Arqueología

Encuentran lo que serían restos de un santo católico escondidos debajo de una catedral de 1000 años

Encuentran lo que serían los restos de un relicario de más de 500 años de antigüedad con un fragmento del hueso del brazo de San Svithun de Winchester.

En una excavación en el sótano de la antigua Catedral de Stavanger, situada a más de 400 kilómetros al suroeste de Oslo, Noruega, arqueólogos encontraron un asombroso tesoro . Eran los restos de un relicario de más de 500 años de antigüedad, que conserva un fragmento del hueso del brazo de San Svithun de Winchester, quien falleció hace más de 1000 años. Si logra verificarse el origen de los restos óseos en el lugar, se confirmaría que pertenecen a este santo católico.

El Museo Arqueológico de la Universidad de Stavanger (UiS) confirmó el hallazgo en sus redes sociales. El trabajo fue realizado por el arqueólogo Sean Denham, con la colaboración de Margareth Hana Buer y Bettina Ebert, en la cripta situada debajo de la torre norte del milenario edificio en la calle Haakon VIIs 4005, donde se halló la reliquia.

Descubre la hierba aromática que te ayudará a calmar tu mente y cuerpo: cómo funciona este ansiolítico natural 

Alerta mexicanos: casi la mitad de la población padece esta enfermedad y esta es la manera más fácil de detectarla

Qué se encontró en el relicario de santo católico en Noruega

Entre los hallazgos más importantes en la Catedral de Stavanger, los arqueólogos encontraron una placa de cobre dorado de cinco por diez centímetros, con pequeños agujeros en los bordes que sugieren que estaba unida a un objeto mayor, posiblemente una placa de madera. 

También se encontró una placa de plata más pequeña y varias piedras preciosas. La excavación se inició tras el descubrimiento fortuito de una figura de marfil del rey Melchor, de 700 años de antigüedad, en el sótano de la catedral, lo que impulsó nuevas búsquedas arqueológicas.

Según los historiadores, durante los últimos cinco siglos, se pensaba que el relicario con el hueso de San Svithun de Winchester, el santo patrono de Stavanger, había sido enviado a Dinamarca y fundido durante la Reforma, que buscaba eliminar la iconografía y signos de superstición católicos. Sin embargo, con el reciente descubrimiento, esta hipótesis queda descartada, sugiriendo que el tesoro se conservó en la cripta bajo el edificio sagrado.

En relación con la posibilidad de que las partes de esqueletos humanos que se encontraron en la última exploración pertenezcan al brazo de San Svithun, el líder de la investigación planteó: "Una de ellas bien podría ser el hueso de su brazo, pero será casi imposible determinarlo".

Temas relacionados
Más noticias de México