Asaltos en la City

Blues del dólar blue: vuelven a la City las "mulas", los más expertos en delivery de las cuevas

No sólo hay robos a los motoqueros de las cuevas del dólar blue, sino también a sus clientes. Los embotellamientos de tránsito del microcentro, los momentos de mayor riesgo. Un grupo de expertos vuelve a recorrer las calles para repartir el cambio.


"Nos están choreando a los cadetes en la calle: el microcentro pasó a ser una suerte de zona liberada".

El cuevero se queja de la catarata de asaltos vividos, no sólo por sus empleados, sino también por sus clientes, en especial cuando hay congestionamiento de tránsito en el centro porteño.

Cuentas de argentinos en Estados Unidos: cierran a las de saldos menores y suben requisitos

Más emisión y suba del dólar, los dos escenarios que el mercado prevé si falla el rolleo de deuda

Mudanza

Sus colegas coinciden con este diagnóstico, al punto que muchos decidieron irse del centro hacia otras zonas, en especial al corredor de Libertador y Juramento, cerca del Barrio Chino, ya que suelen tener muchos clientes de esa comunidad.

"A cadetes, a clientes, a todos los que salen con mochilas o bolsos del microcentro los marcan y con motochorros les roban, sobre todo aprovechan los embotellamientos que se suelen producir por cortes de tránsito cada vez que hay una marcha", agrega otro financista, que suele reclutar a los cadetes en las iglesias y demás comunidades religiosas, para tratar de asegurarse su fidelidad.

El cuevero se queja de la catarata de asaltos vividos, no sólo por sus empleados, sino también por sus clientes, en especial cuando hay congestionamiento de tránsito en el centro porteño.

Ser marcado

El problema, según cuentan los conocedores del oficio, es que el motoquero suele ser marcado, al estar con campera ahora con más 30 grados de calor, para poder llevar la plata entre la ropa, además distribuida entre la mochila y su tradicional riñonera cruzada. 

En invierno, en cambio, se disimula más, ya que se debe usar campera por el frío, pero al verlos salir y entrar siempre al mismo edificio, es fácil marcarlos y que sean el blanco de los ladrones.

El motoquero suele ser marcado, al estar con campera ahora con más 30 grados de calor, para poder llevar la plata entre la ropa, además distribuida entre la mochila y su tradicional riñonera cruzada. 

Mulas se buscan

De ahí que muchos vuelven a buscar a las ‘mulas', como se conoce en la jerga a quienes saben del oficio: pueden llevar u$s 40.000 sin problemas mientras van caminando o en colectivo, pero nunca en moto para que no los marquen. 

Saben que tienen que caminar siempre por el lado ciego de las avenidas o calles importantes, donde están los negocios, para entrar rápido a uno si ven que alguien los persigue, o llamar al dueño de la cueva para dar aviso que está en problemas.

El mula se sabe mover en la calle, se para a comer los choripanes, entra al McDonald's, pero nunca va a una plaza, donde puede ser un blanco fácil. 

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.