Negocios

Con la aprobación de la fusión Orange con MásMóvil nace el nuevo campeón de las telecomunicaciones

Mientras Telefónica pasa a ser el segundo operador, Digi es la otra gran vencedora de la unión de franceses y españoles.

En esta noticia

Bruselas dio luz verde a la fusión de Orange con MásMóvil, paso que da origen a la mayor operadora por número de clientes, tal como lo reconoció la Comisión Europea en el comunicado en el que notificó su decisión.

Con todo, la creación de este gigante nacional genera tranquilidad al mercado de las telecomunicaciones español, que incluye a las compañías rivales del nuevo gigante nacional, porque la fusión permite consolidar al sector al reducir el número de competidores sin provocar grandes cambios en el negocio. De hecho, no faltan los analistas que vaticinan una desaceleración de la guerra de tarifas que caracteriza al mercado.

"Esta decisión favorable tiene en cuenta las especificidades del mercado español, altamente competitivo, e incluye unas compensaciones equilibradas para un operador ya existente", afirmaron Orange y MásMóvil en conjunto al conocerse la decisión de la Comisión.

Protesta de agricultores en Madrid: aseguran que si no tienen respuestas "volverán en los próximos días"

Adiós cuenta remunerada: el plazo fijo que más rentabilidad ofrece por los depósitos en 2024

Con la aprobación de la fusión Orange con Más Móvil nace el nuevo campeón de las telecomunicaciones español (foto: archivo).

Lo cierto, y como sucede en movimientos de esta magnitud, puede hablarse de ganadores y perdedores. Entre los primeros, encontramos a la empresa resultante de la fusión entre Orange y MásMóvil, pero también, y quizás es lo más destacable de la decisión de Bruselas, podría afirmarse que la gran beneficiaria es Digi, ya que ambas compañías deberán ceder parte de sus negocios a la firma rumana.

 Telefónica, en cambio, sale tocada al perder la primera posición en el mercado y ubicarse, por primera vez en su historia, como segunda operadora del mercado español. Vodafone, si bien logró mejorar sus números, continúa inmersa en su propia realidad.

El nuevo escenario

Los números de la empresa resultante de la fusión de Orange con MásMóvil dejan a las claras que se está ante el nuevo campeón nacional del negocio de las telecomunicaciones, en detrimento de Telefónica que bajó al segundo escalón del ranking. De acuerdo a los datos de las dos telecos intervinientes, la nueva compañía, cuyo valor se calcula en unos 18.600 millones de euros, tendrá unos ingresos estimados de 7400 millones de euros, volumen que no le permite superar al de Telefónica, ya que en 2022 la empresa presidida por José María Álvarez-Pallete facturó 12.497 millones de euros, a la espera de los resultados de 2023 que se conocerán mañana.

Pero el ítem ingresos no es el único en el que la compañía que resulte del joint venture se vea superada por Telefónica. Así, mientras el resultado bruto de explotación conjunto sumó casi 2400 millones de euros, el resultado operativo antes de amortizaciones fue de 4588 millones en 2022. Asimismo, en su balance aparece una deuda de 6600 millones de euros, que será refinanciada mediante un pago a los accionistas.

En cuanto a su peso en el mercado, la empresa que casi con seguridad presidirá el consejero delegado de Orange, Jean Francois Fallacher (mientras las quinielas aseguran que el consejero delegado será Meinrad Spenger, quien ocupa el mismo cargo en Más Móvil), su futuro liderazgo se explica en los 7,3 millones de clientes de banda ancha, más de 30 millones de servicios móviles y casi 2,3 millones de clientes a sus servicios de televisión de pago, sumando las cuotas que cada mes cobran el segundo y cuarto operador, respectivamente.

Las condiciones

De acuerdo a lo informado por la Comisión Europea, la aprobación está condicionada al pleno cumplimiento de un paquete de compromisos ofrecido por Orange y MásMóvil, entre los que se destaca la cesión de bandas de frecuencia por 120 millones de euros a Digi. En concreto, el acuerdo involucra dos bandas de frecuencia media y una alta, "ondas" que le facilitará a Digi crear su propia red de telecomunicaciones, además de permitirle el acceso a su propia red.

Esta sesión es de vital importancia porque la teleco rumana carecía de red propia por lo que la alquilaba a Telefónica por 300 millones de euros. Que Digi pueda disponer de una red la convierte en la otra gran beneficiada de la fusión entre Orange y MásMóvil, como se verá más adelante.

Con la aprobación de la fusión Orange con Más Móvil nace el nuevo campeón de las telecomunicaciones español (foto: archivo).

Así las cosas, estos compromisos surgieron del temor de la autoridad europea de que la unión entre ambas operadoras pudiera reducir la competencia lo que acabaría generando fuertes subas de precios. Ante esta situación, Orange y MásMóvil propusieron a Bruselas desprenderse de parte de sus negocios.

Digi, la gran ganadora

Si a la empresa rumana le alcanzó a convertirse en la operadora que más creció en el mercado español valiéndose solamente de su estrategia de tarifas low cost, ahora que podrá contar con su propia red, más el acuerdo de roaming cerrado con franceses y españoles, además de incrementar cuantitativamente su presencia en el negocio, ahora también está en condiciones de hacerlo cualitativamente, ya que dejará de ser un operador móvil virtual a uno de pleno derecho. 

También abandonará el quinto casillero del ranking que clasifica a los jugadores del negocio de las telecomunicaciones para pasar a ocupar el cuarto, posición que hasta el momento pertenecía a MásMóvil. De hecho, vale recordar que la operadora comunicó su intención de invertir 2000 millones de euros y crear unos 1500 puestos de trabajo en los próximos siete años gracias a los remedies obtenidos.

Telefónica se queda sin corona y la incógnita de Vodafone

Todo indica que la operadora española más emblemática termine siendo la más perjudicada de la fusión entre Orange y MásMóvil. Además de quedar en segunda posición, el acceso de Digi a las redes le permitirá a los rumanos negociar desde otra posición los precios con su histórico proveedor de red, Telefónica. Incluso, podrá optar por otro proveedor. Para este negocio ahí están a la espera Vodafone o la operadora que resulte de la fusión.

Muchos se preguntan cómo afectará la fusión a los negocios de Vodafone España, que tras perder clientes mes a mes da síntomas de una leve recuperación. Todos los ojos están puestos en las decisiones comerciales que tome Zegona cuando haga efectiva su toma de control de Vodafone. Si se hace caso a lo declarado por el fondo británico la apuesta pasa por recuperar cuota a través de tarifas baratas. Donde lo espera Digi de igual a igual, ya que también contará con su propia red.

Si bien no se esperan grandes cambios en el mercado no hay que perder de vista que hablamos del negocio de las telecomunicaciones español. Que es mucho hablar.

Temas relacionados
Más noticias de Orange