente ejecutivo de Odebrecht SA, la mayor empresa de ingeniería y construcción de Latinoamérica, fue sentenciado a 19 años de prisión por su rol en el escándalo de corrupción ‘Petrolao’ que ya implicó a algunos de los más altos líderes políticos y empresariales de Brasil. Fue condenado por soborno, lavado de dinero y crimen organizado.
El ejecutivo, de 47 años y que hasta su arresto dirigía el conglomerado familiar, es el nieto del fundador de la compañía que en las últimas décadas se convirtió en sinónimo de grandes proyectos públicos.


En la Argentina, Odebrecht tiene negocios en el área de ingeniería industrial, infraestructura, química y petroquímica. Estuvo a cargo de proyectos como la Central Hidroeléctrica Pichi Picún Leufú en Neuquén y la Autopista Acceso Oeste, de la ampliación de los Gasoductos Libertador Gral. San Martín y Neuba II y del soterramiento del Ferrocarril Sarmiento.


La investigación por la que acaban de condenar a Odebrecht, quien ya había sido detenido de forma preventiva el 19 de junio pasado, desestabilizó al Gobierno de Brasil y ha conducido al arresto de ex colaboradores y aliados de la presidenta, Dilma Rousseff. La semana pasada, alcanzó un punto de inflexión político cuando los fiscales detuvieron brevemente al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva para ser interrogado.


El escándalo, que se remonta a la administración de Lula y a un momento en que Rousseff encabezaba el directorio de la compañía petrolera estatal Petrobras, gira alrededor de una compleja trama de sobrefacturación y miles de millones de dólares en sobornos que contratistas pagaban a políticos, partidos y ejecutivos de empresas a cambio de trabajos.


De acuerdo al veredicto de Sergio Moro, el juez federal de la ciudad de Curitiba que lleva adelante el caso, Odebrecht formó un "cártel" con otras compañías a través de las cuales, desde 2006, arreglaron "sistemáticamente" las licitaciones de proyectos de Petrobras.
"Los contratistas, unidos en algo que ellos llamaban un ’club’, acordaban previamente entre ellos quiénes serían los ganadores de los contratos de Petrobras, manipulando los precios presentados durante las licitaciones", escribió Moro. "Fueron capaces de, sin ninguna competencia real, ser contratados al precio más alto posible", agregó.


El ex ejecutivo ahora detenido es considerado una figura crucial en el caso debido al peso de la compañía y a sus vínculos cercanos con líderes políticos actuales y pasados, como Lula, quien según los fiscales habría recibido pagos ilícitos o favores de Odebrecht y otras constructoras.
Igualmente, Lula -quien sigue siendo uno de los políticos más populares de Brasil- negó haber cometido un delito.


Su breve detención la semana pasada desató enfrentamientos entre sus seguidores, quienes consideran al caso como una cacería de brujas contra el gobernante Partido de los Trabajadores, y manifestantes que apoyan la investigación.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar