Los demócratas quieren imprimirle épica a Joe Biden, ¿alcanzará para ganarle a Trump?

El candidato demócrata prometió ser una "aliado de la luz, no de la oscuridad". El partido ya está planeando una campaña contra la convención republicana de la próxima semana 

Luego de cerrar la Convención Nacional Demócrata, el partido ahora se enfoca en la convención republicana, destacando la responsabilidad del presidente Donald Trump no sólo en la crisis sanitaria por la pandemia –y las muertes derivadas–, sino en la caída de la economía.  No se espera que el ahora candidato formal, Joe Biden, participe públicamente de esa campaña, que será encabezada por figuras como Nancy Pelosi (feroz crítica delvpresidente de los EE.UU.) y Pete Buttigieg.

Con un mensaje de unidad partidaria y un esfuerzo explícito por imprimir una impronta histórica a esta campaña estadounidense que comienza, el exvicepresidente Biden aceptó el jueves la nominación demócrata para competir con Trump en las elecciones presidenciales de noviembre próximo.

"Ahora y acá, si me confían la Presidencia, sacaré lo mejor de nosotros, no lo peor; elegiré la verdad sobre la ficción, la luz sobre la oscuridad", aseguró el dirigente de 77 años desde la ciudad donde vive hace años, Wilmington (Delaware), en su discurso de cierre de la Convención Nacional Demócrata. "Que la historia pueda decir que el final de la oscuridad estadounidense empezó aquí esta noche", manifestó Biden y reiteró que él será "un aliado de la luz, no de la oscuridad".

Gran parte del discurso del demócrata apuntó a atacar a Trump, aunque cuidándose de no mencionarlo por su nombre: "El actual presidente ha fallado en su deber más básico con esta nación.  Ha fallado en protegernos. Ha fallado en proteger a Estados Unidos", dijo Biden en referencia a la pandemia de coronavirus que ya provocó la muerte de 174.647 personas en ese país. También responsabilizó a la Administración Trump por los efectos económicos que la mala gestión de la pandemia produjo en el país: "Nuestra economía está destrozada. Y después de todo este tiempo, el presidente todavía no tiene un plan", en un disparo directo a uno de los principales ejes de la campaña de Trump.

La última jornada de esta convención poco ortodoxa, desarrollada en formato virtual por la pandemia, comenzó con una serie de apoyos cortos de exrivales de Biden en las primarias presidenciales –como las senadoras Amy Klobuchar y Elizabeth Warren, el empresario Andrew Yang, el excongresista tejano Beto O'Rourke–, de activistas, dirigentes y hasta del republicano Colin Powell, el exsecretario de Estado de George W. Bush.

Una de las figuras de la noche fue el senador y rival de Biden en estas primarias, Bernie Sanders, el líder del ala progresita del partido demócrata. A diferencia de las elecciones de 2016, cuando el enfrentamiento claro entre Biden y Hillary Clinton terminó desalentando el voto del electorado más cercano a la izquierda, esta vez Sanders se aseguró de transmitir un mensaje de unidad partidaria: "Esta es la elección más importante de la historia moderna de este país y Joe Biden es el candidato más honesto y decente y, por Dios, esto es lo que necesita el país ahora".

Los demócratas también apuntaron a desmitificar los cuestionamientos de Trump al voto por correo y enfatizaron la necesidad de votar por cualquier medio.  Por su parte, el director del Servicio Postal de los Estados Unidos, Louis DeJoy, aseguró hoy que el correo estará a la altura de la elección y que los votos serán entregados de forma segura y a tiempo, despejando dudas sobre un posible fraude electoral.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios