Para frenar la inflación, la Reserva Federal reducirá u$s 95.000 millones mensuales de su balance

El plan de desprendimiento de activos se produce en un momento en que el banco central de Estados Unidos podría aplicar subas de tasas del 0,5% en futuras reuniones.

La Reserva Federal está dispuesta a empezar a deshacerse de hasta u$s 95.000 millones al mes de su abultado balance de u$s 9 billones, a medida que intensifica sus esfuerzos para frenar la creciente inflación en Estados Unidos.

Un informe de la última reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) en marzo mostró a los funcionarios ultimando un plan para reducir la presencia del banco central en los mercados de deuda pública de Estados Unidos, un proceso que comenzará ya el próximo mes.

La presencia de la Reserva Federal en los mercados de deuda se amplió significativamente durante la pandemia, al acaparar billones de dólares de bonos del Tesoro y de valores respaldados por hipotecas de agencias en un intento de evitar un cataclismo económico.

Por qué Estados Unidos será el ganador final de la guerra entre Rusia y Ucrania

Pero ante la persistencia de la alta inflación, la Fed intenta ahora endurecer la política monetaria, y la reducción del tamaño de su balance es la principal palanca de la que puede tirar para enfriar la economía estadounidense tras subir las tasas de interés.

Según las actas de la reunión de marzo, los funcionarios apoyan en general que la Fed aumente el ritmo de reducción de sus activos en los próximos meses mediante un proceso conocido como 'run-off', por el que el banco central deja de reinvertir los ingresos de los valores que vencen.

Los miembros del FOMC acordaron en general unos límites mensuales de unos u$s 60.000 millones para los bonos del Tesoro y de u$s 35.000 millones para los bonos hipotecarios de agencia, introducidos gradualmente en un periodo de tres meses o "ligeramente más largo si las condiciones del mercado lo justifican". Esto supone una reducción de activos de algo menos de un billón de dólares al año.

"La Reserva Federal ha reconocido claramente en este punto que está detrás de la curva", dijo Eric Winograd, economista de AllianceBernstein.

Winograd añadió: "Cuando uno va por detrás de la curva, tiene que darse prisa para ponerse al día. Ahora se están apurando... Hace cuatro semanas estaban aumentando el tamaño del balance. Y ahora, dentro de cuatro semanas, van a reducirlo".

Los mercados reaccionaron modestamente a las actas, ya que el índice bursátil S&P 500 bajó alrededor de un 1% y el rendimiento de la nota del Tesoro a 10 años subió 0,06 puntos porcentuales, hasta el 2,61%.

Mercados emergentes: ¿es hora de preocuparse por una crisis de deuda? 

Mientras tanto, las actas mostraron que los funcionarios están abiertos a subas de tasas más agresivas este año para luchar contra el aumento de los precios, tras la decisión de la Fed de subir la tasa de fondos federales en un cuarto de punto porcentual el mes pasado, el primer aumento desde 2018.

Muchos participantes dijeron que uno o más aumentos de las tasas de interés de medio punto en las próximas reuniones podrían ser apropiados si la inflación se mantiene alta o se intensifica.

Si la Fed sigue con otros dos ajustes similares este año, como los mercados esperan actualmente, la tasa de fondos federales alcanzaría un nivel "neutral" que ni acelera ni frena el crecimiento a fines de año. Los funcionarios estiman que la tasa se situaría entre el 2,3% y el 2,5%.

Cómo la guerra Rusia-Ucrania puede impulsar la pelea de China contra el dólar

La Reserva Federal planea completar su reducción de activos deshaciéndose de las tenencias de bonos del Tesoro a corto plazo en los meses en los que la cantidad de bonos a largo plazo que vencen está por debajo de los nuevos límites.

Los funcionarios también están considerando la venta directa de las tenencias de MBS de la Fed una vez que la reducción del balance esté "bien encaminada". La Fed ha indicado previamente que preferiría tener sólo bonos del Tesoro en su cartera.

Jim Caron, gestor de carteras de Morgan Stanley, dijo que el hecho de que se esté considerando la venta directa de MBS "dice mucho" sobre la magnitud del ajuste monetario que necesita aplicar para frenar la inflación.

Por qué todo lo que creías saber sobre las tasas de interés y el mercado está equivocado

Las actas muestran que los banqueros centrales quieren reducir el balance rápidamente, y mucho más rápido que el anterior intento de deshacerse de activos en 2017, después de que las tenencias de la Fed se dispararan debido a la compra de bonos tras la crisis financiera mundial que comenzó en 2008.

En aquel entonces, la Fed limitó la reducción mensual de su balance a u$s 50.000 millones y tardó un año en alcanzar ese ritmo.

Lael Brainard, una gobernadora que está esperando la confirmación del Senado para convertirse en la próxima vicepresidenta de la Fed, dijo el martes que una reducción "rápida" del tamaño del balance estaba justificada dado el grado en que la inflación está superando el objetivo del 2% del banco central y la fortaleza del mercado laboral.

Jay Powell, presidente de la Fed, ha sugerido que el ritmo previsto de reducción del balance este año equivale aproximadamente a un alza de las tasas de interés de un cuarto de punto.

En las semanas transcurridas desde la reunión, en la que la mayoría de los funcionarios señalaron que la tasa debería subir al 1,9% a fines de 2022, los responsables políticos han respaldado públicamente una postura aún más dura.

Mary Daly, presidenta de la Fed de San Francisco, le dijo al Financial Times que los argumentos a favor de una suba de tasas de medio punto en la reunión de mayo habían aumentado, haciéndose eco de varios de sus colegas que en las últimas semanas han señalado su apoyo a un endurecimiento más rápido y contundente de la política monetaria.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.