HISTORIA

Tras la muerte de Isabel II, Camilla Parker Bowles lo llevará en la corona: qué es el diamante Koh-i-noor y por qué se dice que está "maldito"

La esposa del rey Carlos III, Camilla de Cornualles, volverá a portar el mítico diamante Koh-i-noor tras 70 años sin reina consorte. Sin embargo, se dice que este está maldito: su sangrienta historia.

Desde títulos hasta joyas, propiedades y funciones, la Casa Windsor entra en una época nueva tras la muerte de la Reina Isabel II del Reino Unido el pasado jueves 8 de septiembre y su entierro de este lunes.

Uno de estos implica la vuelta de una Reina Consorte, es decir, la esposa del rey: en este caso será Camilla Parker Bowles, o Camilla de Cornualles, quién asumirá junto a su esposo, el rey Carlos II, cuando su coronación se lleve a cabo en el 2023.

Quién es Camilla Parker Bowles y por qué es la nueva reina consorte de Reino Unido

Las joyas de u$s 110 millones de la reina Isabel II: quién las hereda y cuáles se lleva a la tumba

Camilla se encuentra casada con Carlos, el primogénito de la Reina Isabel II, desde 2005, cuando la monarca aceptó su romance de hace 30 años tras la muerte de Diana Spencer, de quién Carlos se había divorciado en 1996.

Luego de que la Reina Isabel II declarara en su Jubileo de Platino su "deseo sincero" de que Camilla "sea conocida como reina consorte", tras la muerte de su suegra esta tomó el título junto a su esposo, el nuevo Rey Carlos III.

Camilla de Cornualles se encuentra casada con Carlos, el primogénito de la Reina Isabel II, desde 2005.

Se trata de la primera Reina Consorte en décadas: la última fue la madre de Isabel II, Isabel Bowes-Lyon, desde 1936 y hasta la muerte de su marido, el rey Jorge VI, en 1952. Esto se debe a que, al asumir su hija Elizabeth como reina tras la muerte de su padre, su futuro marido, Felipe de Edimburgo, portaría toda su vida el título de Príncipe Consorte.

Ahora, con la llegada de Carlos III al trono, Camilla de Cornuales será la primera Reina Consorte en más de 70 años y, junto con su nuevo título, una de las joyas más míticas de la Realeza Británica volverá a tener dueño: se trata del diamante Koh-i-noor, engarzado en la Corona de la Reina Madre que esta recibirá en su coronación.

La historia de la "corona maldita" de la realeza británica que recibirá la reina Camilla

En su coronación, la cual probablemente se llevará a cabo el año entrante, tanto Carlos III como Camilla de Cornualles serán oficialmente declarados rey y reina consorte.

Aquí, minutos después de que el rey reciba la Corona de San Eduardo que le corresponde, su esposa debería ser coronada por el arzobispo de Canterbury con la 'Corona de la Reina Madre'.

 El diamante Koh-i-noor está engarzado en la Corona de la Reina Madre 

Esta porta un histórico diamante, probablemente el más conocido y problemático del mundo: el Koh-i-noor, o Montaña de Luz. Sin embargo, se dice que este está maldito, razón por la que únicamente portan la corona las mujeres de la realeza a las que les corresponde, y no los hombres.

Esto se debe a la sangrienta historia detrás de la piedra preciosa de 105,6 quilates, la cual está atravesada por la historia colonial de Gran Bretaña. Actualmente, el diamante está sujeto a reclamos de propiedad de varios países debido a que se critica que el Imperio Británico lo adquirió de saqueos a sus entonces colonias.

Originalmente, la pieza pesaba alrededor de 186 quilates en bruto y se estima que esta se extrajo en el sur de la India en el siglo XIII. Algunos hindúes creen que es la gema Syamantaka de los cuentos Bhagavad Purana del dios Krishna.

Tal como indica la revista Smithsonian, las menciones el diamante aparecen por primera vez en un registro escrito de 1628. En este se describía el "Trono del pavo real" del entonces emperador mogol de la India, Mughal Shah Jahan, el cual estaba coronado con la piedra gigante.

"Despiadado e insensible": las duras críticas al rey Carlos III tras conocerse más de 100 despidos

Está listo hace 30 años y no se sabe quién lo hizo: la historia del ataúd de Isabel II

Después de un siglo en manos de Mughal, el diamante fue capturado en sangrientas disputas por los imperios persa y, luego, afgano. Finalmente, fue devuelto a la India en 1813 por el Sikh Maharaja Ranjit Singh.

Ya por entonces mítico, la historia del Koh-i-noor atrajo a la Compañía de las Indias Orientales de Gran Bretaña, la cual como contaba con el monopolio exclusivo de los negocios en Asia durante el dominio del Imperio Británico.

Con el saqueo que la compañía realizó en la zona, el Koh-i-noor también pasó a manos británicas, aunque mucho más tarde. Ocurrió recién en 1849, cuando el hijo de Ranjit Singh, Maharaja Duleep Singh, firmó el Tratado de Lahore reconociendo la anexión británica de Punjab.

Duleep, por entonces sólo un niño de siete años de edad, se vio obligado tanto a aceptar que su territorio formaba parte del Imperio Indio Británico como a entregar el famoso diamante

Cuando el Koh-i-noor llegó al Reino Unido comenzaron a difundirse rumores de que la famosa gema estaba maldita.

Así, en 1850, la gema llegó al Reino Unido y el príncipe Alberto, esposo de la Reina Victoria, lo mandó a recortar y pulir. Alrededor de este tiempo, también comenzaron a difundirse rumores de que la famosa gema estaba maldita. 

Se decía que todo hombre que portara el diamante experimentaría una gran desgracia, o que éste sufriría espiritualmente por el derramamiento de sangre de las conquistas históricas que el Koh-i-noor representaba.

Distintos episodios históricos, como el cólera que mató a decenas de hombres mientras estos transportaban en barco al diamante hacia el Reino Unido o la muerte del primer ministro británico de ese entonces, Robert Peel, pisoteado por caballos a un mes de la llegada de la piedra al país, suman a la teoría que dice que el Koh-i-noor está maldito para los hombres.

Mientras tanto, el gobierno indio exige la devolución del diamante desde que los británicos tienen la piedra preciosa. El país incluso presentó una denuncia formal al obtener la independencia en 1947; al igual que en la coronación de Isabel II en 1953. 

Por su parte, los gobiernos de Pakistán, Irán y Afganistán han presentado reclamos similares. Ahora, tras la muerte de la monarca, las voces críticas ganaron notoriedad nuevamente y se le exige al Reino Unido devolver la mítica piedra a su país de origen.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios