Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Macri apuesta a un buen segundo semestre para 70% de los bonaerenses

Para el Gobierno, esta vez la ilusión de contar con un segundo semestre positivo puede convertirse en realidad. A diferencia del 2016, en el que varias de las correcciones introducidas en la economía actuaron como un detonador de precios relativos en el arranque del año (el efecto sobre el tipo de cambio causado por el levantamiento del cepo y la normalización de las tarifas fueron los más pesados), en esta vuelta algunos de esos movimientos no se dieron y otros fueron más suaves.

Es cierto que la expectativa oficial era mayor. Los funcionarios esperaban un nivel de actividad más alto a esta altura del año, pero no contaban con el parate de febrero ni con la disparada de precios de abril. De acuerdo a los datos del EMAE que divulgó el Indec, no obstante, lo real es que gracias a una suba mínima de 0,6% frente al periodo anterior, la economía ya alcanzó tres trimestres de variaciones positivas.

Según el Palacio de Hacienda, la comparación anual permite ver que de los quince sectores que mide este indicador, solo tres tuvieron caídas: hoteles y restaurantes; explotación de minas y comercio mayorista y minorista.

Esta último dato explica también por qué no hay una sensación más definida de mejoras en la economía. El consumo sigue frenado por la lenta recuperación que tienen los salarios y por la sensación de que el proceso desinflacionario no despierta la misma certeza en todos los niveles. Hay una grieta ideológica y también una geográfica, que se ve con claridad al desglosar los datos del Indice de Confianza de la Universidad Di Tella.

Según expone Federico Muñoz en su último informe, la recuperación de este indicador es mayor en la Ciudad y en interior, y está mucho más abajo en el conurbano, región en donde golpea más la débil perfomance de la industria. El Gobierno está forzando un efecto derrame en esa zona (donde está asentado 70% del electorado bonaerense) a través de una maratón de obras públicas. El desafío es que todo eso se sienta y se vea en el segundo semestre.