Emergencia

Sequía en Cataluña: se ven signos de alivio pero el Gobierno refuerza las medidas

Permitirá el llenado de piscinas pero con la condición de que sean de uso público y declaradas como refugios climáticos.

En esta noticia

Luego de una intensa temporada de sequía que afectó gravemente a la región, la Generalitat de Cataluña ha informado nuevas medidas. Permitirá el llenado de piscinas pero con la condición de que sean de uso público y declaradas como refugios climáticos, al tiempo que ha fijado un tope específico de consumo máximo para establecimientos turísticos. 

Este es de 100 litros por plaza en fase de emergencia, como están ahora Barcelona y Girona. Según el Govern, es equivalente al consumo doméstico de los ciudadanos catalanes.

Eso sí, según se ha informado, ese umbral para el turismo será obligatorio solo en municipios donde, durante tres meses, se superen las dotaciones máximas contando todos los consumos (200 litros por habitante y día en fase de emergencia), un límite que por ejemplo no supera la ciudad de Barcelona.

La histórica sequía en Cataluña. (Foto: EFE).

En su reunión semanal de cada martes, el Govern ha aprobado un nuevo decreto que adaptará la regulación vigente de la sequía, en un momento en el que gran parte de Cataluña sigue en fase de emergencia por sequía a pocos meses del verano, la temporada estrella para el sector turismo.

Las lluvias de marzo han aumentado las reservas de las cuencas internas del orden de 24,5 hectómetros cúbicos (hm3), con lo que han aumentado cuatro puntos porcentuales hasta más del 18 % y 125 hm3.

En dónde continúa la emergencia

Sin embargo, la situación de emergencia se mantiene en gran parte de las unidades de las cuencas internas, entre ellas el sistema Ter Llobregat, el más grande de Cataluña y que abastece el área metropolitana de Barcelona y parte de la provincia de Girona.

Con la mirada puesta en el verano y con la intención de equilibrar la grave sequía, el combate a las altas temperaturas del verano y el turismo, el Govern ha acordado este decreto que deberá validar la Diputación Permanente del Parlament y que será vigente cuando lo publique el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC).

Cada una de las fases de la sequía establece un consumo máximo por persona y día que incluye todos los usos de un municipio (doméstico, industrial, agrícola o urbano), que en el caso de la emergencia es de 200 litros, pero hasta el momento no había un umbral específico para el turismo, algo que criticaban entidades ecologistas y algunos partidos de la oposición.

Con este nuevo decreto, el Govern establece un umbral para alojamientos turísticos en función de cada fase: 115 litros por plaza en excepcionalidad (fase en la que están parte de la Cataluña Central y del norte de Girona), 100 litros en emergencia I (área metropolitana de Barcelona y gran parte del este de la provincia de Girona) y 90 litros en emergencia I (solo está el embalse de Darnius Boadella, cerca de Figueres, en Girona).

El alivio también llegó a Levante y Andalucía

Las medidas que ha tomado cada comunidad. (Foto: archivo).

La mejora en la reserva hídrica, que hoy alcanza el 66,6% del volumen total de los embalses españoles, según publicó EFE, ha aliviado en parte la situación de escasez de agua en Cataluña, Comunidad Valenciana, Región de Murcia y Andalucía, comunidades que, de todas formas, no bajan la guardia ante la situación de sequía.

Las lluvias de las últimas semanas permitirán levantar algunas restricciones y afrontar con algo más de tranquilidad la próxima temporada estival que en todas estas regiones multiplica el consumo hídrico por la presión turística.

En Andalucía, la Comisión de Gestión de Sequía de la demarcación hidrográfica de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas ya decidió el 9 de abril un incremento en la aportación de abastecimiento de agua hasta los 200 litros por habitante y día, además de aumentar la destinada a los regantes de las comarcas malagueñas de La Axarquía y Guadalhorce y del Campo de Gibraltar.

Por su parte, en la Región de Murcia, fuentes de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) consideran que, si la actual situación se mantiene, el próximo mes de mayo podría abandonarse la situación de "sequía extraordinaria" para pasar a la de "sequía ordinaria".

 La situación es mejor en la Comunidad Valenciana, que no prevé restricciones de agua de uso urbano durante este año, salvo en pequeños municipios que se abastezcan de algún pozo o manantial y puedan tener problemas puntuales, especialmente en el interior de Castellón, aunque sí se está restringiendo para riego agrícola, según la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ).


Fuente: EFE

Temas relacionados
Más noticias de Sequía