Seguros

Aon se expande a Chile y Uruguay y apuesta por menos volatilidad local

Franco Di Lucca, CEO para el Cono Sur, revela que ven oportunidades en las dos "joyas de Latinoamérica". Cómo sortean la dificultad para acceder a dólares para pagar reaseguros

Aon, compañía multinacional dedicada a la intermediación de seguros, anunció su expansión en la región, adquiriendo dos compañías en Chile y en Uruguay, con las que planea aumentar sus capacidades y ampliar los servicios que brinda a sus clientes de administración de riesgos, seguros, reaseguros y consultoría en recursos humanos.

En diálogo con El Cronista, Franco Di Lucca, su CEO para el Cono Sur, explicó que se trata de dos "mercados en desarrollo y en crecimiento" y que buscan tener capacidades complementarias, mediante la compra de Benefits -una empresa de consultoría de beneficios para empleados- en Chile y de la compañía aseguradora NGS en Uruguay.

Además, deseó la normalización de la macroeconomía en Argentina y subrayó la dificultad de acceder a divisas para pagar reaseguros en dólares, en un contexto en el que el Banco Central tiene reservas brutas por u$s 21.876 millones, su menor nivel en 17 años.

-¿Qué proyección ve Aon en Uruguay y Chile?

-Ambas economías tienen bondades. En los últimos años todos hemos hablado de Chile y de Uruguay como las joyas de Latinoamérica. Han bajado la inflación a un solo dígito y siguen creciendo. Son economías muy estables que crecen y se mueven. Tenemos todavía grandes oportunidades de captar nuevos clientes, de ofrecer una gama de productos y servicios divididos en Human Capital y Risk, que son fundamentalmente activos y personas.

-¿Qué desafíos enfrenta el negocio de Aon en el Cono Sur?

-Tenemos situaciones diferentes por países. La Argentina tiene las dificultades que todos conocemos, estas volatilidades que ciertamente cualquier Gobierno que gane debería estar empeñado en reducir, cosa que todos lo dicen, por lo cual ciertamente lo esperamos. Diría que hay algunos factores exógenos también en el Cono Sur que hacen mucho ruido. La guerra en Rusia con Ucrania y lo que está pasando ahora en Medio Oriente entre Israel y Hamas tiene impacto en las cadenas logísticas. El cambio climático también implica riesgos. Lo vemos porque tenemos información estadísticamente relevante, con lo cual hay que tomar definiciones de alocación de activos y de gente en función de lo que está pasando con el clima. Y los mercados de capitales fluyen o no en función de la exposición catastrófica que tengas.

-¿Cuál es el impacto financiero de eso?

-Los fondos de inversión deciden dónde invertir, o sea, si invierten en el mercado real o si compran títulos. Eso tiene que ver con los rendimientos y con los riesgos. Cuando vos tenés riesgo de mercado catastrófico, lo que haces es requerir más tasa de rendimiento. En la historia, a medida que aumentaban las tasas de rendimiento, empezaban a entrar más capitales a esos negocios de reaseguros. Bueno, esto no está pasando. ¿Por qué? Porque el riesgo de mercado catastrófico cada vez es más grande. Entonces se reducen las capacidades de reaseguro. Tenés que ir a fuentes de financiamiento alternativo, y entrás en seguros paramétricos, en seguros estructurados, soluciones de capital que sirven para el manejo de riesgos.

-El mercado asegurador está muy regulado. ¿Es lo mismo para una compañía como Aon que gane las elecciones Sergio Massa o Javier Milei?

-El mercado de seguros no es un mercado súper regulado. Lo que tiene son regulaciones fundamentalmente que tengan que ver con la solvencia, que es lo que el mercado de seguros tiene que garantizar. Uno compra un seguro porque si tiene un siniestro espera que le paguen. Para mí la regulación madre apunta a que las compañías sean sanas y que si hay siniestros pueden pagar.

-Algunas compañías tienen problemas para acceder a dólares para importación de bienes o servicios. ¿Cómo están haciendo para pagar los reaseguros en dólares?

-Este está siendo un tema verdadero. Todos esperamos que pase. Para acceder al mercado de cambios, las autorizaciones vienen a cuentagotas. Entonces se genera un problema con los reaseguradores. La verdad es que estamos logrando superarlos vía nuestra posición a nivel mundial, vía presión del holding. Para poner un ejemplo, nosotros trabajamos con Munich Re (empresa reaseguradora alemana). Le pedimos que nos aguante, que esto va a pasar. El cliente final está dispuesto a pagar, pero no puede comprar los dólares para pagar. Entonces el reasegurador dice "ok, yo te creo que me lo van a dar". Es un momento coyuntural complejo.

Temas relacionados

Las más leídas de Finanzas y Mercados

Destacadas de hoy

Cotizaciones

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.