Investigaciones

Sorprendente descubrimiento: el impresionante huevo de oro que desconcertó a los científicos

El particular objeto natural apareció en las costas de Alaska a más de 3 kilómetros de profundidad.

En esta noticia

Científicos descubrieron un "huevo dorado" en el fondo del mar. El hallazgo se dio en las costas de Alaska a más de 3 kilómetros de profundidad luego de dar con una mancha extraña.

La misión de rastrillaje estuvo a cargo de Seascape Alaska 5, una dependencia de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés). Los especialistas que encabezaron la operación detallaron que el objeto tiene una textura parecida a la seda.

Sorprendente descubrimiento en el fondo del mar: cuál es el origen del huevo de oro que encontraron en Alaska

Los científicos que hicieron el hallazgo mostraron en vivo la expedición donde se utilizó un brazo robótico controlado a distancia para obtener un objeto similar a un huevo de oro.

Pese a que el elemento encontrado se parece a una piedra marina, los expertos todavía estudian sus características, su origen y en particular, sus rasgos superficiales como la suavidad. La principal teoría es que se trata de los restos de una esponja de mar.

Pese a que algunas personas plantearon que el elemento podría tener un origen animal, esta hipótesis fue desechada por los especialistas a cargo: "¿Qué clase de animal haría una cáscara de huevo como esa?".

Una misión científica encontró un huevo de oro con una textura parecida a la seda.

"Sólo espero que cuando lo toquemos, algo no intente salir", bromeó otro de los científicos en la transmisión y agregó que la escena se parece a "una película de terror". El descubrimiento fue transmitido en vivo por Youtube.

¿Dónde encontraron el extraño huevo de oro submarino?

El hallazgo se dio a 400 kilómetros de las costas de Alaska en el Océano Pacífico, pero lo más extraño es que la zona de exploración era muy cercana a un volcán submarino. La misión estaba buceando en terrenos que nunca habían sido barridos.

"Cuando con todos nuestros conocimientos juntos no podemos identificar de qué se trata, es que encontramos algo raro", explicó uno de los especialistas de NOAA en diálogo con el Miami Herald.

Otra de las situaciones que resultó atípica para los científicos es que, al analizar un pedazo del huevo dorado, su textura no era dura ni viscosa como se podía esperar, sino suave como la seda. 

Temas relacionados
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.