TENSIÓN MUNDIAL

Qué es Chernobyl: la ciudad del peor accidente nuclear de la historia que cayó en manos de Rusia

Han pasado 35 años desde que comenzó la peor catástrofe nuclear de la historia: ¿cómo fue el accidente y qué tan peligroso sigue siendo Chernobyl en la actualidad?

La ciudad situada al norte de Ucrania, más conocida por el accidente nuclear sucedido en 1986, volvió a estar en el centro de la escena tras haber sido tomada por las fuerzas rusas en las últimas horas.

"Después de una feroz batalla, Ucrania perdió el control ucraniano sobre el sitio de Chernobyl. Se desconoce el estado de la antigua planta de energía nuclear, de confinamiento y de las instalaciones de almacenamiento de desechos nucleares", dijo Mykhailo Podoliak, asesor del director de la planta donde ocurrió el desastre nuclear.

Guerra Rusia-Ucrania: detectan mayor actividad nuclear en Chernobyl y alta radiación en toda Ucrania 

Dólar hoy: ¿por qué los ucranianos ahorran como los argentinos?

CÓMO FUE EL ACCIDENTE

Chernóbil sigue siendo la huella del peor accidente nuclear de la historia. Todo comenzó en la noche del 26 de abril de 1986. El reactor número 4 de la planta de energía se había descontrolado durante una prueba a baja potencia, cuya intención era, comprobar si, en el caso de un corte total del fluido eléctrico, la inercia de la turbina del generador principal podría ser suficiente para alimentar los sistemas de seguridad, control y refrigeración del reactor hasta la puesta en funcionamiento de los generadores de emergencia. 

Se habían realizado tres de esas pruebas desde 1982 pero no tuvieron éxito. En el cuarto intento, sin embargo, ocurrió lo inesperado: la planta explotó y el edificio se incendió. La edificación quedó en ruinas y una nube de material radioactivo iluminó el cielo.

A pesar del imprevisto, las autoridades soviéticas no se molestaron en avisarles a los habitantes de la ciudad más cercana a la planta Pripyat del accidente ocurrido, por lo que siguieron durmiendo sin tener certeza de lo que habían visto.

No obstante, todo cambiaría en la tarde del día siguiente, cuando empezaron a llegar las primeras reacciones y tanto los trabajadores de la planta como los cerca de 50.000 habitantes de la ciudad fueron evacuados. Aún así, los dos millones de residentes de Kiev, hoy la capital de Ucrania, seguían sin tener idea de que estaba pasando.

Guerra Rusia-Ucrania: por qué la OTAN no manda tropas

Ucrania, la pulgada a más de Biden

De hecho, la primera alerta de los altos niveles de radiación llegó desde el norte de Suecia, concretamente desde la planta de Forsmark, a más de 1.100 kilómetros de Chernóbil. Como si fuera el guion de una película, el 28 de abril de 1986, uno de los empleados de la planta de energía nuclear regresaba del baño cuando pasó junto a uno de los monitores de radiación y vio los niveles alterados.

Al principio creyeron que se trataba de un accidente en Forsmark, pero después de analizar las partículas, determinaron que esta era la clase de radiación que había en las plantas nucleares soviéticas. La información coincidía con el comportamiento del clima: justo ese fin de semana el viento había soplado desde el sureste y había llovido, por lo que las partículas terminaron en el suelo y se concentraron en los zapatos del empleado.

"Gracias a nuestra detección temprana, pudimos informar a las autoridades suecas, quienes luego informaron al mundo sobre la contaminación radioactiva proveniente del desastre en la Unión Soviética", dijo Claes-Göran Runermark, el gerente de operaciones a cargo en ese momento, en una entrevista con el Parlamento Europeo.

Solo después de eso, las autoridades soviéticas informaron a través de los canales oficiales de televisión lo que había ocurrido. "Hubo un accidente en la central de energía de Chernóbil y uno de los reactores resultó dañado", manifestaba el comunicado.

Xi Jinping habló con Putin y le pidió que negocie con Ucrania

El dólar blue vuelve a subir

LAS CONSECUENCIAS DESPUÉS DE LA RADIACIÓN EN CHERNOBYL

Finalmente, más de 100.000 personas fueron evacuadas de los alrededores y se estableció una zona de exclusión de 2600 kilómetros cuadrados. Los únicos que podían entrar eran los trabajadores que desechaban el material radioactivo y construían lo que se conoció como el "sarcófago" para cubrir el reactor dañado, todo en una carrera contrarreloj para evitar que la radiación se propagara aún más.

La idea era que la estructura de hormigón y acero contuviera dentro todo el material radioactivo que no pudieran depositar en los desechos que construyeron después del accidente. Pero para muchos ya era tarde. Por lo menos 38 personas, entre trabajadores de la planta y bomberos que acudieron al lugar, murieron durante los tres meses posteriores al desastre. Casi todos fallecieron por enfermedades agudas causadas por la radiación y uno a causa de un paro cardíaco, según el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

El OIEA estima que hay al menos 1800 casos documentados de niños con cáncer de tiroides que tenían entre 0 y 14 años cuando ocurrió el accidente. Esto sin contar los suicidios y los problemas de alcoholismo, que se incrementaron después del accidente. "Los efectos psicológicos de Chernóbil fueron y siguen siendo generalizados y profundos", aseguró la OIEA.

Además, es una incógnita cuántas personas por fuera del territorio ucraniano pudieron verse afectadas, pues la radiación se extendió por varios países soviéticos e incluso llegó hasta naciones escandinavas, como Suecia y Finlandia.

QUÉ TAN PELIGROSO SIGUE SIENDO EN LA ACTUALIDAD

Según la agencia de noticias Sputnik, en la actualidad, el nivel de radiación en Chernóbil es prácticamente el mismo que se observa en Moscú, Kiev o Minsk: las mediciones del aire muestran entre 0.12 y 0.15 microsieverts/hora.

Efecto incendios: ola de cancelaciones para el Carnaval en Corrientes

Guerra en Ucrania: ¿por qué los tanques rusos tienen la letra Z?

En comparación, la dosis de radiación gamma a la que nos sometemos a diario es de 0,22 microsieverts/hora. Se considera, que una dosis de 6 micro sieverts es mortal. Sin embargo, en Chernobyl no hay una población fija: los únicos que viven allí son los empleados de la zona de exclusión.

El reglamento del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) establece que solo pueden trabajar en guardias que no deben superar los 90 días dentro de un periodo de 180. La radiación no se extendió de una manera uniforme alrededor de la central nuclear, y la contaminación se asentó en parches.

Por esta razón, algunas áreas son sustancialmente más peligrosas que las zonas colindantes a la propia central nuclear.

Por ende, los tiroteos por el conflicto, no deberían suponer ningún riesgo, solo para los combatientes y únicamente si se producen en el propio reactor 4.



Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.