Mascotas

La ciencia confirma que los gatos pueden curan estas enfermedades: de dónde viene su poder sanador

Los gatos son uno de los animales domésticos más amorosos y cariñosos que hay. Su halo espiritual los convierte en guías y protectores espirituales.

En esta noticia

Se cree que los gatos están entre los seres humanos desde el Creciente Fértil, al rededor de unos 8.000 años. Desde entonces, estos felinos han captado la atención de las personas y se han convertido en uno de los compañeros más importantes en millones de hogares. 

La ciencia avanza y cada vez más se realizan estudios científicos para conocer a profundidad el comportamiento de los gatos, sus formas de convivencia y algo muy importante, su aporte a la salud humana. 

Gatos. Fuente: Archivo.

Parece algo paradójico, pero, pese a que los gatos tiene mala fama entre algunas personas, estos animales resultan ser unos médicos, tanto del Plato Astral como del Físico, contribuyendo a la salud física y mental de las personas. 

Las enfermedades que curan los gatos

Más allá de ser una grata compañía, los gatos son uno enfermeros por naturaleza.

Los gatos ayudan reducir las enfermedades cardiovasculares y ayudan a fortalecer las defensas. Expertos recomiendan tener gatos en casa para que los niños tengan contacto con ellos desde muy temprano y fortalezcan sus defensas. 

Estudios científicos han comenzado a arrojar luz sobre los sorprendentes beneficios terapéuticos que estos felinos ofrecen, destacando su capacidad para aliviar diversas afecciones físicas y emocionales.

Amor por los gatos. Fuente: Archivo.

Reducción del estrés y ansiedad

La interacción con gatos puede disminuir notablemente los niveles de estrés y ansiedad. Un estudio publicado en el Journal of Vascular and Interventional Neurology encontró que acariciar a un gato puede reducir la presión arterial y liberar endorfinas, las hormonas de la felicidad, en el cerebro humano . 

La presencia de un gato, y los sonidos relajantes que producen al ronronear, actúan como un calmante natural, proporcionando una sensación de paz y bienestar.

Mejora de la salud cardiovascular

Investigaciones realizadas por la Universidad de Minnesota revelaron que tener un gato puede reducir el riesgo de muerte por enfermedades cardiovasculares hasta en un 30%

Los dueños de gatos tienden a tener niveles más bajos de colesterol y triglicéridos, factores clave en la prevención de ataques cardíacos.

Gatos. Fuente: Archivo.

Apoyo en la depresión y la soledad

Para las personas que sufren de depresión o soledad, los gatos pueden ser una fuente crucial de compañía y apoyo emocional. La conexión emocional que se establece con una mascota puede proporcionar un sentido de propósito y amor incondicional, elementos esenciales para combatir los síntomas depresivos. 

Un estudio del Journal of Psychiatric Research destaca cómo las mascotas pueden aumentar los niveles de oxitocina, la hormona del amor, en sus dueños .

Alivio de dolores crónicos

El ronroneo de un gato, con frecuencias entre 25 y 150 Hz, no solo es relajante, sino que se ha asociado con la curación de tejidos y huesos. Investigaciones sugieren que estas frecuencias pueden tener efectos positivos en la reparación de tejidos dañados, lo que podría ser beneficioso para personas con dolores crónicos .

Salud y gatos. Fuente: Freepik.

Los gatos no solo enriquecen nuestras vidas con su compañía, sino que también aportan múltiples beneficios para la salud física y mental

La ciencia continúa explorando estos vínculos, confirmando que los gatos son, sin duda, más que simples mascotas: son verdaderos aliados en la salud humana.

El poder curativo de los gatos

 Los gatos pueden desempeñar un papel significativo en la salud de sus dueños.  Este poder curativo de los gatos viene de su peculiar y muy característico ronroneo.

El ronroneo de los gatos tiene propiedades curativas debido a sus frecuencias vibracionales, que oscilan entre 25 y 150 Hz. 

Estas frecuencias se ha demostrado que promueven la regeneración de tejidos, reducen el dolor y aceleran la curación de huesos y músculos. Estudios han indicado que las vibraciones dentro de este rango pueden incrementar la densidad ósea y mejorar la cicatrización. 

Además, el ronroneo de los gatos induce un estado de calma y relajación, lo que puede reducir el estrés y mejorar la salud cardiovascular al disminuir la presión arterial y liberar endorfinas.

Temas relacionados
Más noticias de gatos