En Marruecos

La ONG ambientalista más grande del mundo protestó contra Javier Milei

Con un billete que retrata al libertario como un "gatito mimoso del poder económico" y negacionista del cambio climático, los activistas protestaron en la cumbre del FMI y el Banco Mundial que tiene lugar en Marrakech.

Con un gran billete de u$s 100 que muestra al candidato presidencial Javier Milei como un "gatito mimoso del poder económico" y negacionista del cambio climático, ambientalistas protestaron afuera de la sede donde se lleva a cabo la reunión anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).

Durante la reunión del Fondo en Marrakech, los ambientalistas presentaron una carta dirigida a su directora gerente, Kristalina Georgieva, expresando que "el FMI no puede ser condescendiente y avalar políticas económicas que impliquen un retroceso en materia ambiental", donde condenaron el negacionismo climático de Milei y la postura pro-extractivista de los principales candidatos.

La carta ha sido firmada por las siguientes entidades:

  • Asociación Argentina de Abogados/as Ambientalistas (AAdeAA).
  • Colectivo de Acción por la Justicia Ecosocial (CAJE).
  • Asamblea No a la Mina Esquel.
  • Guardianes del Y'vera.
  • Fundación Arbolar.
  • Espacio Vivo.
  • Mesa Provincial No a las Represas de Misiones.
  • Conciencia Ecológica.
  • Defensores del Pastizal.
  • Asamblea Ciudadana Ambiental Gualeguaychú.
  • Salvemos los Humedales Villa Constitución.
  • Acción Consciente.
  • Vecinos por Humedales del Río Uruguay.
  • Salus Terrae.
  • Otras treinta ONGs de todo el país.

Milei, candidato de la Libertad Avanza, es representado en este foro financiero por el banquero Juan Ignacio Napoli, que asiste como presidente del Banco de Valores de Argentina y miembro del Consejo de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires; pero además lo hace como candidato a senador por el mismo partido político y que busca apoyo al proyecto de dolarizar la economía.

El equipo de economía de Milei plantea que la dolarización es la puerta de salida a la histórica crisis económica que mantiene en deuda al país desde hace más de 70 años con el FMI, el BM y otras instituciones financieras. Sin embargo, esta decisión sería un duro golpe para el 40,1% de la población que ya vive en situación de pobreza y sus ideas generan preocupación en el Fondo.

"Las ideas de Milei van a contramano de lo que se está discutiendo en el mundo, en momentos en que incluso dentro del FMI, se discute la importancia de una reforma financiera internacional, la desdolarización, los canjes de deuda por acciones ambientales y la importancia de la integración de la economía con los Objetivos del Desarrollo Sustentable, el Acuerdo de París y el Marco Global para la Biodiversidad", dijo Emilio Spataro, coordinador de políticas públicas de Avaaz en América Latina.

"En Argentina se presentan estas ideas como nuevas, pero son ideas que ya han fracasado en el pasado y que sólo dejaron más pobreza, inequidad y malestar social. Es preciso que el pueblo argentino aprenda de su pasado y no vuelva a repetirlo creyendo en promesas impulsadas por apostatas del dólar, que añoran volver a las épocas del consenso de Washington", agregó Enrique Viale, presidente de la AAdeAA y el CAJE.

El dólar con el rostro de Milei, en vez del de George Washington, ha sido el emblema de las caravanas de campaña de "La Libertad Avanza". El elemento central del dólar intervenido por los ambientalistas critica la campaña de dolarización del Milei, mostrándolo como un "gatito mimoso de poder económico" tal como fue apodado en el primer debate presidencial, en vez de la imagen del león, qué él promueve.

Los ambientalistas agregaron en el billete elementos como las palabras "odio" y "oil" (petróleo en inglés), en vez de la palabra dólar, así como los mensajes "venta de órganos" y "privatizador de ríos" en referencias a dos controvertidas ideas del candidato. En un juego de palabras con las frases del billete también se lee "Milei: Reality Denier Of America" (en español: "Milei: el negacionista de la realidad de América") y "The Dollar's Boy" ("el muchacho del dólar", traducido del inglés), jugando con el recuerdo de los Chicago Boys, la escuela de economistas neoliberales que predominaron en la década de los 90.

En el reverso del billete de protesta se puede leer la palabra "ODIO", acusando a Milei de promover el odio y la división en la sociedad. Otros dos mensajes en el anverso del billete son: "Don't fund climate deniers" ("No financien a los negacionistas del clima") y "In Milei we can't trust" ("En Milei no podemos confiar") en lugar del célebre "In God we can trust" (en Dios podemos confiar, como dice en el billete original). En la parte inferior del billete también se puede leer: "No apoyes negacionistas".

En los años 90 la ciencia alertó sobre los efectos del cambio climático y desde entonces, 192 países han ratificado sus esfuerzos para combatir los impactos del clima y por la pérdida de biodiversidad. Ambos temas forman parte de las grandes discusiones políticas en todos los foros internacionales.

Las ideas negacionistas sobre la crisis climática por parte de Milei no comenzaron en los debates presidenciales. En 2021 aseguró que "el calentamiento global es otra de las mentiras del socialismo" y que lo que se busca es infundir miedo. Otra de las frases polémicas y muy repudiadas fue cuando Milei propuso privatizar los ríos para solucionar la contaminación. Recientemente, en el segundo debate presidencial, Milei reafirmó su visión negacionista del cambio climático al asegurar que "todas esas políticas que culpan al ser humano del cambio climático son falsas y lo único que buscan esas políticas es recaudar fondos". Además, Milei ha sido claro en que si gana la presidencia, no se adherirá a la Agenda 2030 ni respetará el acuerdo de París sobre el clima.

"La población argentina está viviendo en carne propia estos impactos ambientales y económicos de las sequías, que están produciendo bajas en las cosechas de soja, maíz y trigo. Tomar decisiones políticas desestimando los esfuerzos internacionales para combatir el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, sólo provocarán más sudor y lágrimas al pueblo argentino, en especial en las poblaciones del interior", agregó Martina Cortez, del movimiento Salus Terrae, de Santiago del Estero.

Argentina es uno de los pocos países que captura más carbono que el que genera, de acuerdo con recientes estudios de la NASA, lo cual demuestra que está contribuyendo a las metas climáticas para la reducción de emisiones de Gases de Efecto Invernadero. De hecho, los suelos argentinos almacenan el 2% de la reserva mundial de carbono. Sin embargo, la nación no está exenta de padecer las consecuencias del cambio climático global, que ya se evidencian en su economía.

"En Argentina se presentan estas ideas como nuevas, pero son ideas que ya han fracasado en el pasado y que sólo dejaron más pobreza, inequidad y malestar social"

En el mes de agosto de este año, la Argentina enfrentó su peor ola de calor, con temperaturas superiores en 5 grados centígrados en comparación con el año anterior y superando a Europa, EE.UU. y China. Esto ha provocado una fuerte sequía que ya causó estragos en la economía, previamente dañada por la pandemia y luego por la guerra de Ucrania, que puso en riesgo el abasto de granos a nivel mundial. En la cosecha 2022/23, la producción de los tres principales cultivos de Argentina -soja, maíz y trigo- será 45% menor que el año anterior (cerca de 65 millones de toneladas). Este es el tercer año de sequía para la soja argentina y la de este año es la peor baja en 23 años. El costo de la sequía en el periodo 2022-2023 ascendió a u$s 14.140 millones.

El titular de la Fundación Banco de Bosques y ex vicepresidente de Parques Nacionales, Emiliano Ezcurra, dijo: "Como octavo país más grande del mundo, la Argentina es un socio estratégico contra el cambio climático y la crisis de la biodiversidad. Es importante que los programas del FMI incluyan la perspectiva de la conservación y ayuden a profundizar el compromiso de las autoridades con un fuerte rol ambiental que no es sólo bueno para el país sino que es gravitante para la humanidad". Y agregó: "Una Argentina que en el marco de sus ajustes productivos salga rápido hacia la transición energética, se libere de la deforestación y ofrezca cada vez más productos alimenticios sanos generados por Ia agricultura regenerativa, hará que la matriz productiva primaria sea más sólida y resiliente, aportando a cumplir las obligaciones financieras. De lo contrario, una Argentina vulnerable al cambio climático y en deterioro de su biodiversidad, siempre estará en dificultades financieras".

En noviembre de 2022, el Banco Mundial ya había recomendado a Argentina "crear un modelo de crecimiento inclusivo, resiliente y de bajas emisiones de carbono, adoptar un modelo de agricultura climáticamente inteligente, adaptar las políticas de apoyo social para incluir la transición hacia los empleos verdes. Y a inicios de octubre, Argentina presentó el plan para implementar el Acuerdo de Escazú reconociendo que el desarrollo del país no puede disociarse del cuidado del ambiente y que este esfuerzo representa "atraer más desarrollo, inclusión, equidad y más derechos".

Temas relacionados
Más noticias de Javier Milei
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.