Señales preocupantes

Fobia al 2024: todos venden y el BCRA es el único comprador de deuda

El festival de bonos en pesos en la gestión de Alberto Fernández y las emisiones proyectadas saturaron a los inversores. Pesce sigue sosteniendo los precios. Los márgenes y los límites

Los tiempos se aceleran. Se aguardaban problemas de financiamiento para Alberto Fernández para el segundo trimestre del 2023. 

Las elecciones y las dudas sobre si habrá una restructuración de deuda en el 2024 iban a cortar el crédito al Tesoro en esos meses. Pero ahora ya nadie quiere bonos al 2024 y el único comprador es el Banco Central.

Dólar importador: el Nación habilita u$s 100 millones ante falta de financiamiento a los bancos

Gabriel Rubinstein cruzó a Javier Milei y aseguró que Precios Justos "no es para eliminar la inflación"

El ajuste y los costos

¿Qué está pasando? En primer lugar, el no hacer un ajuste más rápido de las cuentas públicas tiene su costo. El rojo primario del 2023 comprometido es de 1,9% del PBI a ser financiado con deuda doméstica.

¿Quién la comprará? ¿A quién le venderán bonos? Para peor nadie cree que esa meta del rojo fiscal se vaya a cumplir y por lo tanto las necesidades financieras serán aún mayores.

Rumbo al G20: Fernández y Massa, en vuelo a Bali con un ojo en la apuesta en Washington

El desequilibrio es general. La mayoría de la deuda en pesos está atada a la inflación o al tipo de cambio oficial

Para seducir a inversores, además se lanzaron "bonos duales", una suerte de "gana o gana" para el comprador dado que ofrece como cláusula de ajuste, lo mejor entre la inflación y el dólar oficial. La última vez que se habían lanzado este tipo de bonos fue en 2018.

Así los "bonos duales" más que una solución a los problemas financieros son una señal de debilidad y un anticipo de crisis.

Sequía y recaudación

La sequía en el campo no es sólo una cuestión que afecte a las reservas del BCRA. La recaudación por retenciones lo sufrirá también. Las metas fiscales y de reservas pactadas con el FMI para el 31 de diciembre tienen una alta probabilidad de incumplimiento.

Una misión técnica del organismo internacional se halla esta semana revisando los números al 30 de septiembre.

Hasta el viernes las compras de deuda en pesos del BCRA ascendían a $192 mil millones.

Crecen las sospechas de triangulación: como el BCRA no puede financiar directamente al Tesoro, compra bonos en el mercado secundario y el vendedor de esos bonos, organismos públicos o entidades amigas, luego participan en las licitaciones de deuda del Tesoro.

La sequía en el campo no es sólo una cuestión que afecte a las reservas del BCRA. La recaudación por retenciones lo sufrirá también. Las metas fiscales y de reservas pactadas con el FMI para el 31 de diciembre tienen una alta probabilidad de incumplimiento.

Como siempre sucede, cada intervención oficial en el mercado deja sus huellas. El Banco Central está comprando principalmente TX24 y T2X4, ambos con vencimiento en el primer año de gestión de quien resulte ganador en las presidenciales del 2023.

De la fobia 2023 a la fobia 2024

El precio de esos papeles se mantiene merced al BCRA, pero como no puede comprar todos los bonos de la deuda en pesos, los papeles con vencimiento en el 2026 muestran una caída en sus cotizaciones y por ende una suba en sus rendimientos.

La brecha de precio y rendimiento entre los bonos al 2024 y al 2026 se va ampliando.

Canje de deuda: el Gobierno pateó vencimientos hasta las elecciones 2023

El problema es que esta fobia al 2024 se transforme en una fobia al 2023 y se corte el crédito al Tesoro antes de lo previsto.

Lo que gatilló la fuga de Martín Guzmán del Palacio de Hacienda fue que en junio no tuvo más acceso al crédito en los mercados. Ello desencadenó la intervención del BCRA para evitar un default de la deuda en pesos o una suerte de "reperfilamiento".

Lo que no evitó es el salto del dólar MEP y el "contado con liqui" y una inflación mensual cómodamente arriba del seis por ciento.

Las cartas del Gobierno

¿Qué cartas puede jugar el Gobierno en la actual situación de stress financiero? Primero, las que no va a jugar. Debería lanzar un ajuste más rápido de las cuentas públicas, pero aún si lo hiciera, tendría un problema de credibilidad por superar.

Y ni siquiera el FMI es garantía de credibilidad hoy en sus programas con la Argentina. Se anuncian acuerdos y el riesgo país se mantiene arriba de 2500 puntos.

Lo más probable es que esta semana se mantenga la intervención del BCRA en el mercado de bonos en pesos. El "contado con liqui" se está desperezando, con el cierre al $ 310 el viernes. 

El despertar puede ser brusco.

Algunas apuestas a la tasa en pesos se están dando vuelta. Compradores de deuda en pesos existen pero a tres meses de plazo como máximo. La cautela manda.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.