OPINIÓN

¿Qué podemos aprender del Mittelstand alemán?

El ecosistema de pequeñas y medianas empresas de Alemania es el motor para la innovación, la tecnología y los negocios, con modelos sustentables, responsables y rentables.

Mientras el mundo vivía una de las épocas de mayor incertidumbre y temor, a raíz de la pandemia mundial, Juergen Meffert, Niko Mohr y Gerard Richter se hacían una pregunta trascendental y crucial, que intenta ser objeto de análisis y de estudio en este apartado: "¿Cómo el Mittelstand alemán está dominando la crisis del COVID-19?"

Ludwig Erhard es considerado el padre del milagro económico alemán de posguerra. En el año 1957, por iniciativa de Erhard se fundó en Bonn el IfM (Institut für Mittelstandsforschung Bonn) o Instituto de Investigación sobre Pyme. Una de las principales tareas del IfM es el estudio, el desarrollo y la investigación de las Mittelstand. Los términos "empresas de tamaño mediano", "empresas medianas de propietarios" y "empresas pequeñas y/o medianas de propiedad familiar" deben considerarse sinónimos de acuerdo con la definición del IfM de Bonn. En estos términos, quisiera hacer referencia a tres aspectos cualitativos y culturales claves, que intentan ser objeto de análisis en este trabajo: el empresario ejerce una influencia personal significativa; y a su vez asume el riesgo empresarial, y la empresa busca asegurar el sustento de negocio con visión de largo plazo.

El mundo empresarial y económico observa con gran interés al Mittelstand alemán, y trata de descubrir su gran éxito como garantes de la estabilidad y el progreso de Alemania desde la posguerra hasta nuestros días, en una de las economías más dinámicas del planeta. El Mittelstand es el motor para la innovación, la tecnología y los negocios.

Tiene la capacidad de reinventarse constantemente, aún en épocas de crisis, y representa una garantía de la posición estable de Alemania, proporcionando más de la mitad de todos los puestos de trabajo. Se calcula que 3,5 millones de empresas son Pyme, es decir el 99,5% de todas las empresas alemanas del sector de la economía privada (IfM Bonn, September 2020). De acuerdo con el mismo estudio, se calcula que el volumen de exportación es de al menos 214.000 millones de euros, casi el 16% de la facturación de exportación de todas las empresas alemanas.

En estas líneas se intenta observar ciertos factores que hacen del Mittelstand alemán un modelo acertado e internacionalmente único. Se calcula que en el mundo hay 2700 Hidden Champions (Campeones ocultos): pequeñas y medianas empresas que han sabido llevar muy bien a la práctica, entre otros aspectos, modelos de negocios sustentables, responsables y rentables. La mitad de éstas son alemanas. ¿Qué se puede aprender del Mittelstand?

Entre los principales hallazgos, se observan los siguientes:

Actuar de forma anti-cíclica o contracíclicamente

Pareciera haber una mayor conciencia alemana que las crisis ayudan a redistribuir los mercados a favor de aquellas organizaciones que han sabido ser competitivas en una dirección de cooperación y colaboración hacia la sociedad y la comunidad, y que han sabido incorporar el concepto de sustentabilidad con capacidades de sostener ventajas competitivas en el tiempo.

Repensar el compromiso del cliente

El compromiso con el cliente está integrado en una mirada que va desde las exportaciones, la alta calidad de los productos, la tecnología alemana, y el gerenciamiento con una mirada de largo plazo donde predomina la continuidad del negocio.

Cerrando la brecha digital y lanzando nuevos negocios digitales

El Mittelsatnd ha logrado una infraestructura que permite el trabajo digital desde cualquier lugar y en cualquier momento comprendiendo los desafíos que ha traído la crisis debido a la pandemia mundial Covid-19.

Hacer que los modelos de trabajo flexibles se mantengan

Ciertamente ha cambiado la visión del significado de ir a trabajar. El 81% de las empresas encuestadas sostienen la importancia de mantener la flexibilidad en los modelos de trabajo aún después la Pandemia (Meffert, Mohr y Richter, May 2020).

Repensar la competencia uniéndose a los ecosistemas

A raíz de la crisis mundial del Covid-19, me pregunto sobre la importancia de redefinir el concepto de competencia. Quizá los términos colaboración y cooperación deberían ayudarnos a un cambio en la comprensión del significado en la era post Covid-19. El aprendizaje de esta crisis debería hacernos reflexionar sobre la relevancia de movernos hacia ecosistemas más cooperativos, donde todo tipo de actores y de sectores aporten gran parte del conocimiento y competitividad hacia una economía de mayor inclusión, cooperación y colaboración con una búsqueda incesante de creación de valor, orientada al bien común.

Consolidar más allá de optimizar costos

Se observa que, durante la primera ola de la pandemia, las Mittelstand intentaron estabilizar sus negocios y la segunda ola condujo a un mayor aumento de fusiones y adquisiciones.

En apretada síntesis, los efectos negativos de la crisis del Covid-19 que afectaron a las Mittelstand, si bien han sido muy fuertes, también permitieron observar de forma positiva la adaptación de los modelos de negocios "para capear la tormenta" y recuperarse más rápido, y de esta manera estar mejor preparados para futuras crisis. 

Tags relacionados

Compartí tus comentarios