Financial TimesExclusivo Members

Tasas: la FED y el BCE le ponen freno a las expectativas de los inversores

La Reserva Federal, el Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra se reúnen esta semana, mientras los sólidos datos laborales reducen las posibilidades de un giro en política monetaria

Los principales bancos centrales se preparan para rebatir las predicciones de los inversores sobre la rapidez con la que bajarán las tasas de interés, ya que se reúnen por última vez este año en medio de fuertes cifras de empleo.

Los inversores han estado apostando por que los bancos centrales de Estados Unidos, la zona euro y Reino Unido empezarían a relajar la política monetaria a principios del nuevo año. Esto daría un impulso a la relajación de las condiciones financieras para las empresas, ya que se centran en la caída de la inflación general.

Pero estas expectativas podrían verse frustradas en los próximos días en las reuniones de la Reserva Federal, el Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra, que han señalado que quieren pruebas más contundentes del debilitamiento del mercado laboral antes de recortar las tasas.

"No pueden declarar la victoria [sobre la inflación] y los datos son bastante útiles para contrarrestar la narrativa del mercado. Serán muy reacios a dar luz verde al mercado", opina James Knightley, economista jefe internacional de ING.

La Fed, que se reúne antes que el BCE y el Banco de Inglaterra esta semana, se enfrenta a una tarea particularmente difícil ante la creciente especulación de los inversores de que el banco central dará marcha atrás y reducirá los costos de endeudamiento antes en 2024, algo que las autoridades habían sugerido que sería necesario para reducir la inflación a su objetivo del 2%.

El presidente de la Fed, Jay Powell, ha intentado relajar esas expectativas, subrayando que era "prematuro" decir que las tasas de interés habían tocado techo.

Los últimos datos económicos refuerzan este argumento: las cifras publicadas el viernes mostraban que la contratación en EE.UU. seguía siendo más fuerte de lo esperado, con una caída del índice de desempleo hasta el 3,7% y un sólido crecimiento mensual de los salarios.

"Los mercados laborales están resistiendo mejor de lo esperado, teniendo en cuenta la evolución de los tipos de interés", afirma Holger Schmieding, economista jefe de Berenberg.

Hay indicios de que los inversores empiezan a vacilar: las cifras del viernes llevaron a los operadores de los mercados de futuros a reducir sus apuestas de que la Fed podría empezar a recortar su tasa de interés oficial ya en marzo. La mayoría apunta ahora a mayo.

El BCE y el Banco de Inglaterra se reúnen el jueves. Las autoridades de la eurozona y Reino Unido también están intentan relajar las expectativas de un recorte de tasas.

El desempleo en la eurozona se mantiene cerca de un mínimo histórico del 6,5% y los costos laborales unitarios por hora trabajada aumentan al ritmo más rápido desde que Eurostat empezó a registrar datos en 1995.

Dado que el crecimiento de los precios en el sector de los servicios de la eurozona, intensivo en mano de obra, sigue siendo del 4%, las autoridades afirman que quieren ver más pruebas de que el aumento de los costos laborales no provocará una segunda ronda de presiones inflacionistas.

A principios del próximo año concluirán varias rondas importantes de negociaciones salariales con los sindicatos, incluidos los de 2,5 millones de trabajadores del sector público alemán, lo que dará a las autoridades una razón para rechazar las peticiones de inminentes recortes de tasas. Isabel Schnabel, del BCE, declaró la semana pasada que "vamos a seguir muy de cerca los próximos acuerdos salariales", ya que "sin duda también influirán en nuestras decisiones de política monetaria".

"Creo que el BCE querrá ver pruebas de que el crecimiento salarial es coherente con la caída de la inflación hasta el 2%, así como de que los márgenes de beneficio absorben unos costos laborales más elevados, antes de decidir cualquier recorte de las tasas", declaró Katharine Neiss, ex funcionaria del Banco de Inglaterra y actual economista jefe para Europa de PGIM Fixed Income.

Los indicadores de crecimiento salarial en Reino Unido han disminuido, al igual que la inflación general, que cayó al 4,7% en octubre. Se espera que el comité de política monetaria del Banco de Inglaterra mantenga las tasas en el 5,25%, el nivel más alto desde la crisis financiera.

Para intentar evitar que las condiciones financieras se relajen aún más y enviar una señal antes de la ronda de pagos de fin de año, es probable que el Banco de Inglaterra insista en su mensaje de "tasas altas durante más tiempo", afirmó Andrew Goodwin, de Oxford Economics.

Temas relacionados
Más noticias de tasas

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.