Elecciones presidenciales en Estados Unidos 2020: cuáles son los estados clave que podrían definir los comicios

Florida, Georgia, Carolina del Norte y Pensilvania son algunos de los estados péndulo que Donald Trump le arrebató a Hillary Clinton en las elecciones de 2016, y ahora pelea voto a voto con Joe Biden.

Se suele decir que las costas de Estados Unidos son demócratas y el centro es republicano, pero en 2016 Donald Trump logró teñir de rojo algunos bastiones azules claves como Pensilvania, Michigan y Wisconsin. ¿Podrá volver a hacerlo? Por ahora, Trump estaría liderando en Dakota del Norte y Dakota del Sur, Nebraska, Utah, Oklahoma, Arkansas, Louisiana, Alabama Tennessee, Kentucky Indiana, West Virginia y Carolina del Sur. El republicano también tiene una ventaja en Kansas, Missouri, Wisconsin, Michigan, Ohio, Georgia, Florida, Texas, Carolina del Norte y Virginia.

Del otro lado, Biden está fuerte en Colorado, Nuevo México, Illinois, New Yor, New Jersey, Vermont Massachusetts, Connecticut, Maryland, Delaware; mientras tiene una ventaja en Arizona Minnesota, Iowa y New Hampshire. 

Por otra parte, más de 100 millones de estadounidenses votaron por adelantado en estas elecciones (la mayoría por correo), según el Electoral Project en la Universidad de Florida, y se espera que eso incida no sólo en el procesamiento de datos, sino probablemente en el esquema de batallas judiciales que republicanos y demócratas preparan para después de los comicios. Una guía de los estados a los que hay que prestarle atención: 

Florida

Es uno de los estados péndulo que más votos reparte (29) después de Texas (38), y acertó la elección del presidente en los últimos seis comicios. Si bien es uno de los estados más diversos del país en términos demográficos, suele tener una leve tendencia hacia los republicanos.

Con el 93% de los votos escrutados, el presidente Donald Trump podría ganar el estado aunque el margen todavía es estrecho: 51% a 48%. Similar al mapa de 2016, Trump está ganando en casi todos los condados excepto Gadsen, Leon, Alachua, Hillsborough, Orange County, Osceola, Palm Beach, Miami Dade –el condado más poblado de Florida y donde Joe Biden está teniendo una peor actuación que la de Hillary Clinton– y Broward. Biden logró mejorar la performance de Clinton en Pinellas, Jacksonville y Seminole, pero no le alcanzaría para ganar.

Aunque es Florida es clave para la reelección de Trump, sobre la noche del martes, el equipo de campaña de Biden  estaba confiado en que una victoria en Pensilvania, Michigan y Wisconsin (parte de la ‘pared azul’ que Trump quebró en 2016) podrían ayudar a revertir la situación de Florida.

En 2016, Trump le arrebató el estado a Clinton por un margen de 1,2 puntos (4,6 millones de votos versus 4,5), a pesar que de que los demócratas habían ganado en 2008 y 2012. Sin embargo, las últimas encuestas señalan que Biden supera a Trump por un pequeño margen de 0,9 puntos y hay una posibilidad de que el estado vuelva a cambiar de color.

Por primera vez en estas elecciones, los votantes elegibles latinos superarán a los afroamericanos y Florida es uno de los principales bastiones. Durante la campaña, el presidente tuvo varios gestos hacia la comunidad latina, pero su política migratoria también generó rechazo en un sector de la comunidad. Por otra parte, es posible que la estrategia de pegar a Biden con el socialismo y el ala más radical de su partido, podría haber tenido efecto en una parte del electorado latino, especialmente entre los cubanos anti-castristas y los venezolanos.

Casi 9 millones de personas votaron por adelantado en Florida (alrededor del 70% del padrón), aunque el número de gente que se presentó hoy en los centros de votación fue mayor al que se esperaba inicialmente. Florida tiene una tradición de voto por correo y todo indica que será un conteo rápido

Georgia

Georgia es significativo no tanto por sus votos electorales (16), sino porque a pesar de su tendencia republicana –en los últimos casi 50 años, sólo votó 3 veces por un candidato demócrata (Jimmy Carter en 1976,1980 y Bill Clinton en 1992)–, en estas elecciones es uno de los estados en disputa.

En 2016, Trump ganó Georgia por 5,1 puntos pero ahora las encuestas muestran que perdió bastante terreno, incluso varios sondeos proyectan una eventual victoria de Biden. En todo caso, si Trump se termina quedando con el estado será por un margen más pequeño que en 2016.

Al igual que Florida, Georgia también pudo procesar los votos anticipados antes de las elecciones pero sólo podrá empezar a contarlos una vez que cierren las urnas (a las 21 horas de la Argentina). Se espera, no obstante, que el conteo sea rápido, aunque las autoridades ya adelantaron que los resultados finales serán anunciados oficialmente sobre el mediodía del miércoles.

Carolina del Norte

Carolina del Norte (15 votos electorales) tiene una fuerte tradición republicana –el último demócrata que ganó en ese estado fue Barack Obama en 2008– y es clave en el armado de Trump para ganar las elecciones. Sin embargo, este es otro de los estados donde Trump arrasó en 2016 (3,7 puntos por arriba de Clinton) y ahora está disputando con Biden, con una ventaja de apenas 0,2 puntos.

Con el 93% de los votos escrutados, el presidente Donald Trump podría ganar el estado aunque con un margen mucho más estrecho que en 2016: 49,9% a 48,8% de Biden

Carolina del Norte también es importante porque es uno de los estados que además de presidente y vicepresidente, elige senadores. Cada dos años el Congreso estadounidense renueva a los 435 legisladores de la Cámara de Representantes y un tercio del  Senado, actualmente bajo control republicano.  

Todo apunta a que los demócratas no tendrían problemas para retener la Cámara de Representantes. Pero si, además, logran ganar el Senado (donde el bloque republicano renueva 23 bancas y los demócratas 12), los azules tendrían el control de ambas cámaras. Por ahora, las encuestas marcan una ventaja del candidato demócrata, Cal Cunnigham, sobre el republicano, Thom Tillis.

Ohio

Con 80% de los votos escrutados Trump (51,8%) lleva una ventaja de cinco puntos sobre Biden (46,8%). Si bien en Ohio hay que que esperar hasta el día de las elecciones para contar los votos por correo, es uno de los estados que comenzó a procesar las boletas con mayor anticipación (desde el 6 de octubre). Por otra parte, el estado seguirá recibiendo votos por correo hasta el 13 de noviembre, siempre que estén fechados al 3 de noviembre como límite.

Al igual que en 2016, Trump está ganando en casi todos los condados excepto Lucas, Summit, Cuyahoga, Mahoning, Athens, Franklin y Hamilton. Biden logró dar vuelta los condados de Montgomery y Portage, pero no le alcanza para quedarse con el estado a esta altura.

Trump ganó Ohio por una cómoda diferencia de 8 puntos sobre Hillary Clinton en 2016. Si bien el estado (que reparte 18 votos electorales) suele tener una tendencia republicana, parece que este 2020 Trump está cediendo terreno, aunque eso no significa que vaya a perder su ventaja. 

Pensilvania 

Pensilvania es clave para ambos candidatos, síntoma de eso es que los dos estuvieron haciendo campaña en ese estado 24 horas antes de las elecciones, y hoy Biden regresó para hacer un pequeño recorrido por Scranton, su ciudad natal, y visitar el cementerio donde está su hijo, Beau Biden.

Pensilvania reparte 20 votos electorales y fue fundamental en la victoria de Trump en 2016 cuando logró quebrar la histórica 'pared azul' y quedarse con Wisconsin, Michigan y Pensilvania, todos estados tradicionalmente demócratas.

Durante la campaña, Trump buscó reconquistar el voto republicano criticando la agenda ambiental de Biden, especialmente su postura respecto al fracking, en un estado que depende del sector energético y es el segundo mayor productor de gas natural del país. Del otro lado, es un estado que tiende hacia los demócratas y Biden tiene buena relación con los sindicatos.

Por ahora, Biden parecería quedarse con el estado –las encuestas lo ubican 1,2 puntos arriba de Trump–, aunque las urnas cerrarán a las 22 (hora de la Argentina) y se espera que los resultados se procesen más lentamente que en otros estados péndulo como Florida o Georgia. Pensilvania seguirá contando los votos por correo hasta el 6 de noviembre, y se perfila como el escenario de una eventual batalla legal entre Trump y Biden.

En septiembre la Corte Suprema de Pensilvania falló que el estado podía seguir recibiendo votos hasta tres días después de los comicios, siempre que fueran posdatados el 3 de noviembre. Los republicanos apelaron y le pidieron a la Corte Suprema de los EE.UU. que reviera el fallo de forma expeditiva, algo que fue rechazado, por lo tanto quedó firme la decisión de la Corte de Pensilvania.

Sin embargo, el ala conservadora de la Corte Suprema dejó entrever que había una "alta posibilidad" de que el fallo de la Corte Suprema de Pensilvania violara la constitución estadounidense y que la cuestión de fondo debería ser revisada, abriendo una oportunidad para que el fallo pueda ser tratado eventualmente.

Ayer, Trump dijo que el hecho de seguir contando votos después de los comicios podría derivar en frade e instó a la Corte Suprema a que prohíba esa opción. "Pasarán cosas malas y las cosas malas llevan a otro tipo de cosas , dijo Trump.

Arizona

Los resultados en Arizona (11 votos electorales) dependen en gran medida del condado de Maricopa, la cuarta ciudad poblada de la nación (4,5 millones de residentes). El condado votó por Donald Trump en 2016 –que le ganó a Clinton por un margen de 3,4 puntos–, pero la agenda inmigratoria del presidente probablemente tenga un efecto negativo en la comunidad latina, que representa alrededor del 30% de la población del condado. Por ahora, todo indica que Biden podría quedarse con Maricopa, y con el estado.  

Arizona será uno de los últimos estados en reportar resultados (a las 23, hora de la Argentina) y se espera que comience por difundir los datos del voto por adelantado donde Biden llevaría la ventaja. Por ahora, el demócrata tiene un pequeño margen de menos de un punto sobre Trump, pero podría terminar siendo uno de los estados que los demócratas logren convertir en estas elecciones.

Michigan

El lunes Trump predijo “una marea roja en Michigan, otro de los bastiones demócratas que Clinton perdió en 2016 por un estrecho margen de 0,2 puntos. Sin embargo, es uno de los estados que podrían darse vuelta en estas elecciones presidenciales.

Los primeros resultados se esperan para las 22 (hora de la Argentina) pero, por ahora, Biden estaría liderando con casi 5 puntos.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios