Gigante financiero

Empezó en el negocio del transporte y hoy tiene 112 millones de tarjetas de crédito en el mundo

American Express nació a mediados del siglo XIX, pero un golpe del gobierno estadounidense lo llevó a enfocarse en los servicios financieros. Hoy factura más de US$ 36.000 millones a nivel global.

Su reconocida tarjeta verde con un centurión mirando al horizonte se convirtió en un ícono del negocio financiero. Se trata de una de las compañías más reconocidas dentro del rubro de pagos, integrada desde los clientes hasta los comercios y los propios bancos, con presencia en 100 países. En el mundo del dinero American Express es uno de los nombres más mencionados a nivel mundial, pero pocos saben que comenzó operando como una empresa de transporte a mediados del siglo XIX.

Henry Wells, William Fargo y John Butterfield eran dueños de tres sociedades que se encargaban de transportar mercadería lo más rápido posible para sus clientes en los Estados Unidos. Los emprendedores decidieron unir fuerzas y crearon una firma conjunta en 1850. Primero Wells estuvo a la cabeza de la misma con Fargo como secretario del proyecto.

Hacia fines de la Guerra de Secesión en 1865 el emprendimiento ya tenía una vasta presencia en los Estados Unidos con varias oficinas. En particular tenía el monopolio del transporte de mercadería, dinero y otros bienes dentro del estado de Nueva York. Pero pronto surgió una ardua competencia con Merchants Union Express, que buscaba arrebatarle su liderazgo. Finalmente ambas compañías se fusionaron en 1868 y poco después renombraron a la empresa como American Express.

Para esa época la empresa ya se había introducido en el negocio de las órdenes de pago con el objetivo de competirle a la mismísima Oficina de Correo de los Estados Unidos. Sin embargo, la gran disrupción se dio bajo el mandato de James Congdell Fargo, hermano menor de William Fargo, luego de asumir la presidencia en 1881. Él mantuvo el cargo durante más de tres décadas e introdujo los cheques de viajero en 1891 y abrió la primera oficina internacional (París) cuatro años más tarde.

Foco en las finanzas

American Express no solo era fuerte en el transporte, sino que también había construido su pata B2B. A través de agentes de la compañía compraban mercadería para sus clientes corporativos. A la oficina francesa pronto le sumaron otra en Alemania e Inglaterra. Pero el gobierno estadounidense decidió concentrar los servicios de transporte doméstico en una compañía, la American Railway Express Company. En ese momento decidieron concentrarse en los servicios financieros.

Recién en 1958 apareció por primera vez la famosa tarjeta de crédito verde de la firma, con su reconocido centurión. "Los clientes necesitaban la seguridad del cheque pero la flexibilidad del crédito", describen desde el holding. Empezaron emitiéndola en los Estados Unidos y Canadá. Ocho años después lanzaron la versión para clientes corporativo y para 1972 ya habían llegado a Europa y Sudamérica.

Durante los próximos 20 años American Express creció a través de la compra de otros players dentro del negocio financiero. Desde firmas de inversión y servicios diversos hasta seguros. Actualmente casi el 70% de sus ingresos provienen del mercado estadounidense y a nivel mundial cuentan con 112 millones de tarjetas en circulación.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios