Éxodo: convirtió a su viñedo en leña y vendió su tractor para irse a trabajar a Italia

Alejandro Palazzo, dueño de un viñedo en Mendoza, rebajó a leña parte de este y vendió su tractor para volver a Italia, la tierra de sus abuelos.

Los números "no cierran" para Alejandro Palazzo, el vitivinicultor mendocino que se hizo viral en Facebook por su carta de despedida a la Argentina y a sus tierras: el trabajador de 58 años decidió venderlo todo menos sus tierras, legadas a la familia de su casero, para empezar una nueva vida en la tierra de sus ancestros, Italia.

El oriundo de Santa Rosa de Mendoza, quien no olvida sus raíces europeas, se vio obligado a hacer leña parte de su viñedo para su venta y despedirse de su tractor Fiat 400 de los años ochenta para radicarse con tristeza en la tierra de sus antepasados por la imposibilidad de mantener su trabajo en la Argentina.

"Con mucha tristeza me veo obligado a hacer de mi viña, leña. Ahí van nuestros sueños, esfuerzos y alegrías de cuando podíamos cosechar, sorteando la suerte de la naturaleza, con heladas y granizos y con políticas que acompañaban al pequeño productor y que permitían vivir del suelo con nuestra gente dignamente", reza la carta de despedida de Palazzo en redes.

El productor vitivinícola reveló que llegó a esta situación luego de intentar "remontarla" durante años a raíz de un incendio de una finca vecina ocurrido en el 2016, el cual quemó gran parte de su producción más fina de uvas.

En consecuencia, luego de muchos años de trabajo para intentar retomar una buena producción, el mendocino decidió convertir en leña los restos de sus plantaciones de uva para venderla y juntar dinero con el fin de instalarse en el viejo continente.

Los planes de Palazzo, sin embargo, no son nuevos: el productor ya tenía los pasajes de ida listos para volar a Italia en marzo del 2020, sin embargo, la pandemia echó por tierra sus planes. Ahora, espera volver a la tierra de la que, hace 118 años, escaparon sus abuelos Pietro y Severina por la hambruna europea.

"Soy un ex vitivinicultor descendiente de inmigrantes italianos que llegaron con muchas ganas de trabajar y sueños que cumplir. Así como tantos otros inmigrantes, hicieron de esta provincia desértica un oasis", continúa la declaración pública del mendocino.

Las dos hectáreas que se mantuvieron productivas luego del incendio son lo único que Palazzo no vendió: decidió dejárselas a su casero que siempre lo acompañó en la producción de uvas y a toda su familia, con el fin de que las trabajen ellos.

El mendocino trabajó toda su vida esas cepas, primero de la mano de sus padres, los fundadores de la finca La Dormida, a 100 kilómetros de la capital de la provincia, y luego por su cuenta.

Ahora, Palazzo volverá a Piamonte, hogar natal de sus abuelos, el 15 de septiembre de este año tras ponerse en contacto con su prima Bruna, desconocida para él. Allí, espera continuar con su oficio en una pequeña bodega y, además, cumplir su sueño de conocer la tierra de sus antepasados, la cual siempre le llamó la atención.

"Siempre tuve el deseo de conocer la tierra de mis abuelos. Hasta empecé a estudiar italiano. El infortunio de la propiedad, la parte económica y familiar hicieron que me decidiera", explicó a MDZ Radio.

Finalmente, insistió con que "acá no hay que echarle la culpa a ningún gobierno en particular" ya que hace muchos años que no se implementa una política agropecuaria adecuada para asistir a los productores más pequeños del campo.

"Hoy no me queda más que hincarme a la par de mis cepas y, derramando lágrimas, decirles gracias y perdón", concluye su emotivo posteo en redes sociales.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios