Emigrar

Por qué Inglaterra, Australia, Alemania y Canadá están compitiendo para atraer trabajadores

La escasez de mano de obra y las presiones demográficas alimentan la competencia por personas calificadas.

Cuando la palabra 'migrante' aparece en los titulares, suele ir acompañada de la palabra 'crisis'. Pero también se está desarrollando otra historia sobre la migración, una en la que los países compiten cada vez más entre sí para atraer trabajadores calificados.

Siempre ha habido una competencia mundial para atraer a los mejores científicos, ingenieros informáticos y empresarios, pero ahora los países están tratando de atraer a una gama mucho más amplia de inmigrantes con diferentes habilidades, desde la fabricación hasta la enfermería y la construcción.

Jean-Christophe Dumont, jefe de migración internacional de la  OCDE, dice que la aguda escasez de mano de obra después de la pandemia ha sido un factor, junto con el empeoramiento de las presiones demográficas en una franja de países que envejecen. Casi la mitad de la población mundial ahora vive en un país o área donde la tasa de fertilidad (el número promedio de bebés por mujer) se encuentra por debajo de la 'tasa de reemplazo' de 2,1, el número que mantendría estable a la población.

El duro análisis del FT sobre la crisis económica y el éxodo argentino

En Canadá, el gobierno tiene como objetivo una gran expansión en la inmigración, señalando que se espera que la proporción de trabajadores por cada jubilado cambie de la cifra de hace 50 años de siete por cada uno a dos por cada uno para 2035. Quiere alcanzar 465.000 nuevos residentes permanentes este año (frente a un récord de 405.000 el año pasado), 485.000 en 2024 y 500.000 en 2025.

Mientras tanto, Alemania está tratando de atraer a más personas de fuera de la Unión Europea (UE). Ya no puede depender solamente de los trabajadores del bloque, dado que países como Polonia también están envejeciendo rápidamente. Según las reformas planificadas, una 'tarjeta de oportunidad' utilizará un sistema de puntos para permitir que las personas calificadas se trasladen a Alemania más fácilmente. También quiere reducir el tiempo que las personas deben vivir en el país antes de adquirir la ciudadanía y levantar la prohibición de la doble ciudadanía para las personas fuera de la UE.

Australia también ha prometido reformas para hacer que su sistema de inmigración sea menos complejo y más atractivo para los inmigrantes calificados permanentes. "Queremos impulsar nuestra propia revolución verde, nuestra revolución digital, y estamos compitiendo con Alemania, Estados Unidos, Reino Unido y Canadá", dijo Andrew Rose, de la Misión Permanente de Australia ante Naciones Unidas, en la Conferencia de Migración de Viena el año pasado. 

Dumont dice que los países están "reconociendo cada vez más que no es suficiente permitir que la gente venga. Deben ofrecerles un paquete atractivo". Muchos factores importan: ¿Pueden traer a su familia? ¿Puede trabajar su cónyuge? ¿Pueden hacer la transición a un permiso a más largo plazo? ¿Se sentirán mal recibidos?

Si se trata de una competencia, uno de los ganadores inesperados hasta ahora es el Reino Unido. Muchos de que votamos en contra del Brexit pensamos que el país se volvería más aislado después de salir de la UE. Pero la migración neta alcanzó un récord de alrededor de medio millón de personas el año pasado. El Reino Unido ahora está clasificado por la OCDE como uno de los 10 países más atractivos para los trabajadores altamente calificados. Y sorprendentemente, en 2022, por primera vez en la historia de las encuestas, más británicos favorecieron mantener, o incluso aumentar, los niveles de migración en lugar de recortarlos.

Una gran pregunta es si los gobiernos podrán mantener el consentimiento público para traer más trabajadores migrantes. Rob Ford, profesor de política en la Universidad de Manchester, es cautelosamente optimista al menos con respecto al Reino Unido. Primero, hay cambios estructurales en el trabajo: las personas que han ido a la universidad están más abiertas a la inmigración y la población está cada vez más educada. Además, el sistema de visas posterior al Brexit les brinda a las personas una sensación de control.

Emigrar: los 10 países que buscan argentinos para trabajar y cuáles son los puestos más demandados

Por otro lado, el estado de ánimo podría cambiar si el ciclo económico cambia bruscamente. Los funcionarios que deseen mantener el consentimiento público deben asegurarse de aplicar estrictos estándares mínimos para las condiciones laborales y salariales, para que los inmigrantes no sean explotados y los locales no se sientan socavados en una recesión.

Pero como dice Ford, "siempre existe el problema básico con la inmigración como tema: los inmigrantes son, por definición, outsiders, y uno de los mensajes de campaña más poderosos en política es: ‘los outsiders tienen la culpa'".

Temas relacionados
Más noticias de trabajar en el exterior

Las más leídas de Financial Times

Destacadas de hoy

Noticias de tu interés

Compartí tus comentarios

¿Querés dejar tu opinión? Registrate para comentar este artículo.