Alimentación

La mermelada casera que aporta magnesio, fibra y potasio y regula el azúcar en sangre

Esta preparación permite absorber todos los nutrientes de la fruta que ayudan a cuidar la salud. Aprende cómo hacerla y pruébala.

En esta noticia

 Pocos conocen que el tamarindo es una fruta tropical perfecta para el cuidado de la salud. Su sabor dulce y ácido lo convirtieron en un ingrediente popular en la gastronomía mexicana ideal para todo tipo de recetas.

El superalimento que protege contra el colesterol y es mejor que el pescado

Sus beneficios en el cuidado del organismo hacen del tamarindo un superalimento que vale la pena probar y comenzar a incorporar a la dieta

Beneficios de comer tamarindo

El tamarindo es una fruta tropical de gusto agridulce que crece en árboles nativos de África, pero que también se cultiva en otras regiones tropicales de Asia y América. Su pulpa es comestible y se utiliza para dar sabor a varios platos y también se emplea en la fabricación de bebidas y dulces.

La planta aromática con propiedades antiinflamatorias y que combate la artrosis

Además de su uso culinario, el tamarindo se valora por sus beneficios para la salud, ya que contiene nutrientes como fibra, antioxidantes y algunas vitaminas y minerales. Según los resultados obtenidos en una investigación realizada por la Cleveland Clinic, el consumo de tamarindo aporta diversos beneficios para la salud como:

  • Protege contra enfermedades autoinmunes

Los antioxidantes presentes en el tamarindo, sobre todo el betacaroteno, son claves para combatir el daño celular relacionado con el envejecimiento y diversas enfermedades autoinmunes.

  • Controla la presión arterial

El tamarindo concentra una gran cantidad de magnesio presente en el tamarindo aporta 25% de la ingesta diaria recomendada. Este nutriente es fundamental en el control de la presión arterial en adultos mayores

  • Reduce la inflamación

La pulpa de tamarindo contiene potasio, flavonoides y polifenoles, que representan propiedades antiinflamatorias perfectas para disminuir la inflamación relacionada con lesiones y enfermedades crónicas.

  • Contra la obesidad

De acuerdo con los especialistas, las semillas de tamarindo podrían desempeñar una función en el manejo y tratamiento de la obesidad. Los inhibidores de la tripsina pueden afectar a las hormonas asociadas con el apetito y la sensación de saciedad.

  • Apto para diabéticos

A pesar de que su contenido de azúcar relativamente elevado, su bajo índice glucémico puede ayudar a prevenir picos de glucosa en la sangre.

Los expertos recomiendan un consumo moderado, preferiblemente de media taza de tamarindo, centrándose especialmente en la pulpa.

Receta de mermelada casera para combatir la azúcar en sangre

Todos beneficios para la salud que aporta el tamarindo se pueden absorber a través del consumo regular de esta fruta. Una forma práctica y deliciosa de incorporarla a la dieta es con la elaboración de una mermelada.

Incorporar tamarindo a la alimentación puede traer múltiples beneficios. Fuente: archivo

Este dulce se puede hacer en forma casera. La mermelada de tamarindo es una deliciosa opción para untar en pan tostado, galletas o waffles. También se puede usar para rellenar tartas, pasteles o helados y es muy sencilla de hacer con pocos ingredientes:

  • 250 g de tamarindo fresco
  • 2 tazas de endulzante natural
  • 1 taza de agua
  • 1 pizca de sal
  • 1 rama de canela (opcional)
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla (opcional)

Preparación:

  1. Pelar el tamarindo y separar la pulpa de las semillas. Puedes ayudarte de un colador para eliminar las semillas más fácilmente.
  2. Colocar la pulpa de tamarindo en una olla junto con el agua, el azúcar, la sal, la canela (si la usas) y la vainilla (si la usas).
  3. Llevar a ebullición a fuego medio, revolviendo ocasionalmente.
  4. Reducir el fuego a bajo y dejar cocer a fuego lento durante unos 30 minutos, o hasta que la mermelada espese.
  5. Retirar del fuego y dejar enfriar un poco.
  6. Verter la mermelada en frascos esterilizados y cerrar bien.
  7. Refrigerar por hasta 2 semanas.

Consejos:

  • Se puede ajustar la cantidad de endulzante a tu gusto
  • Si se desea una mermelada más espesa, se puede añadir un poco de pectina en polvo durante la cocción.
  • Se puede añadir otros ingredientes a la mermelada, como jengibre, clavo de olor o ralladura de naranja.
Temas relacionados
Más noticias de Salud