Brasil: suspenden al gobernador de Río de Janeiro por un escándalo de corrupción conectado a la pandemia

Wilson Witzel será suspendido al menos por seis meses, acusado de compras irregulares vinculadas a la pandemia de coronavirus 

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de ordenó la suspensión del gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, en el marco de supuestas irregularidades en contratos adjuicados durante la pandemia de coronavirus. La medida tiene un plazo inicial de 180 días y también le prohíbe a Witzel ingresar a la sede del gobierno o comunicarse con funcionarios.  

La Procuración General de la República (PGR) afirma tener pruebas que ubican a Witzel "en la cúspide de la pirámide" de una estructura de corrupción vinculada a la malversación de recursos públicos y lavado de activos.

Además de Witzel, la investigación involucra a su esposa, Helena Witzel, Cláudio Castro (vicegobernador de Rio de Janeiro, que reemplazará temporalmente a Witzel), André Ceciliano (presidente de la Asamblea Legislativa) y  Everaldo Dias Pereira (presidente del Partido Social Cristiano, al que pertenece Witzel), entre otros. En total, hay 17 órdenes de captura, 6 preventivas y 11 temporales, y 84 allanamientos e incautaciones.

El esquema fue relevado por el exsecretario de Salud de Río de Janeiro, Edmar Santos, que firmó un acuerdo de delación premiada semanas atrás, luego de ser detenido en un operativo coordinado por el Ministerio Público de Río de Janeiro. Los investigadores le encontraron  8,5 millones de reales (u$s 1,5 millones) en efectivo. Santos había sido reemplazado en la cartera por Fernando Ferry, quien también tuvo que renunciar en el marco de un caso de corrupción.

Según la PGR, entre marzo y mayo pasado, tres grupos empresariales realizaron una serie de pagos indebidos a funcionarios –Witzel se habría beneficiado al menos de 25– en el marco de una disputa entre las empresas por beneficios del gobierno estatal. En este contexto, las empresas se habrían repartido las principales carteras del Estado local, entre ellas la Secretaría de Salud,  para implementar esquemas de corrupción a través de los que buscaban beneficiarse.

A cambio del apoyo de Witzel, los empresarios habrían firmado contratos ficticios con el estudio de abogados de la Primera Dama de Río de Janeiro, Helena Witzel, por los que se canalizaron los pagos, por ejemplo de los empresarios Mário Peixoto (detenido por la ‘Operación Favorita) y Gothardo Lopes Netto (exalcalde de Volta Redonda, que hoy fue arrestado precisamente por esta causa). Los investigadores creen que Witzel habría recibido al menos 554.236 de reales (u$s 101.826) de esta forma.

"El principal mecanismo para la obtención de recursos económicos por parte de los grupos fue a través de la dirección de licitaciones de las organizaciones sociales (OS), a través de la institución de una [caja de sobornos] suministrada por las OS y sus proveedores, y el cobro de un porcentaje sobre los pagos de restos a pagar a las empresas proveedoras del estado”, explicó la PGR

Witzel estaba siendo investigado desde en mayo pasado por la ‘Operación Placebo’. Se lo acusaba de participar en un esquema de corrupción vinculado a la contratación (sin licitación por la emergencia sanitaria de coronavirus) de una empresa para la construcción de siete hospitales de campaña, por 860 millones de reales (u$s 158 millones). Sólo fue inaugurada un ala médica al lado del estadio Maracaná.

Witzel culpa a Jair Bolsnaro
Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios