Crisis política

En la Rosada se desligan de Insfrán y apuntan a la Justicia

El Presidente y los principales ministros evitaron el tema en público. Por lo bajo, justifican las medidas sanitarias del gobernador, denunciadas por la oposición, y descartan una intervención federal.


 No sólo hay denuncias mediáticas, luego de la encarcelación de dos concejalas, también presentaciones ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y hasta reclamos de Aministía Internacional. La sumatoria de escándalos en Formosa, a partir de las acusaciones de condiciones inhumanas y hacinamiento de personas con coronavirus que son alojadas en sus centro de aislamiento, es esquivada por ahora por la Casa Rosada.

El silencio público oficial del propio Alberto Fernández, que en mayo del año pasado salió del confinamiento pandémico en la Quinta de Olivos para visitar la tierra del histórico Gildo Insfrán, se derrama en el resto del elenco ministerial. No obstante, en privado, llegar a tratar de justificar los métodos del caudillo peronista, como para rechazar el reclamo opositor de intervención federal de la provincia. No es, desestiman el antecedente, una situación similar como la que impulsó a Néstor Kirchner en 2004 a nombrar al ex fiscal Pablo Lanusse, hoy abogado de Mauricio Macri, como interventor en Santiago del Estero.

"Es un tema que tiene la Justicia", se desligan desde uno de los principales despachos donde recayó el archivo Insfrán. Y esbozan el argumento legal: "Es un debate de qué derecho está por encima de otro. En todo el mundo hay restricciones y hay planteos en relación a los derechos individuales. Nosotros tuvimos pedidos de inconstitucionalidad por cerrar las fronteras terrestres y la Justicia determinó que teníamos razón".

"El gobernador está tomando las medidas que creen necesarias para garantizar la salud pública y hay particulares que creen que esas medidas lesionan sus derechos. La discusión sobre qué derecho está por encima del otro es un tema netamente judicial", concluyen en la Casa Rosada.

No es un secreto: es un tema venenoso para el oficialismo. La ligazón con Insfrán no sólo es frentista, también partidaria, al punto que su figura será una pieza inevitable para la entronización de Fernández en el PJ. Sucede que el formoseño preside el máximo órgano partidario, el Congreso Nacional, que es el que terminará convocando a la asunción del Jefe de Estado como su máximo líder. Eso explica que el Justicialismo orgánico se haya apurado a defender al mandatario provincial con una carta.

Fijado para algún momento de marzo, todavía resta ver cómo será su formato: el peronismo institucional todavía está a la espera de las recomendaciones sanitarias para ver si el Congreso se puede hacer presencial, en lugar de virtual.

Sin voces oficiales, cobran fuerza las de la oposición. Después de celebrar la liberación de las concejalas Gabriela Neme y Celeste Ruíz Díaz, que habían denunciado a Insfrán por las condiciones de los centros de aislamiento, Juntos por el Cambio difundió un duro comunicado. "La situación por la que atraviesa Formosa con detenciones arbitrarias, falta de respeto a los derechos humanos básicos, abusos por parte del poder político, debe terminarse", reclamó la fuerza política.

"Es inaceptable que la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, a cargo de Horacio Pietragalla, no cumpla con su deber, mostrando de ésta manera que su función es simplemente la de encubrir y defender al oficialismo, y no la de velar por los derechos de los ciudadanos", acusaron en el texto.

En esa línea, el diputado formoseño Ricardo Buryaile (UCR), junto a otros legisladores de Juntos por el Cambio, reclamó la interpelación en el Congreso no sólo de Pietragalla, sino también de la ministra de Justicia, Marcela Losardo.

Sin defensa pública de la Rosada, quedó en manos de los propios funcionarios de Insfrán intentar rebatir las acusaciones, incluso una que se esgrimió hace un tiempo. El ministro de Gobierno formoseño, Jorge González, afirmó ayer que "nunca existieron varados" que querían entrar distrito, por las restricciones provinciales por la pandemia de coronavirus.

Compartí tus comentarios