Japón promueve el consumo de bebidas alcohólicas para recaudar más

El proyecto respaldado por el gobierno tiene como objetivo contrarrestar la caída del consumo de bebidas alcohólicas entre los jóvenes que ha afectado los ingresos fiscales

Si bien la mayoría de los países acogería la sobriedad entre sus jóvenes, Japón se ha desviado en la dirección opuesta, lanzando una campaña que promueve el uso de más alcohol.

La agencia tributaria de la nación del este de Asia está solicitando ideas sobre cómo tentar a los más jóvenes ciudadanos a aumentar su consumo de bebidas alcohólicas debido a sospechas del Ministerio de Finanzas sobre las implicaciones fiscales del cambio generacional.

El concurso poco ortodoxo "Sake Viva!" respaldado por el gobierno concluye a principios de septiembre y convoca a personas que tienen entre 20 y 39 años a idear estrategias de negocios para revitalizar la industria del alcohol afectada por los cambios demográficos, la pandemia y la disminución del interés.

Esta intervención planificada surgió a raíz de la incapacidad de la industria -a pesar de todos sus esfuerzos de mercadeo- para detener una caída a largo plazo en el consumo de alcohol japonés que comenzó mucho más de una década antes de la pandemia.

Los impuestos sobre los productos alcohólicos representaban el 3 por ciento de los ingresos fiscales del gobierno en 2011, pero cayeron al 2 por ciento en 2020, según la agencia tributaria. El gobierno de Japón tiene un déficit presupuestario crónico y tiene deudas totales equivalentes a más del doble del producto interno bruto (PIB) de la nación.

Una caída en el volumen total de alcohol consumido en Japón fue inevitable una vez que la población indígena comenzó a reducirse hace más de una década y la proporción de ciudadanos mayores de 65 años aumentó a más de una cuarta parte del país hace ocho años.

Según las cifras publicadas por la agencia tributaria, el consumo anual promedio de alcohol por adulto en Japón se redujo de 100 litros por año en 1995 a 75 litros en el año fiscal 2020.

En 2018, la Organización Mundial de la Salud (OMS) fijó la tasa anual de consumo de alcohol per cápita de Japón, expresada en términos de alcohol puro, en ocho litros al año, más que los 7.2 litros de China pero menos que los 11.4 del Reino Unido.

Los japoneses más jóvenes, al igual que muchos otros de su generación en otras partes del mundo, beben menos que sus antepasados y cada vez más no beben nada.

"¡Sake Viva!" es el último de una larga serie de planes diseñados para compensar los efectos del envejecimiento y la disminución de la población de Japón, así como para cambiar las actitudes hacia la salud y el consumo de alcohol.

La agencia tributaria lanzó el proyecto "¡Disfruta del sake!" a principios de este año y solicitó ideas para eventos para promover la venta de bebidas alcohólicas.

El último concurso tiene como objetivo obtener ideas que reconozcan los cambios fundamentales en el estilo de vida, no sólo las causas por la pandemia de coronavirus, sino también los factores a más largo plazo que defienden los hábitos de consumo de alcohol de Japón.

Los organizadores esperan que los participantes propongan "nuevos productos y diseños", así como planes para fomentar el consumo de alcohol en casa. También esperan encontrar formas de usar el metaverso para generar el tipo de afabilidad que tradicionalmente llevaría a abrir una botella.

El Ministerio de Salud de Japón dijo que no había cooperado con la agencia tributaria en su concurso, pero que estaba en estrecho contacto regular con la agencia para abordar los temas relacionados con el alcohol y la salud. El ministerio agregó que esperaba que la campaña tuviera en cuenta la "cantidad adecuada de consumo de alcohol" que evitaría problemas de salud importantes.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios