SEGUNDA OLA

Cuáles son los tres ejes sobre los que el Gobierno evalúa medidas para bajar los contagios

La Nación y la Provincia insisten en volver de fase para detener el incremento, pero la Ciudad "no ve necesario" restringir pese a la afluencia de gente en hospitales y clínicas para diagnosticarse.

Esta tarde, el Gobierno comenzará formalmente a preparar el terreno para adoptar nuevas restricciones para contener la escalada de casos positivos de coronavirus que se viene registrando desde hace dos semanas.

En la Casa Rosada, el jefe de gabinete, Santiago Cafiero, convocó a discutir una estrategia sanitaria conjunta a los ministros coordinadores del gobierno bonaerense, Carlos Bianco, y de la ciudad de Buenos Aires, Felipe Miguel, a los que se sumaron la ministra de Salud, Carla Vizzotti, su par capitalino, Fernán Quirós, y el viceministro provincial, Nicolás Kreplak.

Siguiendo instrucciones de Alberto Fernández, recluido en Olivos tras ser dado como positivo, Cafiero busca dar continuidad al diálogo que el presidente mantuvo el fin de semana con Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof para tomar medidas que en La Plata aprueban, pero en la capital federal resisten.

Sin una visión compartida de cómo afrontar la segunda ola de la pandemia, Nación lleva a la reunión tres ejes sobre los que trabajar, para tomar medidas puntuales y por un breve plazo, a sabiendas que "no hay margen" económico -ni político- para prolongar eventuales cierres.

¿Vuelven el IFE y ATP? Alberto reconoció que los quiere implementar

A priori, la intención oficial es reducir el uso transporte público, que en la fase más estricta de la cuarentena, el año pasado, estuvo reservado exclusivamente a trabajadores esenciales, pero hoy se presta también para el resto de la fuerza laboral y para el traslado de los chicos a la escuela.

Con un incremento notorio de los contagios en poblaciones jóvenes, el Gobierno también busca consensuar con la Provincia y la Ciudad la limitación de las actividades sociales y recreativas por la noche. Tal cosa vendría acompañada por una restricción de la atención al publico en logales gastronómicos, que se verían forzados a trabajar solo con delivery o modalidad take away, entre las 22 y las 6, que es la franja donde atacar. En todo el AMBA, las actividades están restringidas de 2 a 6, pero los controles son laxos.

El tercer punto tiene que ver con una revisión de la presencialidad en las escuelas. Sabiendo el costo político que cada distrito pagó frente al reclamo de regreso a las aulas, pero conscientes de la emergencia, se barajan acciones que limiten por 15 días las actividades, en modo total o parcial. La Ciudad, por ahora, insiste con no ceder la presencialidad de los chicos en las aulas, pero siendo conscientes de que a mediados de abril podría darse una disparada de casos que obligue a tomar acciones.

En la antesala de la reunión, la delegación bonaerense anticipó tres propuestas concretas: reducir el horario de apertura de actividades económicas no esenciales, limitar la nocturnidad, y regular más el acceso al transporte público. En la Ciudad, en tanto, quieren escuchar en detalle y defienden a capa y espada la presencialidad y la apertura de las actividades económicas, habida cuenta del peso específico que tiene en el entramado citadino el comercio, la gastronomía y la hotelería.  

Tags relacionados
Noticias del día

Comentarios

  • GZ

    Graciela Zurieta

    05/04/21

    El costo a nivel socioeconomico seria terrible en la Caba

    Ver más

    0
    0
    Responder