Economía del conocimiento

Por qué puede morir el puesto mejor pago de Argentina: el cambio que puede dejar a miles sin empleo

Se vienen los programas capaces de crear software. Una solución para la escasez de talento, pero que obligará a cambios en la formación de los futuros especialistas del área

Que el avance de la robotización y la automatización impactan notablemente en el mundo del trabajador es un tema que se discute hace años. Se sabe que este fenómeno crea nuevas profesiones, pero también es cierto que elimina muchos puestos de trabajo.

Por lo pronto, ya existe Codex, una nueva tecnología creada por OpenAI, que sirve para escribir código en 12 lenguajes diferentes y, entre otros detalles, es capaz de traducir de uno a otro. De esta manera, estamos ante una aproximación al concepto de software 3.0, que se refiere al uso de programas capaces de crear software, y que se espera que madure hacia el 2030.

Alertan por una nueva burbuja de criptomonedas: se iría "todo a cero" como en 2018

Si bien en 2021 comenzó a funcionar la plataforma Copilot, hosteada en GitHub, que tiene el objetivo de automatizar e integrar la programación con la IA, causando preocupación entre los programadores menos preparados, ya son varias las soluciones similares que existen en el mercado. De todos modos, los entrevistados indican que no hay por qué temer: "Programar no es sólo crear código. Se trata de una actividad que se inicia desde los requisitos de usuario, que entrega el analista de sistemas y que puede terminar con sucesivas actualizaciones del código. Las empresas no podrán reemplazar a sus programadores, al menos por los próximos años", explica Sergio Aguilera, director de la Licenciatura en Sistemas de Información y de la carrera de Ingeniería en Informática de la Universidad de Belgrano.

En tal sentido, Gabriela Chapperón, secretaria Académica de la Escuela Superior de Ingeniería, Informática y Ciencias Agroalimentarias de la Universidad de Morón, señala que utilizar un software de IA que tenga la capacidad de escribir código seguramente cambiará la forma de trabajo actual de los programadores, pero esto no necesariamente implica que sean reemplazados: "El trabajo del programador evolucionará junto con la innovación de la tecnología. El software de IA puede tener la capacidad de escribir código, pero alguien debe recopilar los ejemplos de lo que quiere que realice, identificar adecuadamente cada uno de ellos, y entrenar un modelo para que funcione luego para automatizar ese desarrollo de software", señala.

La programación podría automatizarse.

ESCASEZ DE TALENTO

El déficit de talento acecha a las organizaciones de todo el mundo. Cada año, en América latina quedan más de 450.000 puestos vacantes en la industria del software, y para 2025, se necesitarán más de 1,2 millones de programadores. Según datos de la Cessi, en el país hay 15.000 puestos de trabajo sin cubrir entre empresas de la industria del software y compañías de otros rubros que buscan talento con perfil tecnológico.

Sin embargo, los entrevistados no creen que el software 3.0 pueda resolver este problema: "Si bien es cierto que en el futuro hay ciertas tareas que podrán resolverse con software basado en IA , también es cierto que aumentará el nivel de complejidad de los desafíos que tiene la humanidad por resolver, y que eso requerirá de trabajo humano", reflexiona Ignacio Barrea, Chief Operating Officer (COO) en Digital House, una organización educativa que imparte cursos cortos en distintas habilidades digitales, como programación Web Full Stack y la carrera Certifed Tech Developer, cocreada con Mercado Libre y Globant.

Aguilera coincide: "Se necesitarán programadores más formados y con mayor flexibilidad de aprendizaje. Aunque nadie puede saber el límite de la IA y la tecnología permita resolver y automatizar problemas más complejos, también se irán formando humanos que accedan a niveles mayores de abstracción. La IA no quitará trabajo a los programadores en los próximos cinco años, pero exigirá profesionales con mayor visión de sistemas, no sólo haciendo ABMs o CRUD", explica.

"También se elevará la vara de requisitos para ingresar como programador junior. Se espera que sumen capacidades blandas, como mayor habilidad para trabajar en equipo y resiliencia pero, sobre todo, deberán poner énfasis en desarrollar código más legible, con mayor funcionalidad y elegancia", agrega.

El software del futuro resolverá problemas más complejos, con menores costos de tiempo e infraestructura. "Se producirá un ensanchamiento de la base de la pirámide respecto del nivel de pagos. Y habrá menos programadores estrellas y muchos más de bajos sueldos. Pero igual seguirán estando sobre la media", vaticina el director de la Universidad de Belgrano.

De todos modos, Barrea considera que el software 3.0 ayudará a los ejecutivos a automatizar tareas repetitivas y aprovechar conocimientos para resolver algunos aspectos aunque no sepan escribir código. "Un caso es el de desarrollar Mínimos Productos Viables (MVP) de forma rápida y económica para evaluar en qué destinar una posterior inversión de tiempo y horas de trabajo".

Chapperón analiza: "Podría hacerse una analogía con lo que sucedió hace unos 30 años atrás cuando se comenzó a informatizar masivamente nuestra cotidianeidad y en las empresas muchos empleados tenían miedo de perder sus empleos en manos de las computadoras. Algunos empleos dejaron de existir, otros se reinventaron y surgieron nuevos puestos de trabajo. No creo que se reemplace al programador literalmente hablando, pero sí llevará a un cambio en su formación y funciones".

Dado que luego del software 3.0 seguramente llegue el 4.0, La académica concluye: "El futuro del programador pasa por mantenerse atento a la innovación tecnológica y su impacto en el desarrollo. Hoy puede ser este concepto de software de IA capaz de escribir código, mañana puede ser otra cosa".

Tags relacionados
Más noticias de Infotechnology

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios