Crece la expectativa devaluatoria: ahora toma temperatura la curva de futuros Rofex

Las últimas restricciones cambiarias despertaron al dólar. La brecha alcanzó niveles del 90% y se traslada la presión a los bonos dólar linked y a la curva Rofex. Advierten que el mercado esta testeando el accionar el BCRA.

Las últimas restricciones cambiarias despertaron al dólar. Tras las decisiones que tomaron tanto la Comisión Nacional de Valores (CNV) como el Banco Central (BCRA) hace casi dos semanas, se amplió la brecha cambiaria y tomaron temperatura todas las variables alrededor del tipo de cambio.

Las expectativas de devaluación siguen picando en punta en el mercado. Primero lo hicieron los bonos dólar linked, con el avance de sus tasas implícitas. Y ahora también hacen lo propio las tasas en Rofex. 

El mercado ve tensión en los dólares financieros y en el paralelo. También en el aumento de la brecha cambiaria, que alcanzó niveles del 90% esta semana. Y eso se está traduciendo en mayores expectativas de devaluación posteriores a las elecciones de medio término.

Ante esa perspectiva, el mercado comienza a buscar cada vez más cobertura cambiaria. Incluso, ya ve con un mayor grado de probabilidad que exista algún corrimiento en el tipo de cambio para el último trimestre de este año. Esto se puede ver en las tasas implícitas en Rofex y en los bonos dólar linked que reflejan las expectativas de devaluación con las que opera el mercado.

La primera señal se vio en la suba de las expectativas de devaluación en la curva de bonos dólar linked. Hoy se encuentra en torno al 45%, pero hace apenas unas semanas atrás se situaba debajo del 40%.

Esa mayor expectativa devaluatoria, sin embargo, no se había trasladado a la curva de futuros de Rofex, que se había mantenido sin grandes cambios. Pero en los últimos días también se dispararon las tasas de devaluación implícitas en la curva de Rofex, alineándose con las expectativas priceadas en la curva de los bonos dólar linked.

Las tasas implícitas se desplazaron al alza. Sobre todo aquellas con plazos posterior a las elecciones. El contrato a marzo, por ejemplo, pasó de exhibir tasas implícitas de devaluación del 42% la semana pasada a 52% en esta.

Si bien el contrato de marzo es importante, el mismo tiene poco volumen, con reducido open interest. Pero eso no quita que las presiones devaluatorias persisten ya que las tasas de devaluación mensual implícitas entre los distintos contratos están en 2,5% hasta las PASO, 3,5% entre las PASO y la elección general y 4,5-5% luego de las elecciones (diciembre-enero).

Tomas Ruiz Palacios, estratega de Cohen, remarca que a partir de las últimas restricciones cambiarias se volvió a poner al dólar en el centro de la escena. 

"La presión que estaba en el CCL con la variante oficial con el AL30 se trasladó y aumentó en todas las variables alternativas. Cuando aumenta la brecha, por más que sea con el CCL o el informal, aumenta las expectativas devaluatorias que primero se plasmaron en los bonos dólar linked y ahora en Rofex", explicó el especialista.

Pese a ello, Ruiz Palacios resalta que el Banco Central dispone de muchas municiones y que aún tiene cartas fuertes por jugar para combatir el nerviosismo actual.

"El BCRA cuenta con una posición neta vendedora de dólar futuro muy baja o cercana a u$s 0 cuando el año pasado llegó a estar vendedora en u$s 5000 millones. De todos modos, es una señal importante la suba actual de tasas implícitas en Rofex y no debe ser subestimada ya que la corrida del año pasado dejó la enseñanza de que los tipos de cambios financieros o paralelos sientan expectativas en la economía. Creo que el mercado está testeando al Banco Central, que va a tener que empezar a mostrar las cartas que viene escondiendo con Rofex", afirmó. 

Antes y despues de las restricciones

La curva de Rofex de dólar futuro se encuentra operando con tasas de 36% para octubre y se acelera al 52% para marzo. 

Esto muestra un claro desplazamiento alcista respecto de la semana pasada, en la que las tasas se ubicaban en niveles de 30% para octubre y del 44% para marzo. Las presiones cambiarias, por lo tanto, se trasladaron al dólar futuro.

El escenario electoral y la mayor volatilidad cambiaria de corto plazo producto de las nuevas restricciones generaron tensiones en los distintos tipos de cambio, incluidos los dólares operados a futuro en Rofex. 

Al respecto, Adrián Yarde Buller, economista jefe y estratega de Facimex Valores, señaló: "En las últimas semanas, el BCRA siguió desacelerando la tasa de devaluación hacia la zona de 1% mensual con el objetivo de acentuar la mejora que vienen mostrando los números de inflación, mientras comenzó a crecer el financiamiento al Tesoro con emisión monetaria por la estacionalidad que tiene el déficit fiscal". 

"La combinación entre expansión monetaria y menor tasa de devaluación llevó a la lógica búsqueda de cobertura cambiaria por parte de los inversores, aunque creemos que el equipo económico tiene elementos para sostener la estabilidad cambiaria en la recta final hacia la elección", agregó. 

Con una visión similar, Paula Gándara, head portfolio manager de AdCap, explicó que los activos que ajustan a la evolución del tipo de cambio hacen eco de las expectativas de devaluación reprimidas mientras continúan los rescates en esa clase de activos.

"Podríamos ver un renovado interés en esta clase de activos a medida que se caliente un poco más el escenario electoral y comencemos a ver más inversores en la búsqueda de dolarización. Por lo tanto, recomendamos fondos dólar linked para inversores conservadores que buscan protegerse ante una eventual suba en las expectativas de devaluación", expresó.

Por su parte, Ezequiel Ferrando, portfolio manager de Mariva Fondos, afirmó que, en términos de flujos, los inversores suelen buscar cubrirse acercándose a las elecciones por lo que esperan que pueda llegar a haber carteras que se armen con activos dólar linked.

"Vemos que el interés por el dólar linked vuelve a crecer y se empieza a hablar cada vez más en el tema. A nivel estrategia, en nuestros fondos estamos posicionados en bonos corporativos y soberanos a 2022 y 2023, todos buenos créditos y de buena liquidez. Al no haber un evento de salto discreto en el dólar, los activos más largos capturan el cambio en expectativas de devaluación. Cuando estemos más cerca de elecciones, armaremos una posición con sintéticos frente al escenario que sea un salto discreto del dólar", explicó.

Por otro lado, el portfolio manager espera que el dólar oficial se mantenga pisado. "El ritmo de depreciación de la moneda en los últimos meses viene siendo del 15% anualizado, lo cual, dada la inflación actual, deja una apreciación cambiaria importante. De acá a las elecciones esto se va a seguir dando y esperamos que el ritmo de depreciación siga siendo bajo de cara a las elecciones. El Gobierno es consciente del traspaso a precios producto de la devaluación y van a buscar con mayor calma en el tipo de cambio", estimó Ferrando.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios