Imperdible

El asqueroso escándalo en Amazon: venden orina de sus empleados en los productos

Un documental que exhibe las políticas laborales de la empresa mostró lo sencillo que es ofrecer en el catálogo pis de los repartidores

En esta noticia

Las estrictas políticas laborales de Amazon son culpables de que sus repartidores deban orinar dentro de botellas plásticas para no desviarse de su ruta y cumplir con los tiempos de entrega pautados sin flexibilidad alguna.

Con el fin de denunciar esto, Oobah Butler  periodista británico y director de The Great Amazon Heist, un documental que expone la realidad de trabajar para la empresa, produjo Release, una bebida energética sabor limón cuyos recipientes estaban rellenos con orina de quienes trabajan para el gigante del comercio tecnológico.

Salud: la increíble vitamina que no conocías pero que ayuda a reducir las várices

Qué es el estoicismo, la antigua filosofía romana que puede salvarte la vida

Botellas de orina en el catálogo de Amazon

Butler recogió las botellas botadas por los empleados en las inmediaciones cercanas a los centros de reparto de Estados Unidos y Gran Bretaña, las lleno de orina y las puso a la venta en el catálogo de Amazon.

"Pensé que la licencia de alimentos y bebidas me impediría incluirlo en la lista, así que comencé en esta categoría de dispensadores de bomba recargables", aseguró el director en una entrevista. No obstante, fue el mismo algoritmo el que se encargo de desplazar el producto a la sección "Bebidas" y hasta fue contactado por un representante de la compañía para discutir detalles de embalaje y envío de productos.

Sí bien Butler logró que la orina figurara en el catálogo, también se aseguró de que ningún envase fuera vendido al público. Para ello, el británico pidió a algunos de sus amigos que compraran las botellas de Release hasta agotar stock.

La realidad detrás de trabajar como repartidor de Amazon

Con el objetivo de grabar el documental, Butler se infiltró en uno de los centros de distribución de Reino Unido, donde los empleados comentaron las dificultades del trabajo y los problemas con los que lidian de manera cotidiana, como la falta de aire acondicionado en zonas sin ventilación o la vigilancia excesiva.

Dentro de las millones de políticas polémicas,  destaca que los repartidores son penalizados por cualquier demora en las entregas, por más mínima que sea, por lo que se ven en la obligación de orinar en botellas . 

La problemática se conoce desde 2021 cuando los empleados denunciaron que hacen sus necesidades fisiológicas dentro de una furgoneta.

Botellas de orina en las inmediaciones de los centros de reparto. Fuente: Motherboard.

Amazon niega las políticas exhaustivas

Las jornadas para un repartidor de la empresa son de 10 horas con una expectativa de 300 paquetes entregados por día. Sin embargo, el gigante negó en marzo del 2021 mediante su cuenta de X (Twitter) las condiciones denunciadas: "Realmente no crees lo de orinar en botellas, ¿verdad? Si eso fuera cierto, nadie trabajaría para nosotros", aseguró la compañía.

Temas relacionados
Más noticias de México