Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

La resurrección de Vaca Muerta

HORACIO QUIROGA Intendente de la Ciudad de Neuquén

1
La resurrección de Vaca Muerta

Como el Ave Fénix que renació de sus cenizas, Vaca Muerta parece transitar el camino de su resurrección. De la mano de las medidas de fondo tomadas por el gobierno nacional, se van creando las condiciones para encauzar por fin el desarrollo de la formación geológica que espera paciente en las entrañas de nuestra tierra desde hace 600 millones de años.

Sabido es que Vaca Muerta es la segunda reserva mundial de gas y la cuarta de petróleo en el campo de los yacimientos no convencionales. Es una herramienta de carácter estratégico para la Nación en pos del objetivo de recuperar el autoabastecimiento energético que perdimos -paradójicamente- durante la ‘década ganada’.

El desarrollo de Vaca Muerta es inevitable pero se irá dando de manera gradual y paulatina, siempre que un peligroso enemigo no meta la cola: el populismo. En 2013, subido a un relato exitista y cortoplacista, el populismo del gobernante Movimiento Popular Neuquino (MPN), potenciado con el populismo kirchnerista, hicieron fracasar una oportunidad irrepetible. Juntos fueron artífices de una frustración que golpeó con brutalidad la ilusión de miles de neuquinos que vieron esfumar sus sueños de un mejor porvenir y que siguió condenando al país a destinar miles de millones de dólares en la importación de energía.

Hoy la historia nos da una nueva chance. Las inversiones vuelven a posar su mirada sobre los yacimientos no convencionales neuquinos alentadas por las decisiones de la gestión del presidente Mauricio Macri que ha hecho del desarrollo de Vaca Muerta uno de los ejes de su gestión, logrando la necesaria cohesión con el gobierno provincial y el sector sindical en pos de un objetivo común.

Ahora bien. Con la llegada concreta de inversiones comenzando a dinamizar la explotación de los no convencionales, el principal interrogante que se plantea es ¿a dónde destinará la provincia los nuevos recursos que se generen?

Tengamos cuidado que el populismo del MPN -como ha hecho en otros tiempos- no se vea seducido por la tentación de seguir inflando la burocracia estatal, expandiendo el agujero negro que representa el gasto corriente que ha crecido de manera fenomenal e inversamente proporcional a lo que se destina a la reconversión productiva de la economía provincial.

Quiero creer que esta vez se actuará con responsabilidad, pensando en el desarrollo a largo plazo y con la consigna de que el Estado debe invertir cada vez menos en burocracia y cada vez más en obras y servicios que mejoren realmente la calidad de vida de los ciudadanos.

Los neuquinos debemos abandonar la cultura hedonista -el mayor placer con el menor esfuerzo- que ha caracterizado la historia de la provincia de la mano de los más de 50 años de gobiernos emepenistas.

En ese marco, le sugiero al gobierno provincial que avance con la sanción de una ley para la conformación de un fondo fiduciario que se engrose con todos los recursos que genere la actividad hidrocarburífera (regalías, Ingresos Brutos, Sellos, etc) tengan por fin como destino la reconversión de la economía y no siga alimentando el gasto estatal que ya es uno de los más altos del país en relación a la cantidad de habitantes que tiene la provincia.

Ya el artículo 99 de nuestra Constitución Provincial deja en claro que: "Las utilidades provenientes de la explotación del petróleo, gas, carbón, energía hidroeléctrica y distintos minerales, deberán emplearse en la realización de obras productivas que constituyan beneficio permanente para la Provincia del Neuquén, que favorezcan especialmente a la región donde se encuentre ubicada la respectiva industria extractiva, u otras zonas con posibilidades especiales".

Así las cosas, la provincia de Neuquén -acompañada por la decisión política de Nación- tiene una nueva chance de enderezar su rumbo. Pero sólo podrá hacerlo lejos del populismo. Espero que el gobernador haya tomado debida nota.