FTExclusivo Members

Por qué la suba de tasas de interés récord sigue sin poder contener la inflación

Los cambios estructurales en el mercado inmobiliario y la tensión del mercado laboral están retrasando el impacto del endurecimiento de la política monetaria.

En esta noticia

Los bancos centrales han subido las tasas de interés al ritmo más rápido desde la década de 1990, pero el episodio de inflación más grave de la última generación aún no está controlado.

Aunque muchos tardaron en darse cuenta de la magnitud del problema que supondría esta ola de inflación, las autoridades representantes de las 20 mayores economías del mundo han subido las tasas de interés un promedio de 3,5 puntos porcentuales en cada caso desde que empezaron a encarecer los costos de financiación.

Sin embargo, ni el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ni la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, esperan que la inflación vuelva al objetivo del 2% antes de principios de 2025.

Este gigante de los bonos se está preparando para un 'aterrizaje duro' de la economía mundial

Aunque los índices generales de consumo han caído, los banqueros centrales citan la mayor inflación core, la rigidez de los mercados laborales y las presiones en el sector servicios como pruebas de que los precios seguirán subiendo durante algún tiempo.

Entonces, ¿qué explica la persistencia de la inflación frente a las agresivas subas de las tasas?

Con más retraso de lo habitual

La política monetaria siempre va con retraso, ya que el impacto de una sola suba de tasas tarda unos 18 meses en repercutir plenamente en los patrones de gasto y los precios.

Los responsables de la política monetaria empezaron a subir las tasas hace menos de un año y medio en Estados Unidos y Reino Unido, y menos de un año en la eurozona. Sólo hace unos meses que superaron la tasa neutral, es decir, el nivel en el que limitan activamente la economía.

Pero algunos banqueros centrales y economistas creen que los retrasos pueden ser aún mayores -y el efecto del ajuste menos potente- esta vez.

"Quizá la política monetaria no sea tan poderosa como hace varias décadas", afirma Nathan Sheets, economista jefe del banco estadounidense Citi.

'Bidenomics': el presidente de EE.UU. defiende su gestión económica de cara a la reelección

Sostienen que a pesar del encarecimiento del crédito, el crecimiento se ha mostrado sorprendentemente resistente, sobre todo en el sector servicios, que constituye el grueso de la producción económica en la mayoría de las economías. "Las principales economías y la economía mundial en su conjunto han absorbido las subas de las tasas extraordinaria y sorprendentemente bien", afirma Sheets.

El cambio a largo plazo del sector manufacturero hacia los servicios, que requieren menos capital, también podría significar una transmisión más lenta de una política monetaria más restrictiva.

Los cambios estructurales que se han producido en partes importantes de la economía -incluidos los mercados de la vivienda y del trabajo- entre la actualidad y la década de 1990 pueden explicar por qué las subas de tasas tuvieron entonces un impacto mucho más rápido y agudo.

La evolución de la vivienda

Los cambios en el mercado de la vivienda pueden ser clave para explicar por qué las subas de las tasas de interés tardan más en hacerse sentir.

En varios países ha aumentado la proporción de hogares que son propietarios o alquilan. Las hipotecas a tasa fija son ahora más populares que las variables, en las que la suba de tasas del banco central repercute casi instantáneamente en el poder adquisitivo de los hogares.

En el Reino Unido, la proporción de hogares que poseen una propiedad con hipoteca ha descendido del 40% en la década de 1990 a menos del 30%. Los que tienen una hipoteca a tasa variable han pasado del 70% en 2011 a algo más del 10% este año.

Bonos del Tesoro: qué significa que la curva de rendimientos esté invertida y por qué pueden pasar "cosas malas"

Andrew Bailey, gobernador del Banco de Inglaterra, dijo la semana pasada que esas tendencias significaban que "la transmisión de la política monetaria va a ser más lenta, como resultado".

Los mercados laborales están tensos

Las secuelas de la pandemia en las tendencias de contratación todavía se sienten.

La escasez de mano de obra sigue siendo generalizada, especialmente en el sector de servicios, lo que impulsa el crecimiento salarial y, a su vez, la inflación.

Lagarde afirmó la semana pasada que las empresas del sector de servicios podrían estar "acumulando mano de obra", temerosas de no poder contratar en caso de que el crecimiento se fortalezca. El sector podría estar "aislado de los efectos del endurecimiento de las políticas por más tiempo que en el pasado", afirmó la presidenta del BCE.

El dilema de los bancos centrales

La insistencia inicial de los bancos centrales en que la inflación duraría poco hizo que se retrasara el abandono de décadas de política monetaria agresiva y ultralaxa.

Esos retrasos pueden haber hecho que la inflación sea aún más difícil de vencer con tasas más altas, ya que las presiones sobre los precios pasaron de ser un problema que afectaba a un pequeño número de productos afectados por los cuellos de botella en la cadena de suministro a un fenómeno mucho más amplio, que afecta a casi todos los bienes y servicios.

El Banco de Pagos Internacionales, conocido como el banco de los banqueros centrales, advirtió el año pasado de que, si las tasas de interés suben demasiado poco o se retrasa mucho su efecto, los países podrían deslizarse hacia un entorno en el que la alta inflación se convierta en la norma.

Por qué los clavos era tan valorados en el Imperio Romano y qué dice sobre el precio de las cosas hoy

El riesgo es que la vuelta a una inflación del 2% obligue a los bancos centrales a aumentar los costos de los préstamos hasta el punto de poner en peligro la salud del sistema financiero.

La quiebra de varios bancos medianos estadounidenses y los problemas de Credit Suisse a principios de este año se han achacado en parte al aumento de los costos de los préstamos.

Si el crecimiento también desaparece, los economistas prevén una mayor presión sobre los banqueros centrales encargados de intentar controlar la inflación.

Jennifer McKeown, economista jefe de Capital Economics, prevé que la suba de tasas "empuje a la mayoría de las economías avanzadas a la recesión en los próximos meses".

Temas relacionados
Más noticias de Reserva Federal

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.