Política monetaria de la Fed

Inflación y suba de tasas: Wall Street ya no duda y los rendimientos del Tesoro marcan máximos

La inflación en EE.UU. fue de 7,5% interanual y se ubicó en su nivel más alto en 40 años. El mercado espera ahora 50 puntos básicos de suba en la tasa de referencia de la Reserva Federal para su reunión en marzo.

El dato de inflación en Estados Unidos sacudió al mercado. El registro de 7,5% interanual, el más alto en 40 años, hizo sonar las alarmas y ahora los inversores se preparan para ver a una Reserva Federal (Fed) todavía más agresiva en su política monetaria

En términos mensuales, la inflación fue de 0,6% y se ubicó por encima del 0,5% que esperaba el mercado. A su vez, la inflación acumulada en el último año también superó la expectativa de 7,3%. De esta manera, el mercado ve cómo se confirma la aceleración inflacionaria desde mediados de 2021 y los rendimientos se disparan como anticipo al inicio del ciclo alcista en las tasas de la Fed. 

Las causas para explicar la aceleración en la inflación se deben a que la Reserva Federal aplicó una política monetaria ultra expansiva para paliar los efectos de la pandemia, llevando los rendimientos al 0% e inyectando liquidez a un ritmo histórico.

Esto último hizo que la hoja de balance de la Fed pase de u$s 3,9 billones antes de la pandemia a u$s 8,9 billones actualmente.

El dato de inflación por encima de lo esperado se suma a que la economía americana creó empleos a un ritmo mayor a lo esperado. En el último mes, la se crearon 467.000 empleos cuando el mercado esperaba solo 125.000.

Incluso, algunos economistas esperaban que se creen menos empleos debido a los efectos negativos sobre la economía de la variante Ómicron.

Todos estos datos generaron un escenario en el que el mercado comenzó a incorporar rápidamente una suba de tasas todavía más agresiva en el cambio de la política monetaria de la Fed hacia un sesgo aún más contractivo.

De hecho, el mercado espera ahora 50 puntos básicos de suba en la tasa de referencia de la Reserva Federal para su reunión en marzo. La probabilidad implícita de ver una suba de 50 puntos básicos se disparó al 100% tras el dato de inflación.

Antes de la publicación del dato de inflación, el mercado esperaba que la suba de tasas sea de 25 puntos básicos, y le asignaba menos de un 50% de probabilidad de que la Fed subiera la tasas 50 puntos básicos.

Desde Grupo SBS agregan que el dato de una inflación, junto a una inflación subyacente que se mantiene en niveles altos, tuvo su impacto en el mercado.

"La tasa del Treasury a 10 años superó 2%, con los inversores ya descontando que podría ocurrir en marzo una suba de tasas de 50 puntos básicos, mayor a los 25 puntos básicos que se esperaban hace algunas semanas", dijeron.

Como reacción natural a la expectativa de suba de tasas de la Fed, los rendimientos del Tesoro subieron con fuerza.

La tasa de los bonos a dos años aumentó hasta 26 puntos básicos en uno de los movimientos más rápidos en una década.

Todos los tramos soberanos de la curva se desplazaron al alza, aunque el tramo corto de la curva fue la que se movió más fuerte.

Los tramos a 6 meses subieron a 0,7%, su mayor valor desde el inicio de la pandemia. Por su parte, los rendimientos de los bonos a 2 años alcanzaron 1,56%, y se ubicaron en su mayor valor desde 2019.

En el tramo medio y largo, los rendimientos a 5, 10 y 30 años también escalaron, aunque con menor impulso. Aún así, en todos los casos se ubican en su mayor valor en dos años.

El presidente de la Fed de Saint Louis, James Bullard, dijo recientemente que el banco central debería aumentar las tasas en 100 puntos básicos durante las próximas tres reuniones.

Estos comentaron hicieron que los activos de riesgo cayeran, con el S&P 500 perdiendo un 1,8% y el Nasdaq 100 de tecnología pesada cayendo un 2,3%.

El plan de Bullard implica distribuir los aumentos en tres reuniones, reducir el balance de la Fed (Quantitative Tightening) a partir del segundo trimestre y luego decidir el camino de las tasas en la segunda mitad con base en datos actualizados.

Bullard dijo que estaba indeciso sobre si la reunión de marzo debería comenzar con 50 puntos básicos y planteó la posibilidad de que la Fed en algún momento considere un movimiento entre las reuniones programadas.

La probabilidad de ver hasta 7 subas de tasas este año se disparó. De hecho, la probabilidad implícita de ver 7 subas superó el 90% a partir del último dato de inflación.

Desde Portfolio Personal Inversiones (PPI) afirmaron que el aumento de los precios al consumidor en la economía norteamericana confirma una vez más la fuerte inflación persistente.

"El índice se ubicó muy por encima de lo previsto y añadió presión a las expectativas de que la Fed suba la tasa de referencia en marzo. A su vez, Goldman Sachs ahora ve siete aumentos de 25 puntos básicos en 2022, (uno por cada reunión del FOMC que queda en el año)", dijeron.

Los rendimientos más cortos son los que se suelen mover con una dinámica mayor debido a que son más sensibles a los cambios en la política monetaria de la Fed.

Por lo general, los rendimientos de los bonos soberanos americanos del tramo corto se anticipan a las subas o bajas que luego se evidencian en la política monetaria de la Reserva Federal.

Adrián Yarde Buller, economista jefe y estratega de Facimex Valores, afirmó que los datos de inflación de enero volvieron a sorprender al alza en Estados Unidos, llevando a los mercados a descontar un mayor endurecimiento monetario.

"Si bien la inflación interanual llegó al 7,5% y escaló a nuevos máximos desde 1982, lo más preocupante del dato de inflación fue la confirmación de que las presiones son generalizadas, con fuertes subas en casi todos los capítulos", dijo el especialista.

Además, el economista remarcó que la inflación no muestra ninguna señal de estar cediendo en el margen, lo que seguramente resultará muy preocupante para el Comité de Política Monetaria (FOMC) de la Fed.

"Están dadas las condiciones para que la Fed comience su ciclo de alzas de tasas de manera agresiva. Sería razonable ver a la Fed subiendo tasas 50 puntos básicos en marzo y queriendo cerrar el primer semestre del 2022 con 100 puntos básicos en el bolsillo, tal como dijo el presidente de la Fed de Saint Louis, James Bullard", dijo Yarde Buller.

Acciones sufren ante la mayor inflación

El mercado ve que la mayor inflación empujará a la Fed a ser más agresiva en su política monetaria contractiva, por lo cual suben los rendimientos de los bonos del Tesoro americano. Esto, finalmente, termina generado un impacto negativo en las acciones.

Una suba en las tasas implica que caen los precios de los bonos, en medio de un escenario de mayor volatilidad. Por efecto contagio, las acciones también operan a la baja.

Del mismo modo, por cuestiones de valuación, la renta variable retrocede debido a que una suba de tasas hace que el valor actual de las acciones sea menor al descontar un flujo de fondos futuro a una tasa más alta.

Esto se evidencia también en que las acciones, principalmente las tecnológicas, operan a la baja a medida que los rendimientos del tramo corto se desplazan al alza.

Desde Cohen señalaron que los mercados norteamericanos se vieron sacudidos debido a la publicación del peor dato inflacionario de las últimas cuatro décadas.

"Los 11 sectores que representan al S&P terminaron en rojo tras el dato de inflación, encabezados por real estate (-2,8%) y el sector tecnológico (-2,6%). La razón es que ambos representan dos de los sectores que más sufrirían una suba de tasas por parte de la Fed, como consecuencia de la presión inflacionaria que azota al país. Un alza en las tasas llevaría a encarecer las tasas de las hipotecas, lo que, sumado a la suba de precios del mercado inmobiliario, desalentaría la compra de hogares y, de esta manera, afectaría al sector", dijeron.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.