¿Problema insoluble?

Atención: ¿qué puedo hacer si me equivoco al hacer una transferencia bancaria?

Descubre cómo evitar errores y las acciones a seguir si una transferencia se realiza incorrectamente.

 En nuestra vida cotidiana, cada vez dependemos más de las transacciones electrónicas, ya sea para pagar el alquiler, comprar productos o incluso para saldar una deuda con un amigo. 

Con frecuencia, estas operaciones se realizan desde nuestros dispositivos digitales, como ordenadores, tabletas o teléfonos móviles, a través de la página web o la aplicación de nuestra entidad bancaria.

Vivimos en una era digital donde estas transacciones se realizan con velocidad y facilidad. En ocasiones, ingresamos los números de cuenta del destinatario rápidamente, o reutilizamos información de transferencias anteriores, guardando los datos de las cuentas más utilizadas para futuras operaciones.

Mientras que estos métodos son útiles para transacciones recurrentes con amigos, familiares o empresas, guardar información de cuentas para operaciones únicas podría presentar problemas. En el caso de servicios como Bizum, la situación es similar, con la diferencia de que el número de cuenta está asociado a un número de teléfono móvil, y generalmente seleccionamos al destinatario de nuestra lista de contactos.

Aunque la rapidez de estas operaciones es ventajosa, es crucial recordar que las transferencias son irrevocables. Una vez que se envía la orden de transferencia al banco, esta no puede ser anulada, y el dinero depositado en la cuenta destinataria solo puede ser devuelto con el consentimiento del beneficiario o mediante orden judicial.

¿Cómo resolver el envío de una transferencia equivocada?

Si cometemos un error al ingresar el número de cuenta destinatario, nuestro banco tendrá que realizar gestiones con la entidad receptora para intentar recuperar los fondos transferidos. Sin embargo, el éxito de estas gestiones dependerá de la voluntad del beneficiario, según informó el blog del cliente del Banco de España

Si este da su consentimiento, las entidades podrán revertir la operación y el dinero regresará a nuestra cuenta. En caso de que el beneficiario se niegue a devolver el dinero, podríamos optar por medidas legales, argumentando un posible delito de apropiación indebida para recuperar nuestros fondos.

Por ello, se recomienda encarecidamente revisar cuidadosamente -una, dos, o tantas veces como sea necesario- el número de cuenta del beneficiario antes de validar la transferencia con nuestra clave de seguridad. De esta manera, podemos estar seguros de que el dinero se enviará a la persona correcta.

Temas relacionados
Más noticias de transferencias