NUEVA INTERNA

Tarjeta Alimentar: el Gobierno suma otro frente interno, ahora con los movimientos sociales afines

A los conflictos en la cartera económica se agregaron cruces por la estrategia de contención social, a partir del fuego amigo de Grabois y Pérsico.

El viernes pasado, el gobierno nacional anunció la ampliación de la Tarjeta Alimentar, antes de que Alberto Fernández inicie su viaje por Europa. Esta iniciativa provocó una seguidilla de cuestionamientos por parte de dirigentes sociales, como Juan Grabois, Emilio Pérsico y Esteban "Gringo" Castro, quienes se oponen a esta estrategia para salir de la crisis. Desde el Gobierno buscaron bajar el tono de la discusión y señalaron que son diferencias de miradas que existen desde hace mucho tiempo, pero lo cierto es que vuelve a aflorar una interna.

La crítica de Emilio Pérsico fue una de las más relevantes, ya que tiene un doble rol. Por un lado, es uno de los líderes del Movimiento Evita; pero además es secretario de Economía Social, dentro del ministerio de Desarrollo Social. "La tarjeta alimentar nos puede incluir como consumidores, pero eso no es inclusión social. La única inclusión es el trabajo", sostuvo el dirigente en un video que difundió a su militancia.

Además, agregó que "no resuelve la inflación ni el problema del trabajo. Esa tarjeta es pan para hoy y hambre para mañana". En esa línea, mostró hacia dónde orientaría los esfuerzos: sostuvo que con esos recursos se podrían haber construido 260.000 viviendas nuevas y haber generado un millón de puestos de trabajo. Igualmente, Pérsico midió sus críticas y resaltó la gestión del programa Potenciar Trabajo y los alcances logrados por el gobierno.

Quien no ahorró dardos fue Juan Grabois. El dirigente de CTEP consideró que es "una política estúpida". Igualmente, aclaró que "no hay mala intención", pero que nota "un enorme desconocimiento de la realidad". En este sentido, sostuvo que "masificar el asistencialismo no es el camino", y también hizo hincapié en la importancia de generar empleo y de tener un plan de desarrollo en todo el país.

El primero que planteó dudas había sido Esteban "Gringo" Castro. El dirigente social, secretario de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), lo señaló por videoconferencia, mientras se hacía la presentación de la ampliación de la Tarjeta Alimentar. "Cada vez que el gobierno toma una medida para mejorar las condiciones de vida de los más humildes, se lo come el aumento de tarifas y de alimentos", apuntó.

Desde su entorno consideran que no se trató de una jugada coordinada, sino que reaccionaron al mismo tiempo ya que tienen esas posiciones desde hace tiempo. Explican que se trata de un debate de fondo, que viene desde hace tiempo y que excede al ministerio de Desarrollo Social, comandado por Daniel Arroyo. "Entre desocupados y trabajadores de economía popular hay 10 millones de personas. Pongamos los recursos ahí", señalan.

Ante estas críticas, funcionarios del riñón albertista salieron a defender la política implementada. Victoria Tolosa Paz, presidenta del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, recordó que "Argentina tiene un 42% de pobres y, si los niños están rozando el 60%, había que tomar medidas para recomponer rápidamente el ingreso de esos hogares", en diálogo con Radio Nacional.

Igualmente, coincidió en que es necesario que se complemente el esfuerzo con una reducción de la inflación, para que no se vaya "por la canaleta del aumento de precios".

Daniel Arroyo, ministro de Desarrollo Social, defendió la medida ya que se trata de "una política de emergencia" y que es "para atender lo básico". Desde su entorno, revelan que los planteos realizados por Grabois, Pérsico y Castro eran conocidos y que responden a viejos debates, que incluso son anteriores a la pandemia.

"Tienen una visión compartida, no nos sorprendió el planteo", aseguran. Igualmente, buscan bajar los decibeles sobre esas diferencias, y aseguran que "no hay enojo. Hay reuniones pautadas, estamos trabajando perfectamente"

Tags relacionados

Compartí tus comentarios