¿Los conocías?

La forma de respirar que es clave para mejorar la digestión: qué ejercicios podés hacer para aprovechar sus beneficios

Estudios recientes han demostrado una conexión íntima entre cómo respiramos y cómo digerimos los alimentos.

En esta noticia

En nuestra búsqueda constante de bienestar y calidad de vida, la forma de respirar es algo esencial. Sin embargo, pocos conocen la relación de esta acción con el mejoramiento de la digestión y sus increíbles beneficios.

Investigaciones científicas recientes revelaron la conexión íntima entre la respiración y la digestión, y de los ejercicios respiratorios que pueden marcar la diferencia en nuestra salud gastrointestinal. 

La hierba medicinal que estimula la memoria y protege las neuronas: cuál es y cómo aprovechar sus beneficios

Harina de avena: sus beneficios, cómo usarla correctamente y 4 recetas fáciles de preparar

El tipo de respiración que ayudará a mejorar tu digestión

Estudios científicos han demostrado que practicar una respiración profunda y desde el abdomen puede ser beneficioso incluso para quienes padecen de reflujo gastroesofágico crónico

Según el portal de Saber Vivir, esto se debe al eje intestino-pulmones, un vínculo que permite que el estómago se comunique con el sistema respiratorio.

Respirar profundamente desde el abdomen puede aliviar el reflujo gastroesofágico crónico (Fuente: Pexels)

Dedicar unos minutos después de las comidas a respirar correctamente puede marcar la diferencia, especialmente para aquellos con digestiones lentas y problemas de acidez. 

  • Cada inhalación y exhalación debe durar al menos 6 segundos.

  • También es beneficioso realizar retenciones controladas de aire por 10 segundos.

Esta práctica tiene como gran beneficio la facilitación de la asimilación de los alimentos y aumenta la secreción de enzimas digestivas, favoreciendo la descomposición de los alimentos y la absorción de nutrientes.

Además, la respiración abdominal, que implica la expansión del abdomen y el movimiento del diafragma, tiene efectos significativos en la circulación sanguínea y el retorno venoso hacia el corazón. 

Ejercicio de los labios fruncidos

  • Inhalá por la nariz y luego exhalá lentamente a través de los labios fruncidos, como si estuvieras dando un beso. 

  • Este ejercicio ayuda a mantener las vías respiratorias abiertas por más tiempo, facilitando el flujo de aire. 

  • Podés practicarlo durante 10 minutos cada día, concentrándote en respiraciones suaves y controladas.
  • Realizar esta práctica durante 10 minutos por día puede tener múltiples beneficios. (Foto: Pexels)

La infusión que un estudio científico confirmó que estimula la hormona de la felicidad y protege el sistema neurológico: cómo prepararla

La vieja pizzería que vende la mejor torta de ricota de CABA: está abierta hace 80 años y se respeta la receta histórica

Inflado de globos

  • Inflá entre 10 y 15 globos, respirando previamente por la nariz. 

  • Esta aumenta la tolerancia al dióxido de carbono. 

  • Si lo necesitás, tomate descansos después de inflar cada 3 o 4 globos.

Resoplo activo

  • Repetí este ejercicio 8 veces para ayudar a eliminar secreciones de las vías respiratorias bajas. 

  • Inhalá una cantidad normal de aire por la boca o la nariz.

  • Luego exhalá de forma activa y prolongada, como si estuvieras empañando un espejo. 

  • Evitá toser durante el ejercicio para que sea más efectivo.
Temas relacionados
Más noticias de respiracion
Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.