Efecto Brexit: Ámsterdam desplaza a Londres como capital bursátil europea

En enero se negociaron en promedio 9200 millones de euros diarios en su bolsa de valores, lo que supone un aumento de más de cuatro veces comparado con diciembre

Ámsterdam superó a Londres como mayor centro europeo de negociación de acciones. Sucedió el mes pasado al absorber los Países Bajos la actividad que perdió el Reino Unido desde el Brexit.

En enero se negociaron en promedio 9200 millones de euros diarios en la bolsa de valores Euronext Ámsterdam y en las ramas neerlandesas de CBOE Europe y Turquoise, lo que supone un aumento de más de cuatro veces respecto a diciembre. El incremento se debió a que los volúmenes negociados en Londres sufrieron una brusca caída a 8600 millones de euros, lo que le quitó al Reino Unido su posición histórica como principal centro del mercado bursátil europeo, según datos de CBOE Europe.

Tras el Brexit, Londres debe enfrentarse ahora a un histórico "desafío de las tres C'

El cambio se debe a una medida que prohíbe a instituciones financieras con sede en la UE operar en Londres porque Bruselas no reconoció que las bolsas y centros de negociación británicos tengan el mismo estatus de supervisión que el suyo.

Sin esta llamada equivalencia para facilitar las operaciones transfronterizas, en cuanto concluyó el período de transición del Brexit a fines del año pasado se desplazaron a la UE negociaciones por 6500 millones de euros . Representa cerca la mitad del volumen que manejan los bancos y operadores londinenses normalmente.

Los analistas y ejecutivos afirman que el traslado no significa que desaparecerán miles de puestos de trabajo en Londres, y que el golpe fiscal se limitará a los efectos que la transferencia de transacciones tendrá sobre las utilidades de las empresas implicadas. Los servicios financieros aportaron casi 76.000 millones de libras a los ingresos fiscales que obtuvo en 2020 el Tesoro británico.

"Es simbólico en el sentido de que Londres ha perdido su posición como centro europeo de negociación de acciones, pero tiene la oportunidad de hacerse un lugar en el trading", dijo Anish Puaar, analista de estructuras de mercado de Rosenblatt Securities en Londres.

Brexit: los puntos clave del acuerdo alcanzado entre la UE y Reino Unido

"Los gestores de fondos se van a preocupar más por la disponibilidad de liquidez y por los costos de colocar una operación, y no por si una orden se ejecuta en Londres o en Ámsterdam", agregó Puaar.

París y Dublín también registraron pequeños aumentos en la actividad el mes pasado, porque hubo negociaciones que se canalizaron a través de las sedes europeas de Aquis y Liquidnet, respectivamente, y no vía Londres.

En respuesta, Londres levantó la prohibición de negociar acciones suizas, como Nestlé y Roche, que actualmente no tienen acceso a los mercados europeos.

Aun así, el gran traslado de la negociación de acciones a Ámsterdam convierte a la ciudad en una de las primeras ganadoras del Brexit. Desde principios de año, la capital de los Países Bajos también absorbió actividad de los mercados de swaps y de deuda soberana que normalmente habría tenido lugar en Londres antes del Brexit. CBOE Europe va a crear una unidad de trading de derivados en esa ciudad neerlandesa en el primer semestre del año.

Intercontinental Exchange, con sede en EE.UU., también tiene previsto trasladar a los Países Bajos el mercado de emisiones de carbono, que mueve 1000 millones de euros al día, aunque el clearing se mantendrá en Londres.

La negociación europea de acciones podría volver a Londres en el marco de las conversaciones entre el Reino Unido y el bloque sobre los servicios financieros, según los analistas. Las dos partes están dispuestas a contar con un memorándum de entendimiento en marzo, aunque en la City disminuyen las esperanzas de que incluya alguna cláusula sobre la equivalencia.

Andrew Bailey, gobernador del Banco de Inglaterra, repitió el miércoles su opinión de que la UE está cometiendo un "error" al no conceder al sector financiero británico la equivalencia regulatoria en la mayoría de los ámbitos; y, en su opinión, al intentar apartar al Reino Unido de la actividad bursátil europea, "lo que conduce a la fragmentación de los mercados".

Con frecuencia le pide al bloque que reconozca la similitud de las regulaciones financieras británicas con las europeas y que conceda la equivalencia de manera general, como ya ocurre en algunos ámbitos, como la compensación y liquidación centralizadas de forma temporal.

El gobernador se quejó de que el problema con las exigencias de la UE es que,  como parte del proceso de concesión de equivalencias, quiere saber cómo pretende el Reino Unido cambiar sus regulaciones en el futuro, a lo que Londres se ha resistido.

"Se trata de un estándar que la UE no exige a ningún otro país y que, sospecho, no aceptaría que se le exigiera a él mismo. Es difícil ver más allá de una de las dos formas de interpretar esta declaración, ninguna de las cuales resiste mucho análisis", dijo Bailey.

Mujtaba Rahman, director general para Europa de la consultora de riesgo político Eurasia, dijo que las discusiones se centrarán en las circunstancias en que los reguladores interactuarán entre sí.

"Al Gobierno realmente no le interesa la equivalencia porque cree que el sector de servicios financieros estará mejor; y que el Tesoro y el Banco de Inglaterra lo regulará de manera más eficaz que Bruselas", dijo.

Traducción: Mariana Oriolo

Tags relacionados

Compartí tus comentarios