Huyó el presidente

Los talibanes entraron a Kabul y están a punto de retomar el poder en Afganistan

Los insurgentes dicen que es "cuestión de días" que vuelvan a gobernar tras dos décadas de haber sido derrocados por las fuerzas lideradas por Washington tras los ataques contra las torres gemelas. Los diplomáticos estadounidenses fueron evacuados de su embajada en helicóptero.

Los insurgentes talibanes entraron hoy en la capital de Afganistán, Kabul, y dijeron que esperan tomar el poder en unos días, prometiendo moderar su anterior gobierno islamista de línea dura mientras diplomáticos extranjeros y muchos lugareños intentaban huir.

Los diplomáticos estadounidenses fueron evacuados de su embajada en helicóptero después de un avance relámpago de los militantes, que se disponen a gobernar Afganistán de nuevo 20 años después de que fueran derrocados por las fuerzas lideradas por Washington tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 contra Estados Unidos.

Los combatientes talibanes estaban llegando a la capital "desde todos lados", dijo a Reuters un alto funcionario del Ministerio del Interior afgano. Sin embargo, no hubo informes de enfrentamientos.

El grupo estaba en conversaciones con el gobierno respaldado por Occidente para una rendición pacífica, dijo el portavoz talibán Zabihullah Mujahid. "Los combatientes talibanes estarán a la espera en todas las entradas de Kabul hasta que se acuerde una transferencia de poder pacífica y satisfactoria", dijo en un comunicado.

Ali Ahmad Jalali, un académico con sede en Estados Unidos y exministro del Interior afgano, podría ser nombrado jefe de una administración interina en Kabul, dijeron tres fuentes diplomáticas, aunque no estaba claro si los talibanes estaban de acuerdo.

Conocidos durante su pasado gobierno por tener a las niñas sin escolarizar y por su práctica estricta de la ley islámica, incluidos castigos como la amputación, la lapidación y el ahorcamiento, los talibanes parecen estar intentando proyectar un rostro más moderno.

Otro portavoz, Suhail Shaheen, dijo que el grupo protegerá los derechos de las mujeres, así como las libertades de los trabajadores de los medios de comunicación y diplomáticos.

"Garantizamos a la gente, sobre todo en la ciudad de Kabul, que sus propiedades y sus vidas están a salvo", dijo Shaheen a la BBC, agregando que se espera una transferencia de poder en los próximos días.

La facilidad del avance de los talibanes, a pesar de los miles de millones de dólares gastados por Estados Unidos y otros países para fortalecer las fuerzas del gobierno local afgano, ha asombrado al mundo. Tan solo la semana pasada, un análisis de la inteligencia estadounidense indicó que Kabul podía resistir al menos tres meses.

No hubo noticias inmediatas sobre la situación del presidente Ashraf Ghani. Un funcionario del palacio dijo que estaba en conversaciones de emergencia con el enviado de paz de Estados Unidos, Zalmay Khalilzad, y funcionarios de la OTAN.

El poder sería entregado a una administración de transición, tuiteó el ministro del Interior en funciones, Abdul Sattar Mirzakawal, en el canal de noticias Tolo. "No habrá un ataque a la ciudad, se acordó que habrá un traspaso pacífico", afirmó sin dar más detalles.

Un tuit de la cuenta del palacio presidencial afgano dijo que se habían escuchado disparos en varios puntos alrededor de Kabul, pero que las fuerzas de seguridad, en coordinación con socios internacionales, tenían el control de la ciudad.

Muchas calles de Kabul estaban atascadas por automóviles y personas que intentaban llegar a sus casas o al aeropuerto, dijeron residentes.

"Algunas personas dejaron las llaves en el auto y comenzaron a caminar hacia el aeropuerto", dijo un residente a Reuters por teléfono. Otro dijo: "La gente se va a casa por miedo a los combates".

HELICÓPTEROS EN LA EMBAJADA

Funcionarios estadounidenses dijeron que los diplomáticos estaban siendo transportados en helicópteros al aeropuerto desde su embajada, en el distrito fortificado de Wazir Akbar Khan. Se enviaron más tropas para ayudar en las evacuaciones ante el rápido avance de los talibanes en los últimos días.

Más temprano el domingo, los insurgentes capturaron la ciudad oriental de Jalalabad sin luchar, lo que les dio el control de una de las principales carreteras hacia Afganistán. También se apoderaron del cercano puesto fronterizo de Torkham con Pakistán, dejando el aeropuerto de Kabul como la única salida de Afganistán que aún sigue en manos del gobierno.

"El gobernador se ha rendido a los talibanes", dijo a Reuters un funcionario afgano de Jalalabad. "Permitir el paso a los talibanes era la única forma de salvar vidas civiles".

Un video distribuido por los talibanes mostraba a personas vitoreando y gritando "Allahu Akbar" -"Dios es el más grande"- mientras un convoy de camionetas entraba en Jalalabad con combatientes blandiendo ametralladoras y la bandera blanca de los talibanes.

Después de que las fuerzas lideradas por Estados Unidos retiraron la mayor parte de sus tropas en el último mes, la campaña de los talibanes se aceleró a medida que las defensas del ejército afgano empezaron a colapsar. Los talibanes dijeron que sus rápidos avances demuestran su aceptación por parte del pueblo afgano.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo que su gobierno advirtió a los funcionarios talibanes en conversaciones en Qatar que cualquier acción que ponga en riesgo al personal estadounidense "se encontrará con una respuesta militar rápida y fuerte".

Biden ha enfrentado crecientes críticas internas por seguir el plan iniciado por su predecesor, el republicano Donald Trump, para poner fin a la misión militar antes del 31 de agosto.

"Una presencia interminable estadounidense en medio del conflicto civil de otro país no era aceptable para mí", dijo Biden el sábado.

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.