Una hija no reconocida, George Orwell y traiciones: la historia de Apple

La compañía tuvo su primer gran éxito comercial en 1977, pero no fue hasta principios de este siglo que se convirtió en sinónimo de innovación y diseño

Un garaje, tres conocidos y muchos fierros. La historia clásica de los orígenes de infinidad de compañías tecnológicas es también la historia de Apple, que pasó de la cochera de la familia Jobs en Los Altos, California, a ser la compañía más valiosa del mundo en menos de 50 años.

Steve Jobs, Steve Wozniak y Ronald Waybe -que dos semanas después vendería su parte por u$s 800- fundaron Apple Computers en 1976, el mismo año que lanzaron su primer producto al mercado: la Apple 1. El dispositivo había sido desarrollado por Wozniak y estaba compuesto por un motherboard con CPU, RAM y algunos chips muy básicos. Con un precio de u$s 666,66 (casi u$s 3000 de la actualidad), el equipo era muy atractivo. Para obtener el dinero necesario, Jobs tuvo que vender su camioneta y Wozniak una calculadora programable.

Al poco tiempo, Jobs conoció a Mike Markkula, que se convirtió en el primer inversor de la compañía y consiguió que la Apple 1 se convirtiera en un éxito comercial. Apenas un año después, llegó el turno de la Apple 2, la primera computadora con monitor color y junto con ella la manzana multicolor que acompañó como logo a la compañía durante más de una década.

A partir de allí, la compañía tuvo un crecimiento que parecía imparable. Apple 2 fue un éxito comercial sin precedentes que le permitió a Steve Jobs empezar a pensar en proyectos audaces y de avanzada. El primero de ellos, LISA -que llevaba el nombre de la hija no reconocida del empresario, Lisa Brennan-Jobs- fue lanzado en 1983 e incluía por primera vez una interfase gráfica.

Pero la verdadera revolución llegó un año más tarde. Durante el entretiempo del Super Bowll XVIII, el 2 de enero de 1984, se emitió el aviso publicitario que marcaba el lanzamiento de la Macintosh. Dirigido por Ridley Scott e inspirado en la novela 1984 de George Orwell, Apple apuntaba todos los cañones contra IBM, el gigante que dominaba el mercado en ese momento.

La Macintosh incorporaba interfase gráfica como su predecesora LISA e incluía un mouse. Era la primera computadora que se podía usar sin saber programar y llegaba para cambiar la relación del mundo entero con la informática.

El éxito, sin embargo, le resultó esquivo a la Mac en su primer año de vida y eso acentuó las fricciones entre Jobs y el recientemente incorporado CEO John Sculley, que quería a toda costa evitar fracasos financieros. Así, sin apoyo dentro de la compañía que había fundado, Jobs terminó retirándose de Apple en 1985. Ese mismo año, Wozniak también abandonaba la empresa.

La era negra

Sin sus fundadores, Apple empezó un período sin éxitos ni nuevos productos revolucionarios. Fueron 12 años en los que la empresa perdía mercado y de serias crisis financieras.

La salida de esta etapa negra fue acudir, una vez más, a Jobs, que se reincorporó a la compañía en 1997. Dos años después se lanzó la iMac, el primer gran éxito comercial de Apple desde los años 80.

A partir de allí, comenzó un período de innovación sin precedentes. Productos como el iPod, el iPhone, el iPad y Apple Watch revolucionaron el mercado con sus lanzamientos y se convirtieron en los estándares de la industria.

Un nuevo período de oro que ni siquiera la muerte de Jobs, en el 5 de octubre de 2011 logró detener. Con paso firme, Apple fue creciendo hasta convertirse, en la actualidad, en la compañía más valiosa del mundo.

Tags relacionados

Más noticias de Infotechnology

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios