La inflación rompe récords en el mundo: ¿también será un problema en 2022?

La suba de precios está batiendo récords de décadas en Estados Unidos, Europa y la región. Mientras algunos factores inflacionarios parecen puntuales, otros podrían mantenerse hasta fines del próximo año.

En noviembre, la inflación de los Estados Unidos trepó a un impresionante 6,8% interanual, la mayor alza desde 1982. Paradójicamente, el presidente Joe Biden dijo que la suba de precios -que está impactando negativamente en sus índices de popularidad- se estaba desacelerando, aunque reconoció que no al ritmo que esperaba.

Pero Estados Unidos no es el único que está teniendo problemas: en México la inflación interanual es de 7,3% récord en 21 años; en Brasil, de casi 11 puntos, la más alta en 18 años. En Chile escaló a 6,7%, récord desde 2008; y en Perú la tasa llegó a 5,8% en octubre (la más alta desde 2009), para retroceder levemente a 5,6% en noviembre.

La tendencia también se replica en Europa. Por ahora, la única excepción son los países del este de Asia, China y Japón fundamentalmente, pero incluso allí se observa una pequeña suba de los precios.

Estados Unidos: la inflación crece 6,8% en noviembre y es la mayor suba desde 1982

Hay varios factores que explican este fenómeno. Las disrupciones en la cadena de suministro derivadas de la pandemia que todavía no se resolvieron y la escasez de chips, son un ejemplo. A esto se suma el aumento de los precios de la energía y de las commodities, especialmente los alimentos.

Otro motivo es la elevada demanda -gracias a los billonarios estímulos fiscales que repartieron los gobiernos-; y los cambios en los hábitos de consumo, vinculados mayor compra de bienes (atados a los problemas de producción y logística) sobre los servicios, debido a las restricciones por la pandemia.

Uno de los principales debates de este 2021 fue si la inflación se trataba de una cuestión temporal o si se iba a convertir en un problema más persistente. Pero la discusión quedó a un lado a medida que los precios siguieron aumentando al punto en que la Reserva Federal se vio forzada a empezar con el tapering, es decir, el retiro de los estímulos por pandemia.

Olaf Scholz asumió como nuevo canciller de Alemania: tres desafíos claves en el corto plazo

Incluso la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, dijo que estaba lista para sacar la palabra transitoria. "Estoy de acuerdo en que no ha sido una descripción adecuada de lo que estamos tratando", admitió.

Según la encuesta FT-IGM, que realiza el Financial Times con la Universidad de Chicago, dos tercios de los economistas (de Harvard, MIT y Princeton, entre otras universidades) creían que al final de 2023, la inflación en Estados Unidos todavía seguiría por arriba de la meta del 2% que había fijado la Fed.

La mayoría de los economistas y consultoras empezaron a admitir que la alta inflación se mantendrá hasta bien entrado el 2022, por lo menos.

Joe Biden inauguró la Cumbre de la Democracia y apuntó a la grieta estadounidense

Uno de los comparte este pronóstico es el FMI: aunque el organismo dijo que en la mayoría de los países las expectativas inflacionarias estarían cerca de las metas oficiales a mediano y largo plazo, se esperaba que la tasa siga alta en 2022.

"Esperamos que el desajuste de la oferta y la demanda se atenúe con el tiempo, reduciendo algunas presiones sobre los precios en los países. Según el escenario de base, los retrasos en los envíos, las entregas y la escasez de semiconductores mejorarán probablemente en la segunda mitad de 2022. La demanda agregada debería atenuarse a medida que las medidas fiscales vayan desapareciendo en 2022", escribieron Gita Gopinath, subdirectora gerente del FMI, y Tobias Adrien.

La semana pasada, el Banco de Canadá dijo que los problemas en la cadena de suministro podrían durar más de lo esperado, lo que haría que la inflación se mantenga en niveles altos hasta el segundo semestre del próximo año, por lo menos.

OMS alerta que a los 6 meses cae la eficacia de las vacunas y urge a actuar contra Ómicron

"En mi opinión, es de esperar que dentro de seis meses haya cierta sensación de normalidad, pero, de nuevo, tengamos en cuenta que hay un factor primordial que tenemos que considerar: el impacto del virus", le dijo Mario Cordero, director ejecutivo del puerto de Long Beach, el segundo con más tráfico de los EE.UU, a Bloomberg respecto a los atascos en el transporte marítimo.

En todo caso, la mayoría de los expertos apuntan a que la inflación continuará siendo un desafío en 2022 y algunos, como Gopinath, están alertando sobre problemas agregados como la estanflación, teniendo en cuenta que los gobiernos se tienen cada vez menos margen de maniobra para políticas expansivas como las que hubieron durante la pandemia.

Los últimos datos de la inflación de Estados UnidosE.UU. serán claves esta semana, cuando la Fed se reúna: el banco central podría acelerar el recorte de compras de bonos y, eventualmente, adelantar la suba de tasas de interés, hoy cercanas a cero.


Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios