NASA prueba una nave espacial para desviar asteroides y proteger a la Tierra de impactos

La misión de defensa planetaria Dart informará sobre la futura respuesta a las amenazas de asteroides y otros objetos espaciales.

La colisión de asteroides es uno de los temas favoritos de las películas de catástrofes de Hollywood: golpean la Tierra con un impacto cataclísmico o son desviados en el último momento por una heroica intervención humana.

Ahora, los científicos de la NASA ponen a prueba una nueva tecnología destinada a evitar cualquier amenaza futura para el planeta, y se preparan para estrellar una nave espacial contra un asteroide lejano a 23.000 km/h con el fin de desviar su trayectoria.

La amenaza existencial que suponen los asteroides y los cometas, retratada en películas como Armageddon y No miren arriba, se reconoce desde que los científicos demostraron en la década de 1980 que un impacto especialmente grande hace unos 65 millones de años acabó con los dinosaurios.

SpaceX y las ambiciones interplanetarias de Elon Musk

La misión Dart, de u$s 300 millones, que es la abreviatura de Double asteroid redirection test (prueba de redirección de asteroides), consiste en estrellar la nave de media tonelada contra un asteroide llamado Dimorphos y controlar el cambio de su trayectoria en el espacio. Dimorphos es inusual porque, mientras la mayoría de los asteroides orbitan alrededor del sol, éste se mueve alrededor de un asteroide mayor llamado Didymos.

"Es muy emocionante, como un sueño hecho realidad, que algo en lo que hemos estado pensando durante 20 años se haga realidad", dijo Andy Cheng, científico jefe del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins e investigador principal de la misión que ideó el concepto Dart.

Se eligió ese asteroide como objetivo porque será más fácil evaluar los cambios en su órbita local que medir una desviación alrededor del sol. Los científicos subrayaron que el impacto no podría desviar su trayectoria hacia la Tierra.

La nave principal Dart, lanzada al espacio en noviembre del año pasado, lleva un satélite fabricado por la Agencia Espacial Italiana que registrará las consecuencias del impacto, que se espera tengan lugar en septiembre.

Potentes telescopios terrestres, situados a 11 millones de kilómetros de la Tierra, realizarán nuevas mediciones, mientras que la Agencia Espacial Europea enviará en 2026 otra nave espacial llamada Hera para realizar un estudio detallado del par de asteroides tras el impacto.

Patrick Michel, científico planetario del Observatorio de la Costa Azul de Francia e investigador principal de Hera, subrayó las incertidumbres sobre lo que ocurrirá cuando Dart impacte.

Una nube de basura espacial amenaza a los satélites tras la prueba de misiles de Rusia

"Lo que hace que esta misión sea tan emocionante es que las visitas anteriores de naves espaciales a asteroides -la Hayabusa2 de Japón y la Osiris-Rex de la NASA- han encontrado sorpresas", dijo. "Sabemos muy poco sobre las características físicas de Dimorphos, aparte de su tamaño. La modelización del impacto muestra toda una gama de posibles resultados".

Los científicos de la misión esperan que el impacto acorte las 12 horas que Dimorphos tarda actualmente en rodear Didymos. Esto podría cambiar en varios minutos dependiendo de lo duro o blando y consolidado o desmenuzable que resulte ser el asteroide, lo que determinará la cantidad de material desplazado por el impacto.

"Cuanto más se expulse, más se desviará el Dimorphos", dijo Michel. "El efecto del impacto podría multiplicarse por un factor de cinco o incluso ocho".

Jeff Bezos perdió la carrera espacial por apenas nueve días, ¿quién es el multimillonario que se le adelantó?

Cheng especuló que el impacto de Dart podría alterar la forma del asteroide, hacer que comience un movimiento de "libración" oscilante o que entre en una fase de volteo caótico. Podría convertirse en un "asteroide activo" que arrastrara una nube de polvo como un débil cometa, dijo. "Podrían ocurrir cosas muy extrañas".

No se cree que ninguno de los aproximadamente 27.000 "objetos cercanos a la Tierra" identificados hasta ahora suponga un riesgo significativo para nuestro planeta. Sin embargo, dado que los asteroides se localizan con regularidad, los hallazgos de la misión Dart podrían resultar muy valiosos si surgiera una amenaza.

"En caso de emergencia, podríamos tomar una nave espacial construida para otro propósito, añadirle un nuevo sistema de guía y enviarla a golpear el asteroide", dijo Cheng. "Podríamos necesitar más de una nave espacial".

Michel dijo que una alerta temprana sería vital. "Necesitaríamos unos cuantos años para planificar y llevar a cabo una misión así", dijo. Si se detectara demasiado tarde, otra opción sería un ataque nuclear. "Pero eso sería arriesgado porque se podrían crear muchos fragmentos que aún se dirigen en nuestra dirección", añadió.

Sin duda, los productores de Hollywood seguirán ideando finales alternativos.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios