Salud

Ni carne ni pescado: el alimento con más vitamina C y omega 3 que ayuda a bajar el colesterol y sube las defensas

Aumenta la sensación de saciedad y contribuye al metabolismo y la reducción de grasa corporal.

En esta noticia

La espirulina, una microalga común en aguas alcalinas de zonas tropicales o subtropicales con alto contenido en sales, tiñe los suplementos de un característico tono verde azulado oscuro. 

Su reputación se basa en su riqueza en vitaminas, minerales, antioxidantes y proteínas, lo que la lleva a ser considerada como un superalimento gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

Se demostró que favorece la pérdida de peso, protege el corazón y el cerebro, regula los niveles de azúcar en la sangre y promueve el aumento de masa muscular, lo que la convierte en un popular suplemento nutricional.

La espirulina se presenta en forma de polvo y cápsulas, y puede ser consumida mezclada con agua, jugos o batidos. Se encuentra disponible en tiendas de productos naturales, farmacias, tiendas en línea e incluso en algunos supermercados.

Descubrí los 15 poderosos beneficios de la espirulina: 

La nutricionista brasileña Karla Leal detallado los principales beneficios de la espirulina, con especial énfasis en sus propiedades para mejorar la salud y el bienestar.

  1. Energía y bienestar: La espirulina, rica en proteínas, proporciona energía al cuerpo y fortalece las bacterias beneficiosas en el intestino, gracias a su efecto prebiótico, lo que contribuye a una mayor producción de vitamina B6, esencial para aumentar la energía y la disposición.
  2. Combate la anemia: Su contenido de hierro favorece la producción de hemoglobina, esencial para prevenir y tratar la anemia.
  3. Pérdida de peso: La espirulina, con proteínas y fibra, aumenta la sensación de saciedad y contribuye al metabolismo y la reducción de grasa corporal.
  4. Salud cardíaca: Sus antioxidantes reducen los niveles de colesterol y previenen enfermedades cardiovasculares como infartos y aterosclerosis.
  5. Control de la presión arterial: Promueve la producción de óxido nítrico, ayudando a reducir la presión arterial.
  6. Regula el azúcar en sangre: Sus antioxidantes y grasas poliinsaturadas controlan los niveles de glucosa, beneficiando a personas con diabetes.
  7. Aumenta la masa muscular: Fuente de aminoácidos y antioxidantes, es esencial para el desarrollo y recuperación muscular.
  8. Alivia la rinitis alérgica: Sus propiedades antiinflamatorias e inmunoestimulantes son beneficiosas para tratar síntomas alérgicos.
  9. Retarda el envejecimiento: Rica en antioxidantes, previene el daño celular y el envejecimiento prematuro de la piel.
  10. Reduce la inflamación: Su contenido de omega-3 actúa como antiinflamatorio, útil en el tratamiento de enfermedades como la artritis.
  11. Desintoxica el cuerpo: Protege el hígado de toxinas y reduce la grasa acumulada en él.
  12. Prevención del cáncer: Sus micronutrientes y antioxidantes ayudan a prevenir el desarrollo de células cancerosas.
  13. Salud cerebral: Sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes pueden prevenir enfermedades neurodegenerativas como Alzheimer y Parkinson.
  14. Refuerza el sistema inmune: Activando las células inmunitarias, contribuye a una mejor respuesta ante enfermedades.
  15. Mejora la salud visual: Su contenido de zeaxantinas previene el daño en la retina, beneficiando la salud ocular, especialmente en personas mayores.

Guía práctica: ¿Cómo tomar espirulina para diferentes objetivos de salud?

La nutricionista presenta la manera adecuada de consumir la espirulina, detallando la dosis recomendable según diferentes objetivos:

  • Como suplemento en general: Se recomienda una dosis diaria de 1 gramo.
  • Para bajar de peso: La dosis oscila entre 2 y 3 gramos por día.
  • Para controlar el colesterol: Se puede tomar entre 1 y 8 gramos al día.
  • Para mejorar el rendimiento muscular: La dosis sugerida va de 2 a 7,5 gramos diarios.
  • Para controlar la glucemia: Se recomienda una ingesta diaria de 2 gramos.
  • Para controlar la presión arterial: La dosis varía entre 3,5 y 4,5 gramos por día.
  • Para el tratamiento de la grasa en el hígado: Se aconseja tomar 4,5 gramos diarios.

Es importante seguir las indicaciones del médico o nutricionista al tomar espirulina, pudiendo ingerirse en una sola dosis o dividida en 2 o 3 dosis a lo largo del día. Se recomienda tomarla preferiblemente 20 minutos antes de las comidas principales (desayuno, almuerzo y cena).

Además, se destaca que la ingesta segura de espirulina es de hasta 3 meses consecutivos. Si se desea continuar con el suplemento después de este período, se debe suspender su consumo durante 1 mes antes de reanudarlo.

Proceso de preparación:

 Seguí estos pasos para preparar la espirulina de forma deliciosa y saludable:

Ingredientes:

  • 1 cucharada de polvo de espirulina (unos 7 gramos)
  • 1 vaso de agua (o cualquier líquido que prefieras, como leche, jugo, o batido)
  • Opcional: endulzante natural (miel, sirope de agave, stevia) al gusto
  • Opcional: jugo de limón o lima para darle más sabor

Instrucciones:

  • Elegí tu líquido favorito: Podés usar agua, leche (de vaca, almendras, coco, lo que prefieras), jugo de frutas o batidos como base para tu preparación. Elegí el líquido que más te guste y se ajuste a lo que necesitás nutricionalmente.
  • Mezclá la espirulina: Poné una cucharada de polvo de espirulina en un vaso o recipiente y mezclalo con el líquido elegido. Usá una cuchara o un batidor para combinar bien la espirulina con el líquido hasta que no queden grumos y la mezcla esté bien homogénea.
  • Agregá un toque dulce (opcional): Si te gusta un toque dulce, podés agregar un endulzante natural como miel, sirope de agave o stevia, a gusto. Mezclá bien hasta que se disuelva por completo.
  • Dale más sabor (opcional): Si querés realzar el sabor de tu preparación, exprimí un poco de jugo de limón o lima fresco sobre la mezcla. Esto no solo le dará más sabor, sino que también le dará un toque refrescante.

Posibles efectos adversos

La nutricionista advierte sobre las precauciones y contraindicaciones del consumo de espirulina, destacando posibles efectos secundarios que pueden surgir. Entre ellos se incluyen náuseas, vómitos y/o diarrea, por lo que es importante no exceder la dosis máxima recomendada de este suplemento.

Además, en raras ocasiones, puede provocar reacciones alérgicas. Se debe prestar atención a síntomas como enrojecimiento y comezón en la piel, dolor abdominal, o síntomas más graves como dificultad para respirar o tragar, o hinchazón de la lengua. Ante estos síntomas, se recomienda buscar atención médica inmediata.

Temas relacionados
Más noticias de Salud
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.