"TIEMBLEN, HIPÓCRITAS"

Vuelven Agulla y Bacetti: lanzan un NFT políticamente incorrecto que sale a la venta desde los u$s 300

La dupla creativa se asociaron con el empresario Patricio Fucks y lanzaron el Club de la Llama Políticamente Incorrecta "que cancela la cultura de la cancelación pero sin odio". Buscará ser el puente entre las marcas y el metaverso.

Volvieron iguales pero distintos. Ramiro Agulla y Carlos Bacetti, la dupla más disruptiva de publicidad argentina regresó y nuevamente apuestan a romper paradigmas, esta vez, en otro mundo, en el metaverso. Y ya aseguran ser polémicos. "Tiemblen hipócritas", dice la web de lanzamiento de su nuevo proyecto.

Si bien apuesta a su mística y a la fórmula que los dio resultado en los '90, la propuesta es totalmente novedosa y no apela a la nostalgia por las recordadas publicidades que la agencia creó para grandes marcas como 'La llama que llama´, spot que idearon para Telecom, el 'Diablo' de Renault o el slogan 'Soy aburrido' que Agulla ideó para Fernando De la Rúa.

En una charla virtual con El Cronista antes de la presentación oficial, los dos creativos y el empresario Patricio Fucks, fundador de Fën Hoteles, cadena que vendió al grupo internacional Wyndham, y responsable de esta nueva unión, contaron los detalles del primer proyecto de The Black Minds, la empresa de las cual los tres son socios: un NFT del cual se sacarán 10.100 unidades, que empezará a tradear en Open Sea desde los u$s 300. 

Pero no será cualquier NFT, sino que contará con el storytelling y y la eficaz manera de construir comunidad de Agulla y Bacetti. Y el que compre esta NFT será parte de un comunidad única, irreverente y con grandes beneficios, explican.

'La llama politically incorrect Club', tiran el nombre del proyecto ambos, uno en inglés y otro en castellano, aunque el primero es el oficial. El NFT tiene como protagonista a uno de los personajes más famosos de la dupla, aunque aseguran que no tiene relación con la protagonista del comercial de Telecom. "La llama para nosotros es un fetiche y, en este caso, será una voz que interpela, que cancela la cultura de la cancelación", explica Bacetti.

La llama políticamente incorrecta de Agulla y Bacetti

Y ambos detallan que si te cancelan no te dan la chance de contar tus ideas. 

"Si pienso distintos tengo que poder hablarlo. El político correctismo llegó a un extremo asfixiante, te juzga, te dinamita, no quiere dialogar", suma Agulla.

Justamente, quieren que la llama juegue con eso. Con humor, inteligencia y agilidad intelectual trate temas tabú pero sin transmitir odio. Entre esos temas se encuentran el machismo, la homofobia, la cultura, el feminismo exacerbado y también la política local y mundial.

la propuesta y el negocio que atrajo a la dupla

"Pedimos disculpas a los que creían que íbamos a volver con una agencia. No somos fotocopiadoras. Las agencias están perdidas, no tiene presupuesto...", dispara Agulla con el humor que lo caracteriza. Acostumbrado a dar títulos sigue: "Somos muy bueno leyendo épocas. En los '90 las agencias fueron las rockstar porque lo que importaba era la opulencia y la imagen. Pero los rockstars del futuro son los NFT y el metaverso".

A esa conclusión llegaron tanto Agulla como Bacetti luego que Fucks lo invitara a comer y les contara su idea. Durante la pandemia, el empresario, que comenzó su carrera en el ambiente publicitario y siempre quiso trabajar con la dupla, comenzó a interiorizarse con el mundo de las cripto y los NFT. "Conocí los Bored, los monos, y dije que lindo que son pero empecé a ver qué había detrás de las colecciones de NFTs", cuenta Fucks.

Así, descubrió que el negocio de las NFT tenía varias patas: el arte, que sean lindos; que tuvieran un anclaje en una comunidad con la cual se pueda generar relaciones, negocios; el derecho de propiedad intelectual que permite tener una marca y hacer con ella lo que uno quiera y el play to earn, ganar plata a través del juego.

"Al conocer esto se te abre todo un mundo nuevo. Sony, por ejemplo, te paga para que tu NFT actúe y ya hay representantes de NFTs", cuenta Fucks. Y agrega: "Para ser exitoso necesitás un equipo creativo capaz de generar todo esto. Solo con el arte o alcanza. Y quien mejor que Agulla y Bacetti que saben interpretar mejor que nadie lo que está pasando en la época".

Agulla y Bacetti se conocieron en Young & Rubicam

Para los publicitarios, los NFTs son la publicidad del futuro. Y para ello trabajan con artistas, ilustradores pero también especialistas en Twitter y en Discord. El equipo ya cuenta con 15 personas. "Queremos ser la gran empresa creadora de NTFs de América latina", asegura Bacetti, quien dice que "todo esto suena tan Harry Potter pero no lo es".

El proyecto ya tiene en carpeta tener su propia moneda: la llama esterlina que servirá para obtener más beneficios para los integrantes de la comunidad: fiestas, viajes, entre otros.

La relación con las marcas

Según Fucks, las marcas no saben qué hacer en el metaverso. "Nosotros vamos a ser este puente", asegura. Y una manera es a través de este proyecto de las llamas.

"El mundo virtual puede ser mucho mejor que el real. Un mundo nuevo capaz de generar ideas, cosa que acá no se escucha, hoy no se generan ideas de ningún tipo", señala Agulla, que cree que la Argentina hoy con su correctismo político es muy aburrida. "Cuatro de cada 10 argentino se muere de embole", tira el creativo exclusivo para un medio económico que necesita número -asegura chistoso con conocimiento de su audiencia-.

A si las marcas tendrán miedo de este tipo de comunicación, responde: "Entonces se van a quedar del otro lado del riesgo".

Una dupla de éxitos



Agulla y Bacetti se conocieron en Young & Rubicam en 1988 y desde ese momento supieron que se complementaban. De hecho dejaron la reconocida firma cuando, los separaron para darles a cada uno la responsabilidad de la mitad de la agencia. 

Tras un breve paso por Verdino, crearon en 1992 A&B, la primera agencia argentina en ser elegida como la Mejor del Año a nivel mundial.

Pero no solo era creativos y disruptivos en sus mensajes sino también en la forma de trabajar. Tenían una serie de premisas que la hacían una agencia única. Entre ellas: 

  • No depender de pocos clientes para no limitar la creatividad
  • Un comercial no sólo debe ser inteligente, sino también reflejarse en las ventas
  • Decirle NO a un cliente (y lo hicieron)
  • Trabajar con creativos que vengan de otros rubros


Además, fueron la primera agencia que les dijo a sus clientes que sino quedaban conformes con el resultado les devolvían la plata. "Nos jugábamos así por nuestras ideas, que era arriesgadas", recuerdan hoy.

Tags relacionados
Más noticias de Infotechnology

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios