VATICANO

El Papa Francisco negó que vaya a renunciar pronto y desmintió que esté enfermo

El Papa Francisco negó que tenga cáncer, explicó cómo se fracturó una rodilla, agendó sus próximos viajes y desmitificó las versiones de su renuncia con supuestos indicios que vinculó la prensa.

A los 85 años, el Papa Francisco aseguró que no piensa renunciar pronto e incluso dijo que viajará a Canadá este mismo mes de julio, y que luego espera poder ir lo antes posible a Moscú y Kiev.

En los últimos días el Sumo Pontífice dio un par de entrevistas exclusivas en su residencia vaticana, y en diálogo con Reuters desmintió rumores de que tuviera cáncerbromeando que sus médicos "no me dijeron nada al respecto". 

En diálogo con Reuters, el Papa desmintió rumores de que tuviera cáncer, bromeando que sus médicos "no me dijeron nada al respecto". 

Las versiones surgieron hace un año cuando lo operaron durante 6 horas para extirparle parte del colon por una diverticulitis, enfermedad común en adultos mayores.

Renuncia del papa Francisco: crecen los rumores por sus problemas de salud

El Papa dice que quiere reunirse con Putin en Moscú pero que no ha recibido respuesta

Varios medios de comunicación vienen especulando con su dimisión en base a hitos de su agenda en agosto próximo, a los que vincularon como si se trataran de indicios: reuniones con los cardenales para discutir una nueva constitución del Vaticano, una ceremonia para inducir a nuevos cardenales y una visita a la ciudad italiana de L'Aquila.

EL SUPUESTO INDICIO DE L'ALQUILA 

L'Aquila está asociada al Papa Celestino V, que renunció al papado en 1294. El Papa Benedicto XVI visitó la ciudad cuatro años antes de dimitir en 2013, siendo el primer Papa en hacerlo en unos 600 años. 

En diálogo con Reuters, el Papa desmintió rumores de que tuviera cáncer, bromeando que sus médicos "no me dijeron nada al respecto". 

Que el Papa Francisco haya confirmado que visitará L'Aquila en agosto, fue interpretado por los medios como una de las señales de posible dimisión. Pero en la entrevista con Reuters, hablando relajado en italiano en su oficina, se rió de la idea.

"Todas estas coincidencias hicieron que algunos pensaran que la misma 'liturgia' ocurriría", dijo. "Pero nunca se me pasó por la cabeza. De momento, no, de momento, no. De verdad".

De todas formas, Francisco repitió su postura -tantas veces expresada- de que podría dimitir algún día si el deterioro de su salud le impidiera dirigir la Iglesia, algo que era casi impensable antes de Benedicto XVI.

Cuando se le preguntó cuándo creía que eso podría ocurrir, dijo: "No lo sabemos. Dios lo dirá".

El papa Francisco tiene 85 años.

LESIÓN EN LA RODILLA

El Papa también dio detalles de su afección en la rodilla derecha, que en las últimas semanas le impidió realizar varias tareas. De hecho, fue esa lesión la que lo llevó a cancelar por consejo médico un viaje a República Democrática del Congo y Sudán del Sur que iba a hacer el mismo día de la entrevista. 

Sus médicos le habían dicho que si no hacía 20 días más de terapia y reposo para su rodilla, también podría tener que perderse el viaje a Canadá, del 24 al 30 de julio.

En diálogo con Reuters, el Papa desmintió rumores de que tuviera cáncer, bromeando que sus médicos "no me dijeron nada al respecto". 

Dijo que la decisión de cancelar el viaje a África le causó "mucho sufrimiento", sobre todo porque quería promover la paz en ambos países.

Por primera vez dio detalles de su dolencia en público, diciendo que había sufrido "una pequeña fractura" en la rodilla cuando dio un paso en falso mientras un ligamento estaba inflamado.

"Estoy bien, poco a poco voy mejorando", dijo, añadiendo que hace un tratamiento de terapia con láser e imanes.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios