Emprendedores

Fue uno de los "cerebros" detrás de la SUBE y ahora quiere ayudar a las fintech argentinas a ser mejores

Fundada al inicio de la pandemia, OpenPass ayuda a otras empresas a crear sus ecosistemas fintech. Facturan US$ 5 millones y están buscando su serie A.

Conocer de primera mano una industria, encontrar un problema y trabajar en una solución suele ser la fórmula que da inicio a algunos de los mejores emprendimientos. Algo así pasó con Open Pass y su CEO, Sebastián Tamanaha, que antes de comenzar con este nuevo proyecto a principios de 2020 había pasado por distintas compañías donde trabajó en el desarrollo de medios de pago electrónicos no bancarios y redes de cash in. Es, ni más ni menos, uno de los desarrolladores de los proyectos de Tarjeta SUBE y Monedero, empresa del grupo Roggio de la que fue gerente general.

Luego de 16 años en la industria, este licenciado en Marketing de la UADE advirtió el concepto de "embedded finance", y que muchas empresas que tenían proyectos fintech necesitaban infraestructura tecnológica robusta, que les permitiera desarrollar sus billeteras de pago. Pero tenían un inconveniente: muchos proyectos tenían resuelto el front, pero necesitaban un back end integrado a los diferentes actores de los sistemas de pago, que les permitiera ganar tiempo y escala.

Esa infraestructura no estaba disponible en el mercado y a partir de allí nació OpenPass, apenas unos meses antes de que iniciara la pandemia. Así que al desafío de montar una empresa de cero a Tamanaha se le sumó el reto de hacerlo en medio de una situación de crisis sanitaria.

La startup se dedica, concretamente, a desarrollar tecnología para que cualquier fintech pueda escalar rápidamente su negocio o que cualquier compañía pueda transformarse en una fintech.

Open Pass está conformada por un grupo de socios fundadores con experiencia en el desarrollo de negocios con raíz tecnológica: además de Tamanaha está Jorge Ruival (exdirector de Desarrollo de Negocios de Grupo Roggio) y José Recio (exCOO de Monedero SA). Luego se sumó un grupo de inversores privados, con experiencia en consumo masivo, con Fabio Calcaterra como principal referente. En su primera ronda semilla levantaron US$ 4 millones y ahora están buscando una serie A.

La startup se dedica, concretamente, a desarrollar tecnología para que cualquier fintech pueda escalar rápidamente su negocio o que cualquier compañía pueda transformarse en una fintech. Para eso cuentan con una solución completa que incluye app, solución de tarjeta, infraestructura de pagos y core fintech, la cual cubre las necesidades tanto para la emisión como para la adquirencia. Además, tienen una amplia variedad de APIs para poder integrar a la solución de los clientes.

En cifras
  • Fundación: febrero 2020.
  • Facturación anual: US$ 5 millones.
  • Inversión inicial: US$ 4 millones.
  • Cantidad de empleados: 45

Son una compañía B2B, es decir, sus clientes son otras empresas que por lo general cuentan con grandes ecosistemas que necesitan desarrollar sus propios servicios financieros. También tienen como clientes a otras empresas fintech que usan algunas de sus APIs para expandir sus negocios.

"Nos eligen por la calidad de nuestra solución, la flexibilidad que otorga nuestro modelo comercial y por el soporte que le brinda nuestro equipo. Un ejemplo es Personal Pay que acaba de alcanzar el hito de los 100.000 usuarios (wallets) antes de su lanzamiento comercial", menciona Tamanaha sobre sus clientes que pueden ser desde prepagas hasta clubes de fútbol.

Su principal desafío hoy es expandirse regionalmente, por lo que están trabajando en un ambicioso plan de inversiones. El objetivo es llegar a mercados como Brasil, México, Colombia, Perú y Paraguay. Pero en el camino tienen que incorporar al talento adecuado, uno de los grandes retos que tiene la industria: "El principal desafío que tenemos está vinculado con la búsqueda y retención de talento, un elemento que es clave en una organización como la nuestra", agrega el emprendedor, que espera que continúe aumentando, ya que viene duplicando las ventas año contra año. 

La versión original de esta nota se publicó en el número 341 de revista Apertura.

Tags relacionados
Más noticias de Infotechnology

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios